Inicio » Judaísmo » La sinagoga y sus partes. Todo lo que necesitas saber

La sinagoga y sus partes. Todo lo que necesitas saber

Enlace Judío México – Con torres altas, cúpulas llamativas, techos de dobles aguas o en una sencilla casa la sinagoga ha sido parte del pueblo judío desde tiempos inmemorables. Hoy hay más de 15,000 en funcionamiento y existen desde hace más de tres mil años. Todo sabemos que es el lugar donde se juntan los judíos, sin embargo ¿Cuál es su función básica, su estructura y su funcionamiento? A continuación lo explicamos.

Función de la sinagoga

Empecemos con lo más básico. La sinagoga se construye porque la congregación necesita un lugar en el cuál reunirse; no sólo eso, necesita un lugar en el cual rezar y ese será el principal distintivo que la separe de cualquier estructura comunitaria. Por lo mismo en hebreo a la sinagoga se le llama “beit tefilá” (la casa del rezo). En la gran mayoría de los casos también cumple la función de ser un lugar de estudio o “beit midrash”. Cada una de sus funciones exige distintos utensilios o estructuras que la compongan; la flexibilidad del judaísmo hace que dichas funciones puedan ser cumplidas tanto en un edificio elegante y elaborado construido específicamente con la finalidad de ser una sinagoga o incluso en un cuarto pequeño que se adapta para cumplir con dicha función. Tiene únicamente un mínimo de requerimientos que se deben cumplir.

Distribución del espacio

En todas las congregaciones del mundo se dirigen los rezos hacia donde se encontraba el Templo en Jerusalén. En el continente americano se reza hacia el este, porque hacia allá se encuentra Jerusalén. Eso implica que la estructura de la sinagoga debe estar planeada para que el espacio donde se realicen los rezos tenga dicha dirección. Además la entrada al debe ser por el lado oeste, ya que debe colocarse en el lado opuesto a la dirección que toman los rezos.

Debe haber un espacio entre el santuario donde se reza y la entrada de la sinagoga para que la gente puede arreglarse y lavarse las manos antes de entrar a rezar.

Arca y Santuario

El santuario, el lugar donde se reza debe contar con ciertos elementos básicos. El primero que resalta es el arca, “aron hakodesh” o “heijal.” Se encuentra en el frente del cuarto y es una estructura de madera cubierta con forma de armario, con puertas y cubierta por una cortina bellamente adornada denominada “parojet.” En la mayoría de las sinagogas el arca es adornada con columnas, arcos, vitrales o motivos especiales, depende de la tradición de la sinagoga y la forma en que se quiera dar honor a la estructura.

Cabe mencionar que los adornos no son esenciales, el arca puede carecer de ellos y seguir cumpliendo su función. Sin embargo sí debe contener en su interior los rollos de Torá que se encuentran en la sinagoga ya que esa es la verdadera función del arca.

Rollo de Torá

Una sinagoga suele tener cinco rollos de Torá en el arca. Cada uno de los rollos contiene los cinco libros de Moisés en su totalidad desde el Génesis (Bereshit) hasta el Deuteronomio (Devarim). Los rollos suelen estar guardados normalmente, sin embargo, se sacan del arca tres días a la semana para ser leídos públicamente durante los servicios de la mañana y en ocasiones especiales como Simjat Torá. Es el elemento más sagrado del pueblo judío y recibe un trato muy especial por parte de los asistentes.

Por ejemplo no puede tocarse el pergamino del rollo, por lo cual se usa un instrumento especial que es como una varita llamada “yad” para señalar el texto al cantor; se usan palos de madera para dar vuelta al rollo y está siempre cubierto por una funda de tela. La gente suele levantarse cuando se anuncia la lectura y se le dan ciertos honores especiales al rollo mismo.

Por lo mismo la mesa sobre la cual se realiza la lectura de la Torá se distingue de distintas maneras de un mueble normal, ésta toma el nombre de Bimá

Bimá

Cuando uno llega a la sinagoga, la segunda estructura que ve es una plataforma elevada que contiene una mesa inclinada y se encuentra en el centro del espacio. A veces esta rodeada de columnas o un pequeño barandal que la adorna. La mesa toma el nombre de bimá, aunque a veces se usa dicho nombre para denominar a la plataforma entera.

La mesa suele ser pequeña y alta, lo suficiente para que una persona pueda leer cómodamente de ella estando parada. Tiene una inclinación poco pronunciada y está cubierta de una tela para dar mayor honor al rollo de Torá que será leído en ella. Las sinagogas que no tienen suficiente espacio o recursos para construir una plataforma mantienen únicamente la mesa en el centro del espacio.

Amud

El amud es el sitio desde donde el cantor dirige el rezo. Usualmente consiste en un atril al frente del cuarto, a un costado del arca. Al igual que la bimá está cubierto con una tela.

Mejitzá

El último elemento que también es muy notorio en las sinagogas ortodoxas es una cortina o biombo que separa la sección de las mujeres a la de los hombres, dicha separación sólo existe en sinagogas ortodoxas. En las corrientes más estrictas del judaísmo está prohibido que hombres y mujeres recen juntos. Sin embargo, para que las mujeres puedan participar de los rezos, lo que se hace es separar el espacio con una cortina la cual toma el nombre de “mejitzá” de esa forma ambos grupos pueden escuchar, seguir al cantor y ver a la Torá cuando es levantada. En algunas sinagogas la separación se realiza aprovechando la altura del edificio. La sección de mujeres no se encuentra al mismo nivel que la de los hombres sino un piso más arriba que da como balcón al centro ceremonial. Estás sinagogas no suelen usar mejitzá.

Otros elementos

Aparte de las estructuras rituales que hemos hablado existen elementos que distinguen a las sinagogas de otros templos. Por ejemplo, está prohibido tener imágenes al interior del recinto donde se reza, por eso no se verán pinturas ni vitrales figurativos dentro de ella. Al ser también espacios de estudio sulen contar con una amplia biblioteca de la cual la comunidad hace uso; se encuentran en un lugar cercano a la congregación ya que en el Shabat y los días festivos no es posible usar carro ni otro medio de transporte y la gente debe caminar a ella. Eso ayuda también a que la sinagoga se consolide como un espacio de convivencia y reunión entre semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *