Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Y tú ¿qué tanto pierdes el tiempo?

Y tú ¿qué tanto pierdes el tiempo?

Enlace Judío México e Israel.- Venimos a este mundo a ser felices, sin embargo solemos distraernos con otros asuntos y olvidamos nuestro objetivo principal, entre el trabajo y las problemáticas cotidianas perdemos de vista que nuestra meta más importante era la felicidad.

NADIA CATTAN

Bien dicen que la vida es aquello que sucede mientras hacemos otros planes, y esa es una extraordinaria manera de resumirlo, pues valiosísimos días pasan mientras nosotros estamos, simplemente, distraídos.

¿Pero en qué perdemos tanto tiempo?

Bueno, aquí tienes un pequeño listado, evalúa qué tanto tiempo le inviertes a temas que no te llevan a ningún lado:

1.-Perdemos el tiempo haciendo corajes en el trabajo.

Nuestra vida laboral es sumamente importante, pues sin más detalles, gracias a ella llevamos el pan a la mesa, esto, además de la realización personal que nos puede brindar nuestra vida laboral. Sin embargo, esto no tiene porque significar invertir todas nuestras energías en temas de trabajo, temas que por su misma naturaleza son bastante complicados. Dedícate a resolver, y aunque el mismo problema se presente mil veces resuelve una y otra vez, pero esto, sin dejar que los problemas te drenen esa energía positiva que no es fácil de regenerar todos los días.

2.-Perdemos el tiempo hablando mal de los demás.

¿Es en serio? ¿Le dedicamos tiempo a ver cuáles son las últimas noticias morbosas de la gente que nos rodea? Mi pregunta principal es ¿para que? Tenemos tantas cosas que mejorar en nuestra vida personal, que criticar y juzgar a los demás es un cinismo total. Dedícate tiempo a ti, a los tuyos y si tienes el valor, pregúntale a tus seres queridos cuáles son los defectos más desagradables en tu forma de ser, soporta la respuesta, y vas a darte cuenta que de la noche a la mañana tienes una gran tarea: mejorarte como ser humano, ese siempre debe ser tu proyecto más primario.

3.-Perdemos el tiempo enredándonos en sentimientos de tristeza o enojo.

Si alguien te hizo enojar trata de resolver, ya sea con el apoyo de esa persona o sin ella, resolver siempre está en tus manos, aunque la solución no sea parte de lo que tenías planeado. Si del otro lado del problema hay una persona viva y con voluntad de solucionar, tienes mucha suerte y no la debes desaprovechar, habla, negocia, pide y concede, esas son las acciones de los seres humanos civilizados y valientes, los que se rehúsan a atorarse en pequeñeces convirtiéndose en personas mentalmente fuertes.

Si estás triste deja de compadecerte, nadie dijo que la vida sería sencilla, no pierdas el tiempo lamiéndote las heridas, éstas no sanarán con tu saliva.

Las heridas sólo dejan de doler con el paso del tiempo, pero no dejes que ese tiempo se convierta en años, aprende a caminar herido, es la única forma de seguir avanzando.

En algún momento las heridas se convertirán en hermosas cicatrices que serán la prueba de nuestra experiencia y fortaleza.
Resuelve todos los sentimientos negativos que te enojan o que te entristecen, esos que te impiden disfrutar de la única vida que tienes.

4.-Perdemos el tiempo en pasatiempos vacíos.

Seguramente te ha sucedido que el tiempo se te va en un pasatiempo que no te dejó nada positivo. Estuviste horas en las redes sociales y cuando finalmente las cerraste te das cuenta que un largo rato pasó y tú ni siquiera te percataste. No hubo diversión, porque de haber sido divertido el pasatiempo hubiera tenido algo de positivo. Fue una pérdida de tiempo total, no crecimos, no aprendimos y tampoco nos divertimos, es por eso que le llamo “pasatiempos vacíos”. Qué distinto sería jugar con nuestros hijos, platicar con nuestros adolescentes o saludar a nuestros amigos. Así que elige tus pasatiempos, los momentos de ocio también pueden ser verdaderamente constructivos.

5.-Perdemos el tiempo en relaciones negativas.

No sé en qué momento olvidamos que, hasta donde estamos enterados, solo se vive una vez. Lo que es un hecho es que permanecer en una relación que nos hace daño es cómo si la vida dejó de importarnos, es rendirse, es no tener el valor de hacer cambios.

Hay personas tóxicas que nos ponen de mal humor, que tienen tantas quejas que parecen una sucursal de reclamaciones que todo nos lo hacen ver peor, personas víctimas, que tienen la capacidad de encontrarle lo negativo a cada situación. Invertirle tiempo a esas personas es un tiempo perdido, porque ni las ayudamos, ni sacamos nosotros tampoco nada positivo.

Las relaciones en nuestra vida van rigiendo el medio ambiente de cada uno de nuestros días, así que provoca para tu mundo un aire limpio, libre de personas conflictivas y contaminadas, libre de personas que no te aportan nada. La vida es una, y esa persona ladrona de tiempo no te va a recuperar el tiempo invertido al final del camino.

Así que existe una buena noticia y ésta es la siguiente: Hoy es el primer día del resto de nuestras vidas. Está en ti comenzar a decidir a quien quieres dentro de tu vida y a quien quieres fuera, elige muy bien quién se lleva tu energía, tu tiempo, tu interés y tus sonrisas. Vive tu vida, que al final nadie morirá por ti.

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *