avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- ¿Cómo comenzó su viaje esta inmigrante de Sudáfrica y qué obstáculos superó en el camino hasta llegar a esta unidad de inteligencia de élite de las Fuerzas de Defensa de Israel?

YONAH JEREMY BOB

Era diciembre de 2012. “Y”, de 18 años, hizo aliá desde Sudáfrica, y gran parte de su sueño consistía en hacer una contribución sustancial a las FDI.

Le tomaría más de cuatro años a la teniente “Y” (su nombre completo está clasificado) llegar a la Unidad de inteligencia de élite 8200 de las FDI (similar a la Agencia de Seguridad Nacional de los EE. UU.) y cinco años antes de ser aprobada para convertirse en oficial de inteligencia.

En el medio, tuvo que abandonar el ejército durante dos años, y tenía varios funcionarios de recursos humanos de las FDI en su marcación rápida a los que llamaba todos los días hasta que logró sus sueños de tener un papel de comando en la inteligencia de las FDI por pura persistencia y fuerza de voluntad.

Algunos me dijeron que no podía suceder, pero luego sucedió“, dijo a The Jerusalem Post el domingo con un tono obvio de vindicación, entusiasmo y un poco de asombro de haber superado tantos obstáculos para estar en la primera línea de batalla de inteligencia.

¿Cómo comenzó su viaje y qué obstáculos superó en el camino?

En 2012, cuando “Y” llegó a Israel, ingresó en un programa preparatorio del ejército para intentar encaminarse hacia alguna dirección.

Me interesaba una carrera en inteligencia. Pero como era una nueva inmigrante, podría ser muy difícil obtener la autorización de seguridad necesaria”, dijo.

“Y” es discreta cuando dice muy duro, ya que al principio era básicamente imposible.

Más bien, reorientó sus esfuerzos para encontrar una posición que tuviera cierta superposición con las operaciones de inteligencia, aunque no se tratara estrictamente de una unidad de inteligencia.

Finalmente, descubrió que su mejor opción era tratar de servir en la marina.

“Y” dice que sirviendo en la marina ya cumplió algunos de sus objetivos y que, en cualquier función, “estar en el ejército era un sueño hecho realidad“. Sin embargo, siempre regresaba a su objetivo original de servir en inteligencia y convertirse en oficial.

Lamentablemente, “Y” señala que la armada es mucho más pequeña que las fuerzas de infantería y hay muchos menos puestos para ocupar en el curso de los oficiales.

Ya sea porque todavía era nueva en Israel o porque sus puntajes en ciertas áreas no eran lo suficientemente altos para la pequeña cantidad de personal naval que puede convertirse en oficiales, no le fue bien en esa ronda.

Así que pasó dos años sirviendo en la marina en Rosh Hanikrá, cerca de la frontera libanesa, así como en la base naval en Ashdod. Al cabo de los dos años, dejó el ejército en contra de su voluntad, ya que no podía continuar sin estar en la pista de posible oficial.

“Y” dice que estaba desolada.

Me vi estando en el ejército por más tiempo y no sentí que mi sueño debía terminar después de dos años“, dice ella. “Inmediatamente intenté buscar otras formas de alistarme en el ejército. Tomaría cualquier forma de volver a entrar. Estaba feliz de comenzar a hacer muchos deberes de reserva, cualquier cosa para volver al sistema ”.

Más tarde, “Y” dice que encontró la manera de enviar su CV con un perfil directamente a la División de Recursos Humanos y les dijo: “Haría cualquier cosa. También dije lo que me gustaría hacer, pero trabajaría para cualquier unidad que invirtiera en mí. Me quedaría con ellos y haría todo lo posible para convencerlos de que me retengan y luego encontrar mi camino … Para mí, el ejército es el ejército y todo lo que haces tiene sentido”.

Dice que durante dos años llamó a la oficina de recursos humanos casi todos los días y durante dos años estuvo convencida de que no llegaría a ninguna parte.

Me imaginé que mi solicitud estaba sentada en el escritorio de alguien sin que nadie llegara. Pero no estaba dispuesta a rendirme“.

Durante esos dos años de “exilio del ejército”, “Y” trabajó para Birthright, convirtiéndose en gerente de proyectos a la temprana edad de 21 años.

A pesar de su éxito, se mudó a una academia de seguridad en Gush Etzion, sintiendo la necesidad de reunirse con la cultura de seguridad del ejército y evitando ser absorbida por la cultura de “inmigrantes extranjeros” de Birthright (incluso cuando valoraba traer personas a Israel.)

No fue sino hasta el verano de 2017 que finalmente recibió una llamada inesperada de la División de Recursos Humanos cuando hubo comandantes de inteligencia interesados ​​en ella.

Incluso en ese momento, tuvo que maniobrar un poco hasta que encontró no solo un comandante que la quería, había varios comandantes así, sino que también tuviera los fondos para incorporarla a su unidad en la pista de un oficial de carrera.

Tuvo que pasar otra ronda de autorizaciones de seguridad duras durante seis meses, pero finalmente ingresó en su potencial carrera profesional en inteligencia en diciembre de 2017.

Incluso entonces, no fue hasta julio de 2019 que ingresó al curso de oficiales, donde conoció a personas talentosas de todo tipo de antecedentes y perspectivas religiosas.

Pero finalmente, “me hice un nombre. No fue un viaje fácil. Tenía unos años de retraso, pero quería que sucediera … Dirigí un importante ejercicio militar. Me dijeron ‘estamos muy orgullosos de ti’. Mi corazón estaba lleno de alegría y todo valió la pena”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí