Inicio » Noticias » Mundo judío y Diáspora » Tras 38 años en prisión, liberan a James White, un judío que ayudó a 1,500 reclusos a obtener títulos universitarios

Tras 38 años en prisión, liberan a James White, un judío que ayudó a 1,500 reclusos a obtener títulos universitarios

BLYTHE, California (J., Jewish News Weekly of Northern California via JTA) – James A. “Sneaky” White Jr., un recluso judío condenado por asesinato y encarcelado por casi cuatro décadas, ahora es un hombre libre. Cuando salió de la prisión el 21 de enero para comenzar su vida de nuevo, sus muchos partidarios en la comunidad judía se regocijaron con él.

ALIX WALL

Entre ellos estaba el rabino Mendel Kessler, un rabino de Jabad que trabajó como capellán judío en la prisión estatal de Ironwood en el condado de Riverside, donde White pasó casi dos décadas de su sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional.

Muchos intentaron a lo largo de los años con mejores conexiones” liberar a White, dijo Kessler. “Fue justo lo que el Todopoderoso quería, en este momento, de esta manera“.

White, que creció en un hogar judío mayormente kosher, ordenó comidas kosher en la cárcel y vistió una kipá mientras estaba en Ironwood, ganó simpatizantes durante su largo encarcelamiento haciendo trabajo caritativo, iniciando un programa de educación universitaria para reclusos e iniciando una organización de veteranos. También puso esfuerzo en su propia superación personal.

El rabino Jabad Yonason Denebeim, que fue capellán en Ironwood antes que Kessler, dijo en una entrevista de 2018 que White tenía “verdadera preocupación por otros reclusos y su deseo de ayudar a aquellos que estaban dispuestos a esforzarse por mejorar la calidad de sus vidas fue mucho más allá del sistema penitenciario“.

Estoy realmente agradecido con el creador y todos sus agentes que se han mantenido firmes y verdaderos en alcanzar este día feliz, Baruch HaShem“, dijo Denebeim.

White dio crédito adicional por su liberación a J., que publicó un artículo sobre él el 22 de marzo de 2018.

Nada de esto hubiera sido posible sin J.“, dijo White, con la voz quebrada, durante su primera comida fuera de prisión en 38 años: una tortilla vegetariana con un panecillo inglés y té en el Black Bear Diner en Vacaville, a una milla del Centro Médico de California donde había estado encarcelado durante los últimos dos años debido a su edad (se acerca a los 80). “El artículo que hizo J. sobre mí es lo que finalmente obligó al gobernador a tratar mi caso“.

Unos meses después de la publicación de J., un investigador del entonces gobernador Jerry Brown visitó a White, y después de una larga entrevista le dijo que recomendaría la libertad condicional. Ese agosto, varios defensores, ex reclusos a quienes había ayudado, compañeros veteranos de Vietnam y Kessler, hablaron en su nombre ante la junta de libertad condicional en Sacramento. White fue aprobado para libertad condicional ese mismo día. Su caso fue remitido a la Corte Suprema del estado, y en diciembre de 2018 su sentencia fue conmutada por Brown. (Su liberación se retrasó otro año después de que un fiscal de distrito del condado de Los Ángeles, donde se cometió el delito, argumentó en su contra, pero no prevaleció).

White fue un piloto de helicóptero altamente condecorado en la Guerra de Vietnam, que es donde se ganó el sobrenombre de Sneaky, por escabullirse por un campo lleno de minas terrestres. Sufría un trastorno de estrés postraumático cuando en 1980 disparó y mató al violento ex marido de su esposa, Nancy. White dijo que el hombre los había amenazado a ambos y abusó de su propia hijastra. En 1981, White recibió su cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Resignado a esa realidad, comenzó programas de alcance comunitario, incluido un grupo de veteranos de Vietnam mientras estaba en San Quintín, una de las varias cárceles donde pasó tiempo. En Ironwood, después de leer un estudio sobre las tasas de reincidencia para aquellos que salen de prisión con un título universitario, convenció a un director para que lo ayudara a comenzar el programa universitario. En ese momento solo había otro programa similar en el estado, en San Quintín; ahora casi todas las cárceles de California han adoptado el formato.

White también creó una cultura de caridad en la cárcel, convenciendo a otros reclusos y guardias de donar a organizaciones locales. A lo largo de los años, ayudó a recaudar varios cientos de miles de dólares para todo, desde perros de observación para veteranos hasta un equipo local de softball para niñas, a través de eventos para recaudar fondos en la prisión, como caminatas y ventas de pizza.

He estado en este caso desde 1982, trabajando con grupos legales sin fines de lucro y estudiantes de derecho durante los años 80 y 90, en el nuevo siglo, trabajando junto a veteranos que sirvieron con él, todos tratando de liberar a Jim“, agregó Shad Meshad, fundador y director de la Organización Nacional de Veteranos con sede en Los Ángeles. White “ha sido durante mucho tiempo un héroe mío por lo que logró para los demás. Esto es simplemente abrumador para mí“.

En el desayuno con un grupo de amigos que incluía a tres ex reclusos que White había conocido dentro de la prisión (algunos de los cuales no había visto en 15 a 20 años) y este reportero, comentó sobre cuán pesados ​​eran los cubiertos en prisión – habló por teléfono celular y posó para selfies por primera vez. Usando la frase “cuando salga“, inmediatamente se rió y corrigió.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

2 Comments

  1. Iliana cuesta dice:

    Me encanto este escrito… no todas las personas q van a prision son ni malas personas ni por matar los convierten en asesinos…
    Este es un vivo testimonio de eso… un error no nos hace malas personas… a veces sacan todo
    Lo bueno que llevan dentro…

  2. Marcelo dice:

    Que tremenda historia de vida al interior de la cárcel de JAMES WHITE; espíritu de superación, sin duda el Dios de sus Padres (Abraham, Isaac y Jacob) estuvo con él. Fue un instrumento para ayudar a otros en la formación académica y humanitaria, hacer mejores personas, no importando en el lugar que estaba, privado de libertad. Sin duda lo que lo llevó a la cárcel fue un desgraciado acontecimiento o accidente, fue para cuidar a su esposa y salvar su vida…Esta historia está para que hagan una película, ojalá algún cineasta lo considere…Shalom desde Pto. Montt, sur de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *