Enlace Judío México e Israel.- Los líderes de varias facciones palestinas nuevamente llaman a intensificar los ataques terroristas contra judíos. La diferencia es que esta vez, las llamadas se hicieron durante una huelga sentada realizada por palestinos delante de las oficinas de la ONU en la Franja de Gaza.

BASSAM TAWIL

Los líderes de las facciones palestinas decidieron emitir sus llamados para matar judíos frente a las oficinas de la ONU en la Franja de Gaza. Es como si le estuvieran pidiendo a la ONU que apruebe sus continuos ataques terroristas contra Israel.

Lo que está claro, y es inquietante, es que los funcionarios de la ONU en la Franja de Gaza eligieron permanecer en silencio cuando los líderes palestinos llegaron a sus oficinas para incitar a su pueblo a intensificar sus ataques terroristas.

La huelga sentada fue organizada por el “Departamento de Jerusalén” de Hamás, el grupo terrorista que ha estado gobernando la Franja de Gaza desde el verano de 2007. El propósito de la huelga sentada fue, según Hamás, protestar por las visitas de Judíos al Monte del Templo, o Haram Al-Sharif, un sitio en Jerusalén sagrado tanto para musulmanes como para judíos.

Hamás, que gobierna la Franja de Gaza cerca de Egipto, y la Autoridad Palestina (AP), que gobierna Cisjordania cerca de Jordania, así como otras facciones palestinas han estado librando una encarnizada campaña de incitación contra la decisión de las autoridades israelíes de permitir a los judíos recorrer el complejo del Monte del Templo.

Los palestinos se oponen a la presencia de judíos en el Monte del Templo, ya sea como visitantes o devotos. La oración judía en el Monte del Templo está completamente prohibida por la policía israelí, y los visitantes judíos tienen prohibido cantar, susurrar, rezar o hacer cualquier tipo de exhibición religiosa. Aún así, los palestinos continúan incitando contra las giras judías, ignorando el hecho de que las autoridades israelíes no permiten que los judíos recen en el Monte del Templo.

Los funcionarios y medios de comunicación de la Autoridad Palestina y Hamás describen regularmente las visitas pacíficas de los judíos como “invasiones violentas de colonos judíos extremistas en la mezquita Al-Aqsa“.

No hace falta decir que los visitantes judíos nunca pisaron el interior de la mezquita que se encuentra en parte del complejo del Monte del Templo. Sin embargo, eso no ha impedido que los líderes palestinos mientan a su pueblo y al resto del mundo afirmando que “los judíos están profanando nuestra mezquita“.

Una vez más, los funcionarios de la ONU en la Franja de Gaza que oyeron estas mentiras durante la huelga no se molestaron en responder a las falsas afirmaciones. El silencio de los funcionarios de la ONU dice mucho sobre su actitud hacia la incitación contra Israel y los libelos de sangre contra los judíos, todo lo cual se ha convertido en una parte integral de la cultura de la ONU y de los palestinos.

No es que alguien esperara que la ONU y sus altos funcionarios realmente confrontaran a los líderes de los terroristas en la Franja de Gaza. Sin embargo, la ONU debería al menos haber emitido una declaración condenando a los líderes que acuden a sus oficinas en la Franja de Gaza a difundir mentiras y libelos de sangre y pedir violencia contra los judíos.

Lamentablemente, eso no sucedió, allanando así el camino para que los líderes palestinos crean que tienen luz verde de la agencia internacional para perseguir sus planes asesinos.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de hecho, tiene un “Relator Especial”, cuyo mandato es “identificar los obstáculos existentes y emergentes para el disfrute del derecho a la libertad de religión o creencias y presentar recomendaciones sobre formas y medios para superar dichos obstáculos“.

Sin embargo, ese mandato, evidentemente, no incluye el derecho de los judíos a ascender al Monte del Templo, visto como el sitio más sagrado también para los creyentes judíos. Partes de los cuatro muros de contención que rodean el Monte del Templo se remontan a la época del Segundo Templo Judío, siglo I a. C. Los muros fueron construidos alrededor de la cumbre del Monte Moriá donde, bíblicamente, Abraham ofreció a su hijo, Isaac, como sacrificio.

Durante la protesta frente a las oficinas de la ONU, Mushir al-Masri, un alto funcionario de Hamás, pidió a los palestinos que realicen ataques de apuñalamiento, disparos y embestidas contra judíos para sus visitas acordadas oficialmente al Monte del Templo, esta vez. durante las fiestas judías. Al-Masri instó a la Autoridad Palestina a permitir que los palestinos que viven bajo su gobierno en Cisjordania “tomen medidas lanzando ataques con cuchillos, balas y vehículos contra judíos. Que el enemigo sionista se dé cuenta de que mientras la Mezquita Al-Aqsa no esté viviendo segura bajo el dominio de los musulmanes, los sionistas no vivirán seguros en la tierra de Palestina“, dijo al-Masri.

El funcionario de Hamás instó a los residentes árabes de Jerusalén a “rebelarse contra la profanación de la mezquita Al-Aqsa por manadas de colonos“. Sin embargo, cada vez más, a todos los israelíes se les llama “colonos“, lo sean o no. Posiblemente parezca otra forma fácil, para el consumo público, de demonizar a los judíos tanto a nivel local como internacional. Para los palestinos, todo Israel es un gran asentamiento que necesita ser desplazado.

Al-Masri también arremetió contra los países árabes por presuntamente involucrarse en la normalización con Israel. “La normalización de algunos regímenes árabes con el enemigo sionista es una daga envenenada en la parte posterior de Jerusalén y la mezquita Al-Aqsa“, agregó. “Esto ha permitido que los sionistas continúen profanando Al-Aqsa y judaizando Jerusalén“.

Al-Masri y los líderes de las facciones palestinas que participaron en la protesta frente a las oficinas de la ONU están diciendo abiertamente que quieren que los palestinos reanuden la “Intifada de cuchillos” que tuvo lugar entre 2015 y 2016. Durante ese “levantamiento” de un año los palestinos llevaron a cabo más de 400 apuñalamientos y tiroteos, así como más de 75 ataques vehiculares, matando a un total de 85 israelíes e hiriendo a más de 1.400.

Es notable que la ola de terrorismo estalló poco después de que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, acusó a los judíos de “profanar con sus sucios pies” la mezquita de Al-Aqsa, una mentira originada hace 90 años por el entonces Gran Muftí de Jerusalén, Haj Amin al. -Husseini. La mentira moderna de Abbas del 16 de septiembre de 2015 fue un código para que los palestinos salgan a las calles y apuñalen, disparen y golpeen a los judíos con automóviles.

Abbas también prometió que cualquier palestino asesinado mientras realiza un ataque terrorista “llegará al Paraíso“. Sus palabras exactas fueron:

No permitiremos que los judíos contaminen la Mezquita Al-Aqsa y Jerusalén. La [Mezquita de] Al-Aqsa es nuestra y no tienen derecho a contaminarla con sus pies sucios. Bendecimos cada gota de sangre derramada por Jerusalén, que es sangre limpia y pura, sangre derramada por Alá, si Alá quiere. Cada mártir alcanzará el paraíso, y todos los heridos serán recompensados ​​por Alá“.

Hamás y las facciones palestinas ahora están pidiendo a Abbas que cumpla su promesa una vez más y permita a los palestinos reanudar la “Intifada de cuchillos“. Las facciones dicen que las fuerzas de seguridad de Abbas en Cisjordania no deberían impedir que los terroristas renueven su ola de asesinatos de judíos.

Talal Abu Tharifeh, otro líder terrorista palestino que participó en la huelga sentada frente a las oficinas de la ONU, aprovechó la oportunidad para pedir un “levantamiento masivo” contra Israel, también para protestar por las visitas judías al Monte del Templo. Abu Tharifeh, uno de los líderes del grupo terrorista de la OLP, el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP), dejó en claro que no se refería a protestas pacíficas:

Queremos una Intifada masiva que pueda afectar el equilibrio de poder sobre el terreno para confrontar las medidas israelíes. Es hora de convertir el enfrentamiento retórico en un choque [con Israel] sobre el terreno“.

Tanto al-Masri como Abu Tharifeh declararon que sus mensajes de lanzar ataques terroristas contra judíos se estaban haciendo en nombre de varias “facciones nacionales e islámicas” en Cisjordania y la Franja de Gaza. Para ser claros: los dos hombres decían que su llamado a matar judíos no es una iniciativa privada, sino una respaldada por varios grupos que representan a cientos de miles de palestinos.

Mientras tanto, la AP de Abbas en Cisjordania parece aprobar las nuevas amenazas de los grupos terroristas palestinos. Los medios de comunicación controlados por la AP, específicamente la agencia oficial de noticias palestina Wafa, continúan incitando a los palestinos contra los recorridos judíos por el Monte del Templo casi a diario.

En un despacho del 10 de octubre, Wafa usó la terminología de Hamás para informar incorrectamente sobre los recorridos:

189 colonos [judíos] asaltaron el complejo de la mezquita Al-Aqsa bajo estricta protección de la policía de ocupación israelí. Los colonos realizaron recorridos provocativos por el sitio“.

Parece que la ONU y el resto de la comunidad internacional no tienen problemas con la continua incitación y mentiras de los palestinos contra los judíos.

Al permitir que Hamás y otros líderes terroristas exhorten a los palestinos a apuñalar y disparar a los judíos, la ONU vuelve a exponer sus verdaderos colores: parcialidad a favor de los terroristas y una violación de su convención de derechos humanos con respecto a la libertad de culto y el acceso a lugares sagrados. Uno puede imaginar el alboroto si los judíos se pararan frente a las oficinas de la ONU y pidieran lanzar una ola de ataques terroristas contra árabes o musulmanes.

Si la ONU estuviera realmente interesada en contribuir a la paz en Medio Oriente, castigaría a los líderes palestinos por usar sus instalaciones para pedir matar judíos. Proporcionar empleos y alimentos a los palestinos es algo bueno que la ONU está haciendo en la Franja de Gaza. Sin embargo, hacer la vista gorda ante la incitación y los libelos de sangre, especialmente cuando provienen de sus propias instalaciones, solo envalentona a los terroristas e inspira más derramamiento de sangre, el de los judíos.

Quizás sea hora de desafiar a la ONU por el racismo que no solo encarna sino que también perpetúa. Quizás es hora de que todas las naciones, especialmente Estados Unidos, que asumen gran parte de la factura de la ONU, finalmente paguen solo por lo que quieren y obtengan aquello por lo que pagan.

Bassam Tawil es un árabe musulmán residente en Oriente Medio.

Fuente: The GATESTONE INSTITUTE – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío