Inicio » Noticias » Israel » Exabogado militar de EE.UU: la CPI se está convirtiendo en un dolor de muelas

Exabogado militar de EE.UU: la CPI se está convirtiendo en un dolor de muelas

Enlace Judío México e Israel.- La forma en que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional trata las investigaciones de los países durante sus revisiones preliminares es crucial para Israel

YONAH JEREMY BOB

Hablando en la Conferencia de la Universidad Hebrea de Minerva / CICR sobre Derecho Internacional Humanitario, el ex abogado militar estadounidense y actual profesor de Vanderbilt Michael Newton argumentó que la Fiscalía de la CPI pasó por alto las investigaciones de Estados Unidos sobre las acusaciones de torturar a detenidos en Afganistán y los millones de dólares vertidos en las investigaciones “como si no existieran“.

Prof. Michael Newton

Aplicando su jurisdicción demasiado ampliamente, el brazo fiscal de la “Corte Penal Internacional se está convirtiendo en un dolor de muelas“, dijo el lunes Newton.

La forma en que la Fiscalía de la CPI trata las investigaciones de los países durante sus revisiones preliminares es crucial para Israel, ya que la CPI decide si el sistema de justicia de Israel investigó suficientemente los presuntos crímenes de guerra de la Guerra de Gaza de 2014 o si necesita vovler a investigar estas acusaciones.

Newton, quien participó en las negociaciones que crearon la CPI y ha participado en una variedad de tribunales de derecho penal internacional y capacitación en todo el mundo, dijo que el problema era que la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, había malinterpretado el Estatuto de Roma de la CPI que la faculta para ignorar los enjuiciamientos de los países.

Reconociendo que el Estatuto de Roma de la CPI faculta a Bensouda para investigar casos en los que un país no lo hace, para Newton ella ha llevado esto demasiado lejos.

Según Newton, si un país investiga las acusaciones utilizando un proceso administrativo y decide que una investigación criminal no es apropiada para todas las acusaciones, la posición predeterminada de la CPI debería ser aceptarlo.

Por el contrario, dijo que Bensouda ha decidido que si cada soldado individual que según ella debería ser acusado penalmente no es acusado, y si cada delito individual no es tan grave como ella cree que debería ser, entonces puede microgestionarlo y cuestionar cada una de estas decisiones.

Newton recibió el rechazo del ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea y miembro principal del Instituto de Democracia Israelí Yuval Shany, quien señaló que la premisa de que la CPI debe existir es que muchos países no procesan a los suyos por crímenes de guerra.

Además, Shany agregó que tenía la impresión de que la Fiscalía de la CPI no estaba en fase de reducir la cantidad de investigaciones que había asumido al darse cuenta de que simplemente no tenía los recursos para cuestionar más que a un cierto número de países.

Más tarde, en la conferencia, el fiscal de las FDI del juicio al tirador de Hebrón, Nadav Weissman (quien desde entonces se retiró del servicio de reserva) dijo que el juicio de Israel a Elor Azaria había demostrado que se lo toma en serio cuando procesa a los suyos.

Weissman dijo que el juicio se desarrolló entre junio de 2016 y julio de 2017, incluida la apelación, lo cual demostraba que la justicia israelí se mueve a un ritmo respetable y es “muy eficaz“.

Tras señalar que durante todo el juicio hubo protestas de algunos israelíes contra la presentación de cargos contra Azaria por matar a tiros a un terrorista palestino ya herido, Weissman dijo que el acto de que los propios tribunales militares de un país juzguen a sus soldados era importante.

Según Weissman, solo cuando el propio ejército de un país llevaba a los suyos a juicio, el público de ese país podía ver los procedimientos como legítimos.

El ex fiscal de las FDI dijo que esto era crucial porque el propósito real del proceso legal no era necesariamente la justicia en un caso en particular, sino enviar el mensaje correcto a todos los futuros soldados que pudieran considerar actuar como Azaria de que la ley limita el uso de la fuerza letal.

La conferencia también contó con una serie de oradores y asistentes que fueron muy críticos con el sistema de justicia militar de Israel y que cuestionaron si las FDI podían investigar a los suyos de manera creíble.

En otro panel en la conferencia, la ex abogada militar de EE. UU. y profesora de la Facultad de Derecho del Sudoeste Rachel Van Landingham habló sobre cómo el sistema de justicia militar de EE. UU. podría mejorar su enfoque e imagen con respecto al enjuiciamiento de presuntos crímenes de guerra por parte de sus miembros en servicio.

Dijo que Estados Unidos podría enumerar “crímenes de guerra específicos en su código penal, en lugar de confiar en los crímenes de derecho común en ese código que son los mismos cometidos en Texas que en el campo de batalla en Siria“.

El punto de Van Landingham fue que cuando los países no desarrollan cargos específicos conocidos como crímenes de guerra, la forma en que el sistema a veces maneja un caso de justicia militar no necesariamente refleja la gravedad del caso, y que los extraños tienen más probabilidades de manejar la credibilidad de los procedimientos.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *