avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Muchos críticos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insisten en que no tiene idea de lo que está haciendo en Siria. El asesinato del líder del ISIS Abu Bakr al-Baghdadi durante el fin de semana por las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos mostró que esta crítica está fuera de lugar. Trump tiene muy buena idea de lo que está haciendo en Siria, no solo con respecto a ISIS, sino también con respecto a los diversos actores competidores en el terreno.

CAROLINE GLICK

Con respecto a ISIS, la lección obvia de la incursión en Bagdad es que los críticos de Trump afirman que su retirada de las fuerzas estadounidenses de la frontera de Siria con Turquía significaba que iba a permitir que ISIS se regenere era completamente infundada.

La redada hizo más que eso. El asesinato de Baghdadi y la discusión de Trump sobre la muerte del asesino en masa mostraron que Trump no solo ha mantenido la fe en la lucha contra ISIS y sus grupos yihadistas aliados. Ha cambiado fundamentalmente la doctrina de lucha contra el terrorismo de los Estados Unidos, particularmente en lo que se refiere a la guerra psicológica contra los yihadistas.

Después de los ataques del 11 de septiembre, la administración Bush inició una campaña de diplomacia pública en el mundo árabe-islámico. En lugar de atacar y socavar la doctrina yihadista que insiste en que es deber religioso de los musulmanes luchar con el objetivo de conquistar el mundo no musulmán y establecer un imperio o califato islámico global, la estrategia de Bush fue ignorar a la yihad en el espera apaciguar a sus adherentes. La línea básica de la campaña de diplomacia pública de la administración Bush fue abrazar el mantra de que el Islam es la paz y afirmar que Estados Unidos ama el Islam porque Estados Unidos busca la paz.

En este sentido, en 2005, la entonces secretaria de Estado, Condoleezza Rice, prohibió al Departamento de Estado, el FBI y las agencias de inteligencia de Estados Unidos usar términos “controvertidos” como “yihad” e “Islam radical” en documentos oficiales.

La administración Obama llevó el enfoque obsequioso de la administración Bush a las comunicaciones estratégicas varios pasos más allá. El presidente Barack Obama y sus asesores hicieron todo lo posible para expresar su simpatía por el “mundo islámico“.

El gobierno de Obama apoyó a la Hermandad Musulmana yihadista contra el antiguo presidente y aliado estadounidense de Egipto, Hosni Mubarak, y respaldó el derrocamiento de Mubarak con pleno conocimiento de que la única fuerza suficientemente poderosa como para reemplazarlo era la Hermandad Musulmana.

En cuanto a los yihadistas chiítas, la negativa de Obama a apoyar a los manifestantes prodemocráticos en el intento de Revolución Verde de Irán en 2009 colocó a los Estados Unidos firmemente del lado del régimen yihadista imperialista de los ayatolás y contra el pueblo iraní.

En resumen, Obama tomó la retórica de apaciguamiento de Bush y la convirtió en la política real de Estados Unidos.

La simpatía de Bush y Obama no le granjeó a Estados Unidos ninguna buena voluntad. Al Qaeda, que dirigió la insurgencia contra las fuerzas estadounidenses en Irak con el apoyo iraní y sirio, no se movió para disminuir su agresión y odio a Estados Unidos por los esfuerzos de la administración.

Fue durante los años de Obama que ISIS construyó su califato sobre un tercio de la masa de tierra sirio-iraquí y abrió mercados de esclavos y lanzó una campaña masiva de decapitaciones filmadas en nombre del Islam.

En su anuncio de la muerte de Baghdadi el domingo, Trump abandonó sin ceremonias la estrategia de sus predecesores de alabar a los yihadistas. A diferencia de Obama, que hizo todo lo posible para hablar sobre el respeto que las fuerzas estadounidenses que mataron a Osama bin Laden acordaron sobre el cuerpo del terrorista asesino en masa, “de acuerdo con la práctica islámica“, Trump se burló de Baghdadi, el “califa” asesino, violador y esclavo.

Bagdadi, dijo Trump, murió “como un perro, como un cobarde“.

Baghdadi murió, dijo Trump, “gimiendo y llorando“.

Trump publicó una foto en su página de Twitter del perro de combate de la Fuerza Delta que provocó la muerte de Baghdadi al perseguirlo en un túnel debajo de su complejo y provocarlo a desencadenar el cinturón explosivo que llevaba puesto, y suicidarse con los dos niños que estaban con él.

Más tarde, Trump describió al animal que mató al autodenominado representante de Alá en la tierra como “Nuestro ‘K-9’, como lo llaman. Yo lo llamo perro. Un perro hermoso, con gran talento“.

Los funcionarios de la administración de Obama condenaron con enojo los comentarios de Trump. Por ejemplo, el ex subdirector de la CIA, Mike Morell, dijo que estaba “molesto” por la “conversación en el vestuario” de Trump, que dijo, “inspira a otras personas” a realizar ataques de venganza.

Su colega, el ex vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, almirante retirado James Winnefeld, dijo que la descripción de Baghdadi hecha por Trump como un “perro” enviaba una señal a sus seguidores de que “podrían hacer que arremetan posiblemente más duramente a raíz de la estela“.

Estas críticas son ridículas. Los terroristas de ISIS han demostrado ampliamente que no requieren provocación para cometer asesinatos en masa. Solo necesitan la oportunidad.

Además, el uso constante de Trump del término “perro” y el empleo de imágenes caninas es muy significativo. Los perros son considerados “impuros” en el Islam. En las sociedades islámicas, “perro” es el peor calificativo con que se puede llamar a una persona.

Es difícil imaginar que la muerte de Baghdadi a las patas de un perro pueda atraer a muchos musulmanes a su lado. Por el contrario, es probable que desmoralice a sus seguidores. ¿Cuál es el punto de unirse a un grupo de perdedores que creen en un falso profeta que murió como un cobarde mientras lo perseguía un “perro hermoso, con mucho talento“?

Luego está Rusia.

Los críticos de Trump insisten en que su decisión de abandonar la posición de Estados Unidos a lo largo de la frontera siria con Turquía entregaba efectivamente el control total sobre Siria a Rusia. Pero eso está lejos de ser el caso. La presencia estadounidense a lo largo de la frontera no perjudicó a Rusia. Ayudó a Rusia. Liberó al presidente ruso Vladimir Putin de tener que tratar con Turquía. Ahora que los estadounidenses han abandonado la zona fronteriza, el presidente turco, Recep Erdogan, es problema de Putin.

Y no es el principal problema que Trump ha hecho para Putin en Siria.

El mayor problema de Putin en Siria es financiero. La economía rusa está sumida en una profunda recesión debido a la caída de los precios mundiales del petróleo. Putin había planeado financiar su operación siria con ingresos petroleros sirios. Con este fin, en enero de 2018, firmó un acuerdo con el presidente sirio Bashar Assad que transfirió efectivamente los derechos del petróleo sirio a Rusia.

Pero Putin no había tenido en cuenta a Trump.

Las fuerzas estadounidenses no se retiraron de todas sus posiciones en Siria el mes pasado. Mantuvieron su control sobre la base aérea de al-Tanf, que controla la frontera siria con Jordania e Irak.

Más importante aún, desde la perspectiva de Rusia, Estados Unidos no ha renunciado a su presencia militar adyacente a las instalaciones petroleras de Siria en la provincia de Deir Azzour en el lado oriental del río Eufrates. De hecho, según informes de los medios, Estados Unidos está reforzando su fuerza de tropas en Deir Azzour para garantizar el control continuo de los kurdos entre los campos petroleros de Siria.

Para entender cuán alto es el control prioritario sobre las instalaciones petroleras de Siria para Putin, vale la pena recordar lo que sucedió en febrero de 2018.

El 7 de febrero de 2018, un mes después de que Putin y Assad firmaran su acuerdo petrolero, una fuerza conjunta masiva compuesta por mercenarios rusos, comandos sirios y fuerzas de la Guardia Revolucionaria iraní cruzaron el río Eufrates con el objetivo de tomar la ciudad de Khusham adyacente a los campos de petróleo de Conoco. Frente a ellos se desplegaron cuarenta fuerzas especiales de EE.UU. desplegadas con fuerzas SDF kurdas y árabes. Las fuerzas estadounidenses dirigieron un asalto aéreo masivo contra las fuerzas de ataque que mataron a unos 500 soldados y terminaron el asalto. Los registros sobre el número de mercenarios rusos asesinados comienzan en 80 y ascienden a varios cientos.

El contraataque estadounidense causó graves daños a la fuerza rusa en Siria. Putin ha mantenido baja la cantidad de fuerzas militares rusas en Siria al externalizar gran parte de los combates a los contratistas militares rusos. El objetivo de la operación fallida era permitir a esas fuerzas mercenarias tomar los medios para financiar sus propias operaciones y sacarlos de la nómina del Kremlin.

Desde entonces, Putin ha tratado de desalojar a las fuerzas estadounidenses de Khusham al menos una vez más, solo para encontrarse con una demostración masiva de fuerza.

El continuo control estadounidense-kurdo sobre los campos e instalaciones petroleras de Siria requiere que Putin continúe financiando directamente su guerra en Siria. Mientras este sea el caso, dadas las restricciones financieras de Rusia, es probable que Putin haga todo lo posible para contener a sus socios iraníes, sirios y de Hezbolá y sus agresivos diseños contra Israel para evitar una guerra costosa.

En otras palabras, al evitar que Rusia se apodere de los campos petroleros de Siria, Trump está obligando a Rusia a comportarse de una manera que proteja los intereses estadounidenses en Siria.

El foco de la mayoría de las críticas contra las políticas de Trump en Siria ha sido su presunto abandono de los kurdos sirios a merced de sus enemigos turcos. Pero durante la semana pasada supimos que éste no es el caso. Como explicó Trump, el control continuo de Estados Unidos y los kurdos sobre los campos petroleros de Siria proporciona a las Fuerzas Democráticas Sirias controladas por los kurdos los medios financieros y militares para apoyar y defender a su pueblo y sus operaciones.

Además, los detalles del asesinato de Baghdadi apuntan a una estrecha cooperación continua entre las fuerzas estadounidenses y kurdas. Según los informes de la redada, los kurdos proporcionaron a los estadounidenses inteligencia clave que permitió a las fuerzas estadounidenses determinar la ubicación de Baghdadi.

En cuanto a Turquía, tanto Baghdadi como el portavoz de ISIS, Abu Hassan al-Mujahir, asesinado por las fuerzas estadounidenses el martes, se ubicaron en áreas del este de Siria controladas por Turquía. Los estadounidenses no intentaron ocultar este hecho.

Según los informes, la operación turca en el este de Siria está aumentando la popularidad de Erdogan en casa. Pero no está claro en absoluto que el beneficio que recibe de sus acciones sea duradero. La operación siria de Turquía está exponiendo los estrechos vínculos de los miembros de la OTAN con ISIS y sus grupos terroristas aliados. Esta exposición en sí misma está justificando la degradación de los lazos estratégicos de Estados Unidos con su antiguo aliado.

Peor aún para Turquía, debido a la aceptación pública de Trump de Erdogan, los demócratas están apuntando al autócrata turco como enemigo número 1. El martes, con el apoyo de los legisladores republicanos que han reconocido la animosidad de Erdogan hacia los intereses y aliados de Estados Unidos, la Cámara liderada por los demócratas aprobó abrumadoramente una resolución integral de sanciones contra Turquía.

El asesinato de al-Baghdadi y los eventos relacionados demuestran que Trump no está volando a ciegas en Siria. Está implementando un conjunto de políticas multifacéticas que se basan en las fortalezas, debilidades y prioridades de los diversos actores sobre una base que promueve los intereses de Estados Unidos a expensas de sus enemigos y en beneficio de sus aliados.

Publicado originalmente en Israel Hayom.

Fuente: Caroline Glick / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí