Inicio » Noticias » Mundo judío y Diáspora » La historia poco conocida de Isla Mauricio y sus refugiados judíos

La historia poco conocida de Isla Mauricio y sus refugiados judíos

Enlace Judío México e Israel.- En Isla Mauricio, hay una parte olvidada de la historia que incluso pocos mauricianos locales conocen, gente que vive en la misma isla en la que tuvo lugar la historia

EZRA TAYLOR

Una parte afortunada de la historia del Holocausto es la historia del campo de detención de Atlit en Tierra Santa y los judíos que escaparon de los horrores de la Europa nazi con la esperanza de llegar a ella.

Sin embargo, hay una parte olvidada de esa historia, una que incluso pocos mauricianos locales conocen, personas que viven en la misma isla en la que tuvo lugar la historia.

En las afueras del distrito occidental de Quatre Bornes, en la isla de Mauricio, se encuentra un cementerio y museo conmemorativo inusual. Enterrados hay detenidos judíos que murieron en la isla entre 1940 y 1945.

Su historia era  «ojos que no ven, corazón que no siente» para los mauricianos, dijo a The Jerusalem Post Vanessa Calou, una guía en el cementerio judío de San Martín.

En 1939, alrededor de 3.500 judíos que habían logrado obtener visas para América Latina decidieron intentar aterrizar en la Palestina del Mandato, explicó Calou. En ese momento, los británicos, que controlaban el territorio, estaban llevando a cabo una campaña feroz contra la inmigración ilegal al país y “ya habían decidido deportar a todas estas personas“.

Fue una medida punitiva“, agregó Calou.

Los refugiados, judíos europeos que llegaban de Rumania, viajaban en tres barcos: el Milos, el Pacífico y el Atlántico. Los pasajeros de los dos primeros barcos, el Pacífico y el Milos, llegaron antes y fueron transferidos por los británicos a “un viejo barco francés en Haifa llamado Patria“, dijo Calou.

Cuando llegó el tercer barco, el Atlántico, los soldados británicos comenzaron a transferir pasajeros al Patria. Poco tiempo después, hubo una explosión a bordo. Más de 250 personas murieron en la explosión, incluidos algunos oficiales británicos.

La Haganá, la milicia judía preestatal que eventualmente se convirtió en las Fuerzas de Defensa de Israel, estaba en contra de la deportación y quería detener la navegación del barco y obligar a los británicos a negociar. Sin embargo, después del incidente, los británicos decidieron llevarse a todos los sobrevivientes y alojarlos en el campo de detención de Atlit.

Los pasajeros restantes en el Atlántico también fueron detenidos en Atlit, antes de ser deportados dos semanas después a Mauricio, que entonces era una colonia británica. Unos 1,580 refugiados desembarcaron en la isla el 26 de diciembre de 1940. En ese momento, había alrededor de 400,000 habitantes viviendo allí.

Los mauricianos no sabían nada sobre la deportación. Hubo rumores semanas antes de que pronto llegarían refugiados a la isla, pero “nadie les habló de las medidas punitivas, y se alinearon a un lado de la carretera para dar la bienvenida a los visitantes“, explicó Calou.

Pero cuando la gente llegó, fueron transferidos a la prisión de Beau Bassin, donde permanecieron durante casi cinco años, antes de ser liberados al final de la Segunda Guerra Mundial.

Durante su detención, no hubo vida familiar durante casi 18 meses“, dijo Calou. “Finalmente, a las mujeres casadas se les dio un pase para poder visitar a sus esposos durante ciertas horas del día.

La razón principal por la que fueron detenidos es porque los británicos creían que había espías nazis entre ellos“, dijo Calou.

Cuando los británicos se dieron cuenta de que no había espías entre los prisioneros, algunos de ellos salieron a trabajar fuera de la prisión y se permitió el matrimonio entre los detenidos solteros.

Aquí nacieron casi 60 bebés“, dijo orgullosamente Calou al Post.

Un israelí que visitó el cementerio, Dvir Panzer, le dijo al Post: “Ha sido un sueño mío de toda mi vida venir aquí de visita, desde que mis abuelos estuvieron aquí como refugiados. De hecho, mi madre nació aquí. De pequeño, escuchaba todo el tiempo ‘Tu madre es de Mauricio’, pero nadie conoce este lugar.

En realidad aproveché el nuevo vuelo de Air Seychelles y fui a Seychelle, luego dijimos que ya que estábamos aquí, tenemos que venir y comprobarlo“, continuó. “Logramos localizar el nombre de mi abuelo, el de mi abuela aún no pudimos encontrarlo, pero la encontré en una foto aquí … todavía no sé qué nombre buscar“.

Según Calou, “hay mucha investigación por hacer en esta parte de la historia“.

Ella dijo que solo aquellos que vivían en las cercanías de la prisión conocían esta parte de la historia. La historia de lo que sucedió en la isla de África Oriental ahora se está enseñando en algunas de las escuelas privadas locales a medida que comienza a ser más conocida.

En el cementerio hay 130 tumbas, de las cuales 128 son de refugiados.

Ahora estamos encendiendo una antorcha en una parte de la historia que ha permanecido en la oscuridad durante más de 70 años“, concluyó Calou.

Gran parte de la historia de los refugiados judíos en la isla de Mauricio está documentada en el libro The Mauritian Shekel de Geneviève Pitot. El escritor fue invitado de Air Seychelles y Beachcomber Hotels.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *