Inicio » Destacado » Turbulencias regionales sacuden el terreno a la “Media Luna chiíta” de Irán

Turbulencias regionales sacuden el terreno a la “Media Luna chiíta” de Irán

Enlace Judío México e Israel.- El intento de Teherán de forjar un corredor territorial contiguo hacia el Mediterráneo parece estar en peligro

CHARLES BYBELEZER

Los terremotos geopolíticos causados ​​por los disturbios civiles están causando fracturas en los cimientos de la “Media Luna chiíta“, un puente terrestre contiguo que Irán ha tallado a través de Irak y Siria y en el Líbano invirtiendo decenas de miles de millones de dólares en capital político y militar.

Con su capacidad para proyectar el dominio en todo Medio Oriente ya significativamente obstaculizada por las sanciones económicas de Estados Unidos, las protestas masivas alimentadas en parte por la ira por el intervencionismo iraní en al menos dos de esos países han provocado un desgarro en el expansionismo de la República Islámica.

En el Líbano, donde la enemistad basada en la religión provocó una guerra civil de 1975 a 1990, cientos de miles de manifestantes han salido a las calles, exigiendo el fin de la estructura de poder corrupto de décadas que reserva la presidencia de un cristiano maronita, el primer ministro para un musulmán sunita y el puesto de presidente del parlamento para un chiíta. Si bien la agitación obligó a la renuncia del primer ministro Saad al-Hariri, muchos sunitas están dirigiendo su ira principalmente a Hezbolá, el poder terrorista de Irán, que es un componente integral, si no el más dominante, del sistema al que atacan los disturbios.

Si bien el amiguismo desenfrenado y la mala gestión en Beirut es quizás la razón principal de la destrucción de la economía, se considera que Hezbolá empeora las cosas por su participación en la guerra civil siria y la afluencia resultante de aproximadamente 1 millón de refugiados en el Líbano. Estas personas tienen pocas perspectivas y se consideran ampliamente una carga adicional para los servicios civiles inadecuados y una infraestructura en ruinas.

Cualquier debilitamiento del estado de Hezbolá, por extensión, disminuiría la manipulación de Irán de la política interna libanesa.

El movimiento en el Líbano comenzó por la corrupción, pero cuando Irán ordenó a Hezbolá que comenzara a aplastar las protestas, la gente se dio cuenta de que el problema es mayor“, dijo Tom Harb, codirector de la Coalición de Medio Oriente para la Democracia de Estados Unidos, a The Media Line.

Hezbolá podría tratar de desviar la atención de la situación gritando a Israel o las naciones árabes“, dijo, antes de agregar que la creciente inestabilidad ha limitado severamente las opciones de Irán y sus representantes.

En Bagdad, la situación es aun más grave. Las protestas masivas, inicialmente precipitadas por la demanda de un mejor acceso a los alimentos básicos como el agua potable y la electricidad, rápidamente se volvieron violentas, con el número de muertos civiles que actualmente se acerca a 300. Según los informes, las decenas de muertos fueron asesinadas por miembros de las Fuerzas de Movilización Popular, una amalgama de organizaciones paramilitares chiítas. Aunque algunos se han incorporado oficialmente al ejército iraquí, mantienen estrechos vínculos y, a menudo, actúan bajo la dirección de Irán.

La furia sobre la influencia percibida de Teherán sobre el gobierno iraquí se manifestó en el ataque de esta semana al consulado iraní en Karbala, una ciudad sagrada a la que millones de chiítas hacen peregrinaciones anuales, no muy diferente del Hajj anual realizado por los sunitas a La Meca.

Tal vez no olviden los manifestantes que una batalla en Karbala entre facciones musulmanas opuestas en el año 680 d. C. fue un catalizador importante de la división entre las sectas primarias del Islam, que aún compiten entre sí. De hecho, muchos analistas ven esta división actual entre sunitas y chiitas como el factor central que contribuye a la inestabilidad en Medio Oriente.

Irak es la joya de la corona de las actividades imperialistas de Irán: el país lo es todo si se considera la profundidad de la penetración de Teherán allí“, dijo el profesor Uzi Rabi, director del Centro Moshe Dayan de Estudios de Oriente Medio y África de la Universidad de Tel Aviv e investigador principal en su Centro de Estudios Iraníes, a The Media Line.

Teherán teme que el primer ministro iraquí Adil Abdul-Mahdi, que es una especie de protegido iraní, pueda ser derrocado“, dijo Rabi, “lo que sería visto como una gran victoria para los manifestantes” y un gran golpe para la República Islámica.

Rabi destacó un elemento de las manifestaciones iraquíes que cree que se está pasando por alto, y señaló que la rivalidad clásica entre sunitas y chiitas se ve agravada por la discordia interna dentro de la población chiíta.

Algunos, incluido el [Gran Ayatolá Ali] al-Sistani, [el líder espiritual de los chiítas iraquíes], están presionando al gobierno para que retire a Bagdad de la órbita de Teherán“, otro acontecimiento que conduciría a una reducción de la influencia iraní, dijo.

Rabi imagina así a Teherán “duplicando sus esfuerzos, porque tener fichas de negociación en todo el Medio Oriente es esencial para la supervivencia del régimen“. En su opinión, los mulás harán lo que sea necesario para preservar sus activos continuando con “globos sonda”, lo que probablemente dará como resultado nuevos estallidos con sus rivales.

Siria podría ser un caso de prueba perfecto para esta hipótesis, donde estalló el conflicto cuando la población de mayoría sunita, respaldada por gente como la de Arabia Saudita, se rebeló contra el régimen de Assad, cuyas élites son principalmente alauitas, una rama del Islam chiíta. Esto llevó a Irán, que se considera a sí mismo como la vanguardia del Islam chiíta, a proporcionar a Damasco equipos militares cruciales, militares sobre el terreno y el conocimiento táctico para vencer a los combatientes de la oposición.

Teherán fue tan lejos como para importar a Siria decenas de miles de mercenarios chiítas de Asia Central y el Lejano Oriente con el objetivo no solo de garantizar el gobierno en curso de Assad y, por lo tanto, el dominio de Irán sobre Siria, sino también cambiar la composición demográfica del país.

Sin embargo, el dominio de Irán sobre Siria, un centro crucial de la “Media Luna chiíta“, puede estar disminuyendo. Rusia se ha convertido en el principal agente de poder desde que intervino militarmente en apoyo de Assad en 2015. Cabe destacar que Moscú está cansado del extremismo islámico después de haber sido atacado en los últimos años por terroristas musulmanes que residen en el tranquilo norte del Cáucaso.

El afianzamiento de Teherán se ha aflojado aún más por la incursión transfronteriza en el noreste de Siria de fuerzas turcas sunitas, y en virtud de la presencia de tropas estadounidenses en áreas adyacentes. Estados Unidos también mantiene soldados en la base de al-Tanf, ubicada estratégicamente cerca del cruce fronterizo con Irak.

Harb, de la Coalición de Estados Unidos por la Democracia para Medio Oriente, también señaló que Teherán podría haber sufrido un gran revés en Yemen, donde durante medio decenio, su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) ha brindado apoyo material a los rebeldes chiítas hutíes en su guerra contra el gobierno internacionalmente reconocido, que está respaldado por una coalición de estados sunitas liderada por Arabia Saudita.

Esta semana, el gobierno de Yemen, expulsado de la capital Sanaa por los hutíes en 2014, firmó un acuerdo para compartir el poder con el Consejo de Transición del Sur, un grupo separatista respaldado por los Emiratos Árabes Unidos. El objetivo ostensible de la reconciliación es detener las luchas internas y, por lo tanto, permitir que los esfuerzos se reorienten para restablecer el control sobre las áreas en el norte de Yemen que todavía están bajo el control de los rebeldes.

Luego está Israel, que en los últimos dos años ha atacado cientos de sitios militares iraníes en Siria, lo que afecta en gran medida la capacidad de la República Islámica de establecer una infraestructura permanente y usar el caos imperante allí como cobertura para contrabandear armamento avanzado a su subordinado de Hezbolá.

Todo esto ocurre en un contexto de elevadas tensiones en el Golfo.

Durante el verano, Irán fue acusado de perpetrar numerosos ataques contra petroleros comerciales que transitan por vías fluviales vitales. En septiembre, un ataque en dos frentes con misiles de crucero y drones contra la infraestructura petrolera crítica saudita redujo temporalmente la producción del reino a la mitad. A pesar de la negativa de Irán, Riad, Washington y varias capitales europeas culparon a Teherán, poniendo un foco de atención más brillante en las acciones del IRGC y dificultando que su élite Fuerza Quds realice operaciones en el extranjero.

Los mulás también pueden arrepentirse de haber derribado un avión no tripulado estadounidense sobre el espacio aéreo internacional cerca del Estrecho de Ormuz, una medida que llevó al presidente Donald Trump a ordenar al Pentágono que despliegue personal militar adicional en la región.

Finalmente, Irán ha aumentado significativamente sus actividades nucleares desde que anunció que disminuiría sus compromisos con el Plan de Acción Integral Conjunto 2015, del cual Estados Unidos se retiró en mayo de 2018.

Según los informes, Teherán ha multiplicado por diez su producción diaria de uranio poco enriquecido, y este mes presentó nuevas centrifugadoras avanzadas en las que comenzó a inyectar gas de uranio. Estas medidas, casi indudablemente, fortalecerán la resolución de los adversarios de la República Islámica de contrarrestar la posible carrera de los mulás hacia la bomba.

Vale la pena señalar que algunos historiadores creen que la conceptualización de la nuclearización por parte de Irán se formó en la década de 1980 durante su brutal guerra con Irak, que cobró la vida de un millón de personas en ambos lados. La incapacidad de los ayatolás de vencer a Saddam Hussein, un gobierno sunita sobre un país chiíta mayoritario y que posee armas no convencionales, puede haberlos convencido de que lograr una capacidad nuclear sería un requisito previo para la realización del objetivo de la revolución de 1979, que es exportar e imponer su interpretación radical del Islam en todo el Medio Oriente y más allá.

Si bien una confluencia de factores ha creado ondas de choque en prácticamente todos los puntos a lo largo de la ruta territorial que se extiende desde Teherán hasta el Mediterráneo, los líderes iraníes siguen siendo estratégicamente expertos, comprometidos con su ideología y, quizás lo más importante, dispuestos a emplear medidas despiadadas y destructivas, que incluyen contra segmentos inquietos de su propia población, para realizar sus ambiciones.

Esto ha provocado que los actores del mundo musulmán sunita comiencen a rechazar con más fuerza esta potencialidad. Pero dadas sus limitaciones militares, qué irónico sería si el “Gran Satanás” – Estados Unidos predominantemente cristiano – y el “Pequeño Satanás” – el estado predominantemente judío – fueran finalmente responsables de infligir el golpe de gracia que terminó con el sueño del régimen iraní de establecer un califato chiíta.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *