Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Intelectuales mexicanos que apoyaron al nacionalsocialismo en México: Eduardo Pallares y José Vasconcelos

Intelectuales mexicanos que apoyaron al nacionalsocialismo en México: Eduardo Pallares y José Vasconcelos

Enlace Judío México e Israel.- Es conocido el apoyo que el Lic. José Vasconcelos otorgó a la ideología nazi-fascista de Adolfo Hitler en su revista “Timón”.

ALICIA GOJMAN

Menos conocido es el apoyo que el Lic. Eduardo Pallares concedió al nacionalsocialismo en su revista México Nacionalista.

Ambos personajes tienen muchas cosas en común. La primera es su afinidad de pensamiento con respecto al poderío que en la década de los años 30 a 40 del siglo pasado había logrado Alemania.

La segunda es que ambos salieron de las filas de académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La tercera es que ambos personajes tienen sus nombres escritos en letras de oro en la Cámara de Diputados.

La cuarta y última es que ambos publicaron revistas antisemitas apoyados por el Gobierno alemán, es decir, por la Embajada alemana en México.

El Lic. Eduardo Pallares fue el director de la revista México Nacionalista que salió a la luz en 1935 y se editó hasta 1938.

El Lic. José Vasconcelos director de la revista Timón, editó en 1940 16 números de ella.

En ambos casos fueron apoyados por Arthur Dietrich encargado de prensa de la Embajada alemana.

El objetivo de México Nacionalista era estimular la labor de orientación para la colectividad nacional. Salía de forma quincenal y ofrecía una suscripción anual por 3 pesos. En realidad lo que se deseaba era contrarrestar la propaganda comunista que realizaba el presidente Cárdenas.

Su formato era sencillo, tamaño carta y contaba con articulistas de renombre como el Doctor Atl o Alfonso Márquez Petriccioli y el mismo Eduardo Pallares que escribían extensos artículos en contra del comunismo o el “bolchevismo judío”. Convenciendo a sus lectores de que los judíos habían sido los ideólogos del comunismo. Además, entre sus páginas se encontraban artículos de Joseph Goebbels o del mismo Hitler que se refería a su Libro Mein Kampf y describía los principios fundamentales del nacionalsocialismo. O los artículos de Petriccioli, que insistía en lo que era la Nueva Alemania, un país de cambios donde el ciudadano debía ser ario y no se aceptaba a extranjeros. Pero que era ya un modelo para el mundo de cómo se debía gobernar.

Ninguno de sus números cuenta con fotografías o viñetas o información para el público femenino.

Al igual que la revista Timón,  no se alineaba al pensamiento oficial. Criticó fuertemente la actitud de Cárdenas frente a las compañías petroleras y la catástrofe que sería que los Estados Unidos dejaran de comprar la plata mexicana.

La revista Timón de Vasconcelos ya tuvo otro carácter en cuanto a su presentación. Estaba editada en un mejor papel y con varios colores tanto en sus portadas como en el interior, así como fotografías y viñetas, además de presentar las modas femeninas que se usaban en París.

Vasconcelos tuvo más apoyo económico de Dietrich y su embajador. Sin embargo, su tinte antisemita se notaba en la mayoría de sus artículos. Sus editores estaban convencidos del triunfo de la Alemania nazi.

Según su objetivo era informar al público de la realidad, recalcando la fuerza militar de los alemanes que iban a derrotar a las fuerzas inglesas.

Según comentaba que “todos los pueblos del mundo tendrían que agradecer a Hitler y Mussolini el haber cambiado la faz de la historia “.

La revista congregaba a autores que tenían simpatía personal con Vasconcelos o que apoyaban a Hitler como Alfonso Junco o Jesús Guisa y Acevedo.

Fue un año de victorias y conquistas alemanas en Europa y oposición fuerte hacia Inglaterra. Se incluyen por ello caricaturas distorsionadas y grotescas de los ingleses.

Era una revista costosa para el pueblo, recibía también suscriptores y era de un tiraje amplio y salía una vez a la semana.

En ambos casos las revistas fueron suprimidas por el gobierno cardenista. Y retiradas de la circulación. Su antisemitismo feroz fue uno de los motivos y sobre todo su lucha en contra de la política del primer mandatario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *