viernes 14 de junio de 2024

Bodega Psagot promete luchar contra el fallo antisemita del Tribunal de la UE por el etiquetado

Enlace Judío México e Israel.- La decisión del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas de exigir un etiquetado separado de los productos de los asentamientos israelíes está siendo ampliamente condenada por los grupos pro israelíes por señalar al estado judío e inyectar políticas en las elecciones de los consumidores.

JOSH HASTEN

El TJCE dictaminó el martes que los alimentos que se originan en lo que llaman “territorios ocupados por el Estado de Israel“, que incluyen Judea, Samaria, los Altos del Golán y partes de Jerusalén, no pueden etiquetarse como “hechos en Israel“, sino que deben proporcionar a los consumidores una etiqueta que les informa que fueron producidos en un “asentamiento” o “colonia” israelí.

El tribunal declaró que dado que considera a Israel como una “potencia ocupante” y no una “entidad soberana” en esas áreas, sería engañoso para los consumidores de la UE si los productos importados fueran etiquetados como bienes producidos por el Estado de Israel.

Brooke Goldstein, director ejecutivo del Proyecto Lawfare, le dice a JNS en respuesta a la decisión del TJCE que el fallo dañará más a la Unión Europea que a Israel.

El fallo abre las compuertas donde los consumidores en cualquier país de la UE podrán insistir en que cualquier consideración importante para ellos antes de comprar un producto, ya sea social, política, ambiental u otra, deberá incluirse en el etiquetado de cualquier producto que se importe“, señala. “No solo de Israel“.

En un comunicado, el gobierno israelí también criticó el fallo y dijo que “su objetivo completo es señalar y aplicar un doble estándar contra Israel“.

El fallo del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas es inaceptable, tanto moral como en principio“, dijo el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Israel Katz, en un comunicado. “Tengo la intención de trabajar con los ministros de Asuntos Exteriores europeos para evitar la implementación de esta política gravemente defectuosa, que contradice la posición de Europa de que la resolución del conflicto debe avanzarse a través de negociaciones directas e incondicionales, y no a través de resoluciones legales“.

El fallo del TJCE se produce después de una demanda impuesta por la bodega Psagot en el área de Binyamin en el sur de Samaria contra el gobierno francés en 2017, después de que Francia anunciara que etiquetaría los productos importados por Israel fabricados en esas áreas bajo control israelí como hechos en “colonias de Israel”. Esa demanda está siendo apoyada por el Proyecto Lawfare.

Enologo de Psagot Yaakov Berg. (Credito de la foto: Yonatan Sindel / Flash90)

El CEO de Psagot Winery, Yaakov Berg, dice que una vez que se presentó la demanda, Francia decidió recurrir al TJCE para que se pronunciara sobre el asunto.

“La definición de intolerancia”

En respuesta al fallo del 12 de noviembre, dice:

La bodega está orgullosa de su contribución para combatir esta decisión y tiene la intención de continuar la lucha. Estamos felices de ver el apoyo de todas las personas relevantes en Israel y los Estados Unidos, incluidos el Departamento de Estado, senadores y congresistas. Consideramos esto como una misión importante para israelíes y judíos, segunda generación del Holocausto. Como ciudadanos israelíes, que viven en una comunidad que ha sido aprobada por el gobierno israelí, solo deseamos producir y exportar vino de alto nivel que se haya ganado su reputación en todo el mundo“.

Berg, cuya bodega produce cerca de 400,000 botellas al año, con un 20 por ciento de sus productos exportados llegando a la Unión Europea, le dice a JNS que todo el episodio le recuerda a “hace 75 años en Europa, cuando los nazis le dijeron a mi abuela que su tienda bajo la ley sería etiquetada como de propiedad ‘judía’ “.

Él enfatiza que “no vamos a aceptar un doble estándar entre Israel y el resto del mundo. Ningún otro país con disputas territoriales tiene sus productos etiquetados, y no lo aceptaremos“.

Sin embargo, dice que si la Unión Europea trata los productos israelíes de manera diferente a cualquier otro producto importado, entonces es una clara discriminación basada en la definición de trabajo de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) como un ejemplo contemporáneo de antisemitismo en “aplicar dobles raseros al exigirle a [Israel] un comportamiento no esperado o exigido de ninguna otra nación democrática“.

Agrega que “la decisión de codificar la discriminación religiosa en la ley es vergonzosa para Europa. No hay razón para que los productos producidos por musulmanes y judíos en el mismo lugar geográfico se etiqueten de manera diferente. De hecho, tratar a las personas de manera diferente debido a su religión es la definición de intolerancia, y sabemos lo que sucede cuando Europa sigue ese camino. Los musulmanes que viven bajo la OLP son tan “colonos” como los judíos; a ambos se les permite legalmente establecerse en virtud del mismo tratado vinculante, los Acuerdos de Oslo“.

“Maniobras de motivación política diseñadas para obstaculizar las exportaciones israelíes”

Goldstein explica que antes de las regulaciones de etiquetado, la Unión Europea utilizó la excusa de que no reconoce la soberanía de Israel sobre las áreas en disputa y, por lo tanto, afirma que la autoridad de certificación del gobierno israelí, que reconoce que los productos son comercializables y aptos para el consumo, no era legítimo, a pesar de que los comerciantes e importadores de la UE reconocieron que los productos estaban bien.

Tal como se hizo con la certificación, la UE. está utilizando regulaciones comerciales para participar en maniobras motivadas políticamente diseñadas para obstaculizar las exportaciones israelíes, incluso cuando no hay problemas con los productos en sí. Del mismo modo que fracasó el intento de prohibir la certificación israelí, este intento de etiquetarlo es un claro abuso de la ley comercial de la UE para sacar ganancias políticas”, dice Goldstein sobre los intentos de etiquetado.

Mientras que Goldstein cree que basado en la ley de la UE que establece que este tipo de etiquetado no se requiere legalmente, y al mismo tiempo, los estados individuales no tienen derecho a imponer sus propios requisitos de etiquetado, dice que en junio pasado, el Abogado General del Tribunal Europeo emitió una opinión no vinculante que indica que él cree que la ley de la UE, de hecho, requiere tal etiquetado.

El A.G. hizo todo lo posible para malinterpretar la ley de la UE especialmente en lo que se refiere a consideraciones éticas“, dice ella.

Ella sigue confiando en que, incluso con la decisión actual, “etiquetar los productos israelíes como provenientes de una ‘colonia israelí’ sería completamente imposible de cumplir sin abrir una caja de Pandora con los requisitos de etiquetado para cualquier otra importación a la UE de países involucrados en territorios en disputa o incluso abusos contra los derechos humanos debido a las leyes locales contra la discriminación en los propios países“.

Ya se ha presentado un caso en Francia que exige el etiquetado de las importaciones estadounidenses, rusas, chinas, marroquíes y de otros países en función de la opinión de A.G. y el aviso de la UE.. Si se cumplen esas regulaciones, entonces arrojará el mercado de importación de la UE al caos, y ciertamente perturbará las relaciones comerciales entre estas naciones y la Unión Europea.

El resultado final, dice Goldstein, es que “se debe mantener la política fuera del etiquetado. El etiquetado de los productos no debe convertirse en carteles políticos según el capricho de los funcionarios del gobierno o los grupos de defensa“.

Gabriel Groisman, abogado y alcalde de Bal Harbour en el sudeste de Florida, que forma parte del equipo legal que representa a Psagot, se muestra firme en que la ley de la UE  no exige lo que él llama etiquetado discriminatorio contra los productos israelíes, y también está de acuerdo en que los Estados miembros de la UE no son libres de establecer sus propias leyes de etiquetado, como ha tratado de hacer Francia.

Él le dice a JNS que el caso refleja una nueva realidad en la que judíos e israelíes enfrentan la deslegitimación. Pero insiste en que no se saldrán con la suya sin luchar.

Judíos e israelíes por igual no se acostarán y aceptarán la discriminación en silencio“, dice Groisman.

Agrega que es importante tener en cuenta que la lucha continuará incluso después de la emisión del dictamen.

Aquellos que buscan deslegitimar a Israel, el pueblo judío, y Judea y Samaria continuarán sus esfuerzos. Debe saberse que continuaremos combatiendo sus esfuerzos en todos los rincones del mundo. Desear estos problemas no los hará desaparecer”, dice. “Debemos combatir la discriminación y las prácticas discriminatorias a través de todas las vías disponibles, incluida la diplomacia, las urnas y los tribunales de justicia“.

Fuente: The Jewish Press / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad