domingo 16 de junio de 2024

TV: Netanyahu “devolverá el mandato” la próxima semana; Gantz sabe que no puede dividir el Likud

Enlace Judío México e Israel.- La tercera elección se ve cada vez más probable a medida que las conversaciones de coalición no llegan a ningún lado. Likud acepta la propuesta de unidad de Rivlin, pero no dice si Netanyahu se tomará una excedencia en caso de ser acusado

La posibilidad de que Israel se vea obligado a una tercera vuelta de elecciones dentro de 12 meses es cada vez más realista, con el primer ministro Benjamin Netanyahu inclinado a anunciar la semana próxima que no puede formar una mayoría, y el partido rival Kajol Lavan consciente de que es poco probable que se rompa el partido del Likud de Netanyahu, informó el viernes por la noche la televisión israelí.

Las dos principales estaciones de televisión de Israel informaron que Netanyahu, quien fue encargado por el presidente Reuven Rivlin el miércoles por la noche con la tarea de tratar de reunir una mayoría de la Knéset, tiene 28 días para intentarlo, con la posibilidad de 14 días más si es necesario, está listo para anunciar la próxima semana que no puede hacerlo, y responsabilizará al candidato rival de Kajol Lavan Benny Gantz del fracaso. Los canales 12 y 13 dijeron que Netanyahu está programado para “devolver el mandato” inmediatamente después de la festividad del año nuevo judío Rosh Hashaná, que se desarrolla desde el domingo por la noche hasta el martes por la noche.

Rivlin probablemente luego invitaría a Gantz a tratar de construir una mayoría, pero su partido Kajol Lavan considera que es extremadamente improbable que los miembros de la Knéset del Likud de Netanyahu se rebelen contra su líder y, por lo tanto, no ve un camino real para que Gantz forme un gobierno.

Israel celebró elecciones el 17 de septiembre después de que Netanyahu no lograra formar una coalición después de las elecciones del 9 de abril. Entonces, como ahora, el ferozmente secular partido Yisrael Beytenu de Avigdor Liberman se negó a unirse a una coalición con miembros ultraortodoxos. Netanyahu encabeza un bloque de 55 diputados de partidos ultraortodoxos y de derecha.

El lider del partido Azul y Blanco, Benny Gantz (derecha) con el jefe del partido Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, el 23 de septiembre de 2019. (Elad Malka)

Gantz encabeza un bloque de 54 políticos centristas, izquierdistas y árabes. Otros tres políticos árabes no respaldan a ningún candidato a primer ministro y Lieberman, que insiste en respaldar solo a una coalición “liberal y nacionalista” que incluye tanto a Likud como a Kajol Lavan, mantiene el equilibrio de poder entre los bloques liderados por Netanyahu y Gantz.

En las negociaciones que continuaron el viernes sin un avance, los representantes del Likud dijeron que aceptarían una propuesta de Rivlin para un gobierno de unidad en el que Netanyahu y Gantz rotarían el cargo de primer ministro, ocupando el puesto durante dos años cada uno.

Sin embargo, Kajol Lavan prometió a los votantes no unirse a una coalición con Likud mientras Netanyahu, quien enfrenta una acusación en tres casos penales, lidere su partido. La propuesta de Rivlin permitiría a Netanyahu tomar una licencia temporal debido a sus problemas legales, con Gantz interviniendo como “primer ministro interino” con pleno poder ministerial.

Los informes de televisión del viernes por la noche sugirieron que, según la propuesta, Netanyahu y su familia continuarían residiendo en la residencia del primer ministro en la calle Balfour de Jerusalén, aunque tomara un permiso de ausencia.

Si bien los negociadores del Likud dijeron a sus rivales de Kajol Lavan en conversaciones de coalición el viernes que estaban preparados para aceptar el marco de Rivlin, no especificaron cuándo ni siquiera si Netanyahu estaría de acuerdo en tomar un permiso de excedencia, según el informe del Canal 13. El precedente legal israelí sugiere que un primer ministro podría no tener que renunciar si es acusado, sino que podría continuar manteniendo el poder durante un juicio, e incluso después de una condena, hasta que todos los procesos de apelación se hayan agotado.

Los informes de televisión dijeron que algunos de los asesores de Gantz lo instaban a aceptar la propuesta de Rivlin y acordar un gobierno de unidad con Netanyahu, pero que su número 2, Yair Lapid, insistió en que no debía hacerlo. Lapid, y un segundo líder azul y blanco, Gabi Ashkenazi, insistieron en que Gantz estaría “cayendo en una trampa”, informó el canal 12, y que, lo que se acordaba era que Netanyahu encontraría una manera de evitar renunciar al primer ministerio.

Las conversaciones del viernes no tuvieron un progreso claro, y las partes acordaron reunirse nuevamente el domingo.

El presidente Reuven Rivlin, derecha, y el primer ministro Benjamin Netanyahu llegan a una conferencia de prensa para darle a Netanyahu el mandato de formar un nuevo gobierno, celebrado en la residencia del presidente en Jerusalen el 25 de septiembre de 2019. (Yonatan Sindel / Flash90)

Según los informes, Kajol Lavan exigió en las conversaciones que cualquier nuevo gobierno legisle para garantizar que ningún futuro primer ministro pueda servir bajo una acusación e imponer límites de mandato en el cargo de primer ministro. También está llamando a instituir el matrimonio civil en Israel.

Netanyahu, quien enfrenta cargos de fraude e incumplimiento de confianza en tres casos, y soborno en uno de ellos, está programado para una audiencia el próximo miércoles con el fiscal general, su última oportunidad para evitar el enjuiciamiento.

Netanyahu, que niega todos los cargos y afirma que es víctima de una cacería de brujas políticas que involucra a los medios de comunicación, la oposición, la policía y los fiscales estatales, instó el jueves al Fiscal General Avijai Mandelblit a permitir que su audiencia previa a la acusación se transmita en vivo, pero Mandelblit rechazó la sugerencia “sin precedentes“, calificándola de truco mediático.

Zvi Hauser, un diputado de Kajol Lavan, dijo el viernes que Netanyahu está eligiendo la “inmunidad sobre la unidad” al exigir que su bloque completo de 55 partidarios forme parte de una futura coalición, lo que condenará cualquier perspectiva seria de una asociación con Kajol Lavan. Se ha esperado ampliamente que Netanyahu intente obtener la inmunidad de la Knesset del enjuiciamiento si puede formar una nueva coalición, y posiblemente luego buscar legislación que evite que la Corte Suprema revoque dicha inmunidad. Su fracaso para ganar una clara mayoría en abril y nuevamente la semana pasada ha complicado ese esfuerzo.

Mientras tanto, una encuesta del Canal 12 el viernes por la noche encontró que el 52% cree que Netanyahu debería renunciar como líder del Likud para permitir que se forme un gobierno de unidad, mientras que el 34% dijo que no debería hacerlo.

La misma encuesta encontró que el 32% de los encuestados cree que Gantz ganó las elecciones, el 19% piensa que Netanyahu ganó y el 49% piensa que ninguno de los líderes ganó.

Encontró que el 40% pensaba que Gantz debería servir primero como primer ministro en un gobierno de unidad, y el 38% prefirió a Netanyahu.

Solo el 23% favoreció nuevas elecciones para romper el estancamiento, y el 63% quería que los partidos rivales se comprometieran en sus posiciones para permitir un gobierno de unidad.

Alrededor del 33% culpó a Netanyahu del punto muerto, en comparación con el 20% que culpó a Gantz, y el 25% responsabilizó a los rivales por igual.

Si Israel se dirigía a nuevas elecciones, el 64% dijo que su voto no cambiaría, el 11% dijo que sí, y el 11% dijo que no votaría.

La encuesta cuestionó una muestra representativa de 505 israelíes con un margen de error del 4.4%.

Después de que Netanyahu no logró formar una coalición después de las elecciones del 9 de abril, forzó una nueva votación para evitar que Gantz tuviera la oportunidad de formar el gobierno. La segunda elección se celebró el 17 de septiembre, pero los votantes dieron un resultado aún más estancado.

Kajol Lavan de Gantz ganó 33 escaños, por delante de los 32 de Likud de un total de 120 escaños en la Knéset. Ninguno de los dos tiene un camino claro hacia una coalición mayoritaria.

Después de que los dos líderes no llegaron a un acuerdo sobre un gobierno de unidad en las reuniones convocadas por Rivlin a principios de esta semana, el presidente le dio a Netanyahu el miércoles la primera oportunidad de formar una coalición.

Rivling enfatizó el miércoles que los israelíes no quieren una tercera ronda de elecciones y dijo que “el público pagará el precio” de que Netanyahu y Gantz no hayan encontrado un terreno común.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad