Inicio » Opinión » Análisis » Luis Maizel / El México de las promesas y el de las realidades

Luis Maizel / El México de las promesas y el de las realidades

Estimados Amigos:

Acabamos de terminar el primer año de gobierno de AMLO y sin duda ha sido uno de los más tormentosos en la historia de México. La popularidad del presidente sigue arriba del 60%, aunque sus políticas solo alcanzan poco más del 20%, y la marcha del domingo 01 de diciembre es muestra de que ya hay mucha gente que no está contenta.

LUIS MAIZEL

El país lleva 3 trimestres consecutivos sin crecimiento y aún los analistas más optimistas esperan que el año termine por debajo del 1%, y solo esperan 1.5% de crecimiento del PIB en 2020.

El populismo, para que funcione, requiere que el Estado sostenga un flujo de ingresos importantes para que haya los recursos para programas sociales de bienestar, aunque no productivos. El crear un ambiente antagónico con el sector empresarial no conduce a nada positivo, y si no hay inversión no hay creación de empleos, ni pago incremental de impuestos.

El seguir hablando de proyectos ilógicos de infraestructura como Dos Bocas o el Tren Maya sólo crean una brecha mayor entre el Estado regulador y el sector privado. No son conducentes a un plan lógico de inversiones que satisfagan las crecientes necesidades del país.

México era como un camión que llevaba casi 100 años sin grandes cambios, donde la ruta era conocida y cambiaba cada 6 años de conductor, uno que aceleraba más, otro que frenaba fuerte, otro que era muy cuidadoso, pero al final todos muy parecidos, ya sea que su gorra de chofer trajera las siglas del PRI o del PAN. Hoy el camión cambió de forma y de ruta y es bastante impredecible de dónde sale, a dónde va y cuánto va a durar el recorrido.

El tipo de cambio, la medida que usa el presidente para medir su nivel de aceptación, ha empezado a caer a pesar de que la política fiscal sigue siendo sana, pues hasta hoy no ha crecido el gasto deficitario, y las tasas reales de interés siguen siendo de las más altas del mundo.

A mucha gente le preocupa que no se haya firmado aún el TMEC, pero en realidad a México no solo no le afecta, sino que NAFTA que sigue vigente, es más favorable que el nuevo tratado. Yo espero que se firme en los próximos 90 días.

Las disputas comerciales entre EUA y China deben favorecer a México, ya que el inversionista extranjero sigue buscando acceso al mercado más grande del mundo y mano de obra barata, ambas cosas disponibles al Sur de la frontera.

Los números oficiales (tal vez AMLO tiene cifras diferentes) marcan una desaceleración en la producción, una caída relevante en la creación de empleos y una ligera baja en las ventas al menudeo, cifras aún no alarmantes pero con una tendencia negativa.

La falta de recursos en los Estados, en los centros hospitalarios, y en general en todo el gobierno, ya empieza a mermar la capacidad de trabajo de proveedores que no pueden surtir si no cobran oportunamente lo ya entregado.

La situación en Estados Unidos sigue complicada con el proceso de “impeachment” o acusación contra el presidente, en pleno apogeo. En mi opinión, este proceso no cuenta con ninguna fuerza y con probabilidad de éxito casi inexistente, sobre todo en el Senado, donde hay mayoría de republicanos.

Es claro que el presidente Trump no tiene filtro y dice, a veces, cosas que son muy agresivas, y a veces no tienen sentido, pero nada de lo que ha hecho tiene la gravedad suficiente para que lo saquen. Definitivamente es una distracción fuerte y viene a agravar la polarización que ya hay en el país.

La economía sigue estando sólida y aunque un poco más lenta, la creación de empleo sigue fuerte, la inflación controlada, el consumidor con buena confianza en el futuro, y su nivel de ahorro en lo más alto de los últimos 20 años. En general prevalece un sentimiento positivo hacia el futuro mediato.

Si nada cambia drásticamente, siento que Trump ganará las elecciones, ya que el americano vota con la cartera y cuando la economía no lo afecta, tiende a reelegir al presidente que está en la Casa Blanca.

Israel sigue con problemas políticos graves, ya que Gantz no pudo formar gobierno y el fiscal general ha decidido proceder contra Netanyahu en las 3 acusaciones de que lo investigan. Creo que hay una posibilidad, cada día mayor, que un candidato joven del Likud pueda ganarle a Bibi en las primarias del partido y ser el candidato en las próximas elecciones presidenciales, las terceras en menos de un año.

Las bolsas de valores alcanzaron máximos históricos a pesar de que las utilidades de las empresas no fueron espectaculares, los bonos tuvieron un ligero retroceso en el mes con el bono del tesoro de EUA oscilando entre 1.52% y 1.83% anual, e inclusive en los países de tasa negativa como Alemania, el bono de 10 años pasó de -0.58% a -0.24%.

El dólar sigue fuerte tanto porque los intereses permanecen positivos como por la fuerza de la economía. El oro se retrajo casi $60.00 por onza del máximo de $1,525.00 al que llegó, y el petróleo tuvo una baja importante por el inesperado aumento en los inventarios.

Quiero desearles un 2020 lleno de salud y prosperidad. Como siempre, les envío un muy afectuoso saludo,

Luis

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *