avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El fiscal general de Israel decidió acusar por el delito de soborno, el cargo más grave que enfrenta el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu en los tres casos de presunta corrupción que giran a su alrededor.

El fiscal general de Israel comunicó oficialmente que Netanyahu será acusado por los delitos de soborno, fraude y abuso de confianza en el llamado caso 4000; por fraude y abuso de confianza en el caso 2000; y por fraude y abuso de confianza en el caso 1000.

Shaul Elovitch y su esposa Iris, implicados en el caso 4000, serán acusados por el delito de soborno y de obstrucción de la justicia. En tanto que Arnon Noni Mozes, implicado en el caso 2000, será acusado por soborno.

“La decisión del fiscal general sobre el primer ministro se tomó después de un examen exhaustivo de las numerosas denuncias planteadas por los abogados del primer ministro durante los cuatro días de la audiencia preliminar a principios de octubre de 2019. Todas las denuncias se examinaron en profundidad como parte de un examen regular proceso de trabajo desplegado durante muchas horas en el que la Oficina del Fiscal del Estado presentó revisiones en profundidad de cientos de páginas, en relación con las denuncias planteadas en la audiencia”, dijo un comunicado del fiscal general de Israel.

Se tratará de la primera vez que un primer ministro de Israel en plenas funciones será acusado penalmente ante un tribunal por un delito. Acorde a la ley israelí, Netanyahu no tiene ningún impedimento para seguir fungiendo como primer ministro de Israel pese a una acusación penal en su contra.

El documento de acusaciones decididas por el fiscal general de Israel será ahora presentado ante el propio Netanyahu, ante su equipo de defensa y ante el presidente de la Knéset, Yuli Edelstein.

Debido al estatus particular de miembro de la Knéset de Netanyahu, la acusación no se presenta primero ante un tribunal, pero sí a los miembros de la Knéset, que tienen la facultad para decidir sobre la inmunidad judicial de Netanyahu dentro de los primeros 30 días en que se les haga del conocimiento el hecho.

Dicha decisión sobre la inmunidad es llevada a cabo por un comité particular de la Knéset para su discusión. Sin embargo, debido a que este no fue establecido debido a desacuerdos entre los partidos, solo podrá serlo hasta que se establezca un gobierno en Israel, dentro de los próximos días ante el mecanismo actual luego del fracaso de Benny Gantz para formar gobierno, o hasta que se forme un gobierno luego de unas hipotéticas terceras elecciones.

Por lo tanto, la acusación formal del fiscal general de Israel ante un tribunal, que iniciaría el proceso penal a Netanyahu, podría llevarse a cabo dentro de meses. Hasta el momento en que el tribunal correspondiente dicte una sentencia judicial sobre sus casos, al mandatario se le presume su inocencia de frente a los cargos que se le imputan.

El caso 4000, que se considera el más grave contra Netanyahu, se centra en la sospecha de que el primer ministro actuó para promover los intereses de Elovitch de una manera que le ayudó a obtener beneficios por más de mil millones de nuevos shequels. A cambio, Netanyahu y su esposa Sara habrían obtenido una cobertura favorable en el sitio de noticias Walla! News controlado por Elovitch.

El caso 2000 gira en torno a los vínculos de Netanyahu con Mozes, propietario del diario israelí Yedioth Ahronot. Se sospecha que el primer ministro se ofreció a promover una legislación que frenaría al principal competidor de Yedioth Ahronoth, el diario gratuito Israel Hayom, a cambio de una mejor cobertura del primer ministro en la publicación de Mozes, así como en su sitio de noticias Ynet.

El caso 1000 se centra en la sospecha de que Netanyahu recibió generosos obsequios con un valor de cientos de miles de nuevos shequels de magnates, principalmente del productor de Hollywood Arnon Milchan. Milchan y su antiguo socio, el multimillonario australiano James Packer, son sospechosos de haber proporcionado a Netanyahu y a su esposa cajas llenas de botellas de champán, puros y otros productos por petición de la según las demandas de la familia Netanyahu.

Previo a la decisión del Mandelblit, a Netanyahu se le concedió a inicios de octubre el derecho a audiencia preliminar para que su defensa presentara sus consideraciones frente a los fiscales, la cual se desarrolló a lo largo de cuatro días en el Ministerio de Justicia de Israel.

El procedimiento permitió a Netanyahu exponer su posición ante lo que se le acusaba y, en caso de lograrlo, convencer al fiscal general de Israel de que las sospechas en su contra eran infundadas y no procediera con la acusación formal, o que se redujera el grado de aquellas.

Fue en febrero pasado cuando Mandeblit comunicó su intención de acusar a Netanyahu por los cargos de cohecho, fraude y abuso de confianza en los tres casos legales.

Dicho anuncio vino como consecuencia de que la Policía de Israel recomendó en 2018 al fiscal general de Israel a que acusara a Netanyahu sobre los casos mencionados.

La Policía de Israel se involucró en las investigaciones que se extendieron por meses, que involucraron al propio Netanyahu, para determinar su decisión sobre el caso 4000, el caso 2000 y el caso 1000.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


2 COMENTARIOS

  1. Tal parece que el Fiscal General tiene más vínculos con los palestinos , con irán o con el terrorismo en general pero principalmente con Gantz El enemigo dentro de casa , no hay en Israel alguien con el valor de Netanyahu para enfrentarse a cualesquier enemigo del escogido pueblo de Dios y ahora ese es principal obstáculo que le pone. , El ha llevado a Israel a su condicion de nación invencible , pero Dios es grande también al fiscal vencerá , ya lo veremos e Israel saldrá Triunfante a seguir derrotando a sus enemigos.honor y gloria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí