Enlace Judío México e Israel- El líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, y el primer ministro Benjamin Netanyahu se reunirán por primera vez desde que al primero se le encargó la tarea de formar un gobierno. El encuentro está planeado para el domingo por la tarde en el Ministerio de Defensa en Tel Aviv.

Se espera que Gantz y el equipo de Azul y Blanco le digan a Netanyahu que debe renunciar a una de las dos cosas: o a ser primer ministro primero en una rotación entre ellos, o a su bloque de 55 asientos de partidos religiosos y de derecha.

Se avecina una semana de intensas negociaciones para Azul y Blanco, con su equipo negociador reuniéndose con sus contrapartes en el Likud y con Yisrael Beytenu el domingo. también con Laborista-Gesher y Unión Democrática el martes.

El líder de Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, planea tener una reunión individual con Gantz el lunes.

Liberman dejó en claro el sábado por la noche que, a pesar de sus fuertes críticas a Netanyahu desde abril, no entrará automáticamente en un gobierno liderado por Gantz.

“No tengo ningún compromiso con Azul y Blanco”, dijo Liberman a Meet the Press el sábado por la noche. “Supongo que en materia de religión y estado será más fácil para nosotros estar de acuerdo con Azul y Blanco, pero no estoy seguro en cuanto a los problemas de seguridad … [o] los palestinos”.

De hecho, Liberman no descartó unirse a un gobierno de derecha liderado por Netanyahu, al igual que aquel en el cual fue ministro de defensa en 2016-2018.

Cuando se le preguntó cuatro veces sobre la posibilidad, Liberman no dijo que no se uniría a dicho gobierno.

Liberman dijo: “Creo que al final los dos grandes partidos se despertarán … y formarán un gobierno juntos. Los otros socios son menos importantes … espero que suceda … Primero, haremos todo lo posible para convencerlos, y tenemos influencia, por lo que los convenceremos de que lo hagan “.

Liberman no especificó qué tipo de influencia tiene, aunque si se mantuviera firme en su negativa a unirse a cualquier gobierno que no sea un gobierno de unidad, sería poco probable que Gantz o Netanyahu pudieran formar una coalición mayoritaria.

Además, Liberman dijo que no está boicoteando a los partidos haredíes, pero que tendrían que estar abiertos a los cambios en materia de religión y estado.

“Queremos cambiar la conversación. En cuestiones de religión y estado, hubo un daño grave al status quo … Tenemos que volver a como estaban las cosas antes”, dijo Liberman.

Además, el líder de Yisrael Beytenu dijo que no apoyará un proyecto de ley de Azul y Blanco que requeriría que un primer ministro renuncie si es acusado.

El miembro del Parlamento del partido Azul y Blanco, Zvi Hauser, se opuso a la posibilidad de un gobierno minoritario apoyado por la Lista Conjunta en un evento en Petah Tikva.

“Azul y Blanco definió antes de las elecciones con quién nos sentaremos y formaremos un gobierno”, dijo Hauser. “Solo un partido que apoya el esquema básico y fundamental del Estado de Israel como un estado judío y democrático. Esas son las partes relevantes de un gobierno de unidad. Planeamos trabajar para formar un gran gobierno de unidad sionista. No hay relevancia para un gobierno estrecho y problemático ”.