Enlace Judío México e Israel.- El presidente turco Erdogan amenaza con cerrar bases estadounidenses en su territorio por haber reconocido el genocidio armenio

DAVID ISRAEL

Después de la votación del viernes en el Senado de los Estados Unidos, que adoptó por unanimidad una resolución reconociendo el asesinato en masa de armenios en 1915 por parte de los turcos como “genocidio“, Erdogan estalló el domingo, amenazando con cerrar dos bases en Turquía donde están estacionados soldados estadounidenses, “si es necesario“.

Si es necesario, mantendremos conversaciones con todas nuestras delegaciones, y si es necesario, podremos cerrar Incirlik [base aérea en la provincia meridional de Adana] y Kurecik [estación de radar en la provincia oriental de Malatya]“, dijo Erdogan a la televisión turca.

La estación de radar Kurecik es una instalación militar ubicada en el sureste de Turquía que está siendo utilizada por la OTAN como un radar de alerta temprana contra los ataques de misiles balísticos desde Irán. Desde Rusia también, pero pocos esperan que Rusia dispare sus cohetes balísticos en el corto plazo. Se trata de Irán.

Pero el radar Kurecik puede sustituirse aumentando las instalaciones de monitoreo de Estados Unidos en Arabia Saudita y las antiguas repúblicas soviéticas. Incirlik, por otro lado, presenta un problema mucho mayor.

El Stratotanker de la fuerza aerea estadounidense Boeing KC-135R aterriza en la base Incirlik, Turquia. / Foto de la Fuerza Aerea de EE. UU. del sargento tecnico Vince Parker

La base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía, cerca de Siria, alberga el 39º ala de la base aérea de la Fuerza Aérea de los EE. UU. con sus armas nucleares tácticas que incluyen hasta 50 bombas nucleares B61. No está claro en todos estos días si un Erdogan furioso que ordena que el avión estadounidense se retire de su tierra también permitiría a los estadounidenses llevar consigo sus bombas nucleares. Ese conflicto puede estar en nuestro futuro cercano.

Al aprobar mi resolución de Genocidio Armenio, el Senado finalmente se puso de pie para confirmar la historia“, dijo el coautor del proyecto de ley, el senador Bob Menéndez (D-NJ).

A Erdogan no le hizo gracia. “Es muy importante para ambas partes que Estados Unidos no tome medidas irreparables en nuestras relaciones“, advirtió.

¿Es posible hablar de Estados Unidos sin mencionar a los indios?“, preguntó, refiriéndose a los indios con wigwams (tiendas indias), no a los indios con curry. “Es un momento vergonzoso en la historia de los Estados Unidos. Cosas similares ocurrieron en África. ¿Es posible dejar de lado las masacres francesas en Ruanda, Argelia?

Traficaron con esclavos en jaulas desde Senegal hasta América“, dijo el presidente turco herido a sus antiguos amigos occidentales. “¿Qué haremos para explicar esto a la comunidad internacional? Tenemos documentos en nuestro archivo. Revelaremos que la historia de Occidente es la historia del racismo y el colonialismo. Si bien todas estas masacres y genocidios son permanentes, no pueden decir nada a la nación que tiene una orgullosa historia como nosotros“.

Después de lo cual, Erdogan procedió a presentar sus propios planes genocidas con respecto a los kurdos, tanto dentro de Turquía, donde representan aproximadamente el 30% de la población y no se les permite hablar su idioma ni estudiar y mostrar su cultura nacional, y en el norte de Siria, donde el ejército turco invasor ha estado involucrado en una guerra contra los kurdos locales.

Erdogan insistió en que las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias) y el terrorista kurdo clandestino PKK en Turquía eran lo mismo, y así, de alguna manera, asesinando a los kurdos en Siria, su ejército está asegurando la patria contra el terrorismo de los kurdos turcos.

Fethullah Gulen / kb_ind a traves de Flickr

Y, por supuesto, no sería una entrevista con Erdogan si no tocara a su antiguo aliado y actual archienemigo, Fethullah Gülen, un predicador islámico turco que ha vivido en los Estados Unidos desde 1999. Su movimiento ha recibido el nombre de FETÖ (acrónimo turco que significa organización terrorista fethullahista).

Erdogan se quejó de que el número de miembros de FETO es muy alto, especialmente en los EE. UU., Alemania, Francia, Bélgica y Grecia, y el hecho de que se les da la oportunidad de establecerse en esos países. Planeaba hablar por teléfono el lunes con la canciller alemana Angela Merkel sobre la extradición de terroristas de FETO a Turquía. En el pasado, insistió en que Estados Unidos extradite al propio Gülen, que resulta ser un estadounidense naturalizado.

Nadie es tan miserable como el hombre fuerte.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío