Inicio » Destacado » El discurso completo de Netanyahu sobre el plan de paz de Trump

El discurso completo de Netanyahu sobre el plan de paz de Trump

Enlace Judío México e Israel – Te presentamos en español el discurso completo que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, pronunció durante la presentación este martes en la Casa Blanca del plan de paz de Donald Trump para el conflicto palestino-israelí.

En el Medio Oriente bebemos agua antes de un largo viaje. Este es un viaje extraordinario.

Presidente Trump, Me siento honrado de estar aquí hoy, junto con mi esposa Sara, el ministro Yariv Levin, el embajador Ron Dermer, y, Ron, gracias por todo lo que has estado haciendo (aplausos); Meir Ben Shabbat, asesor de seguridad nacional [de Israel], gracias también Meir (aplausos); y a toda nuestra delegación.

Nos honra estar aquí con usted, señor presidente. Con el secretario de Estado, Mike Pompeo (aplausos), te aplaudimos, Mike. Con el secretario del Tesoro Steve Mnuchin. Con el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien. Con la embajadora estadounidense ante la ONU, Kelly Craft (aplausos). Jared Kushner e Ivanka: es bueno verlos a los dos. (aplausos). Es bueno ver al embajador incansablemente optimista y enérgico David Friedman (aplausos). Jason Greenblatt, Avi Berkowitz, Brian Hook y el resto de su excepcional plan de paz, señor presidente.

Es bueno estar aquí con otras distinguidas damas y caballeros de su administración, con senadores y miembros del Congreso, que son los mejores amigos de Israel en el Capitolio. Gracias (aplausos). Gracias.

Con los embajadores de los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Omán, qué placer verlos aquí (aplausos) y ¡qué señal anuncian! Iba a decir “del futuro”. Qué señal del presente (aplausos).

Para todos ustedes y para los muchos distinguidos, así como otros invitados distinguidos que están aquí hoy. Este es un día histórico. Y recuerda otro día histórico. Recordamos el 14 de mayo de 1948, porque ese día el presidente [Harry S.] Truman se convirtió en el primer líder mundial en reconocer el Estado de Israel después de que nuestro primer primer ministro, David Ben-Gurion, declarara nuestra independencia. Ese día trazó un futuro brillante.

Señor presidente, creo que a lo largo de las décadas, y tal vez a lo largo de los siglos, también recordaremos el 28 de enero de 2020, porque en este día, se convirtió en el primer líder mundial en reconocer la soberanía de Israel sobre las áreas de Judea y Samaria que son vitales para nuestra seguridad y centrales a nuestro patrimonio (aplausos).

Y en este día usted también ha trazado un futuro brillante, un futuro brillante para israelíes, palestinos y la región, al presentar un camino realista hacia una paz duradera (aplausos).

Desde el momento de su nacimiento, Israel ha anhelado la paz con nuestros vecinos palestinos y la paz con el mundo árabe en general. Durante décadas, esa paz ha resultado difícil de alcanzar, a pesar de tantos planes bien intencionados. Uno tras otro, fallaron. ¿Por qué fallaron? Fracasaron porque no lograron el equilibrio correcto entre la seguridad vital de Israel y los intereses nacionales, y las aspiraciones de autodeterminación de los palestinos.

Demasiados planes intentaron presionar a Israel para que se retirara de un territorio vital como el valle del Jordán. Pero usted, señor presidente, reconoció que Israel debe tener soberanía en el valle del Jordán (aplausos), y en otras áreas estratégicas de Judea y Samaria.

En lugar de falsas promesas a la seguridad de Israel y simplemente cerrar los ojos, esperar lo mejor, reconoció que Israel debe tener soberanía en lugares que le permitan a Israel defenderse por sí mismo (aplausos).

Durante demasiado tiempo, demasiado tiempo, el corazón de la Tierra de Israel, donde rezaron nuestros patriarcas, predicaron nuestros profetas y gobernaron nuestros reyes, ha sido escandalosamente calificado como territorio ilegalmente ocupado. Bueno, hoy, señor presidente, está rompiendo esta gran mentira (aplausos).

Está reconociendo la soberanía de Israel sobre todas las comunidades judías en Judea y Samaria, grandes y pequeñas por igual (aplausos).

Estos, como los distinguidos pastores que están aquí saben muy bien, estos son lugares inscritos en las páginas de la Biblia. Estos son lugares tallados en los cimientos de nuestra civilización común: la tumba sagrada en Hebrón, donde están enterrados los padres y las madres del pueblo judío; Bet El, donde Jacobo soñaba con una escalera que ascendía a los cielos; Silo, donde estaba el Arca de la Alianza que contuvo los Diez Mandamientos por siglos. Eso es lo que sucedió en Silo.

Gracias a usted, señor presidente, estas áreas y tantas otras que, durante milenios, han estado grabadas en el alma del pueblo judío y han disparado la imaginación de millones de personas en todo el mundo y a lo largo de todo el mundo: estas áreas ahora ser reconocidas por EE.UU. como una parte permanente del Estado judío (aplausos).

Señor presidente, debido a este reconocimiento histórico, y porque creo que su plan de paz logra el equilibrio correcto donde otros planes han fallado, he acordado negociar la paz con los palestinos sobre la base de su plan de paz (aplausos).

Es un gran plan para Israel. Es un gran plan para la paz. Francamente, señor presidente, dado todo lo que ya ha hecho por Israel, no me sorprende. Ha sido el mejor amigo que Israel ha tenido en la Casa Blanca (aplausos). Francamente, aunque hemos tenido algunos amigos excelentes y sobresalientes en estos pasillos, ni siquiera están cerca (aplausos).

Sus decisiones históricas de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. De reconocer la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán. De reafirmar los reclamos legales de Israel en Judea y Samaria. De hacerle frente a Irán. De retirarse de ese peligroso acuerdo con Irán. De confrontar, confrontar no es la palabra, eliminar a Qasem Soleimani (aplausos). De apoyar y alentar una cooperación increíble entre Israel y EE.UU. en los campos militar y estratégico y de inteligencia. Todo esto demuestra la amistad y la profundidad de su liderazgo y compromiso con Israel.

Desde nuestra primera reunión aquí en la Casa Blanca hace tres años, usted dejó en claro su compromiso de ayudar a Israel a lograr la paz con los palestinos y la paz con el resto del mundo árabe.

Señor presidente, comparto ese compromiso y espero trabajar con usted para lograr una paz que proteja la seguridad de Israel, brinde dignidad a los palestinos y su propia vida nacional, y mejore las relaciones de Israel con el mundo árabe.

Su plan de paz promueve todos estos objetivos. Primero, aborda la causa raíz del conflicto al insistir en que los palestinos finalmente tendrán que reconocer a Israel como el Estado judío (aplausos).

En segundo lugar, estipula que Israel mantendrá el control de seguridad en toda el área al oeste del río Jordán, lo que le dará a Israel una frontera oriental permanente, una frontera oriental permanente para defendernos a través de nuestra frontera más larga. Esto es algo que anhelamos tener (aplausos). Ahora tenemos una frontera así de reconocida.

Tercero, su plan exige que Hamás sea desarmado y que Gaza sea desmilitarizada. (aplausos).

Cuarto, deja en claro que el problema de los refugiados palestinos debe resolverse fuera del Estado de Israel (aplausos).

Quinto, exige que nuestra antigua capital, Jerusalén, permanezca unida bajo la soberanía de Israel (aplausos). Por supuesto, asegura que los sitios religiosos permanezcan accesibles a todas las religiones. Y mantiene el statu quo en el Monte del Templo.

Sexto, su plan no desarraiga a nadie de sus hogares, israelíes y palestinos por igual. En cambio, propone soluciones innovadoras mediante las cuales los israelíes se conectarán a Israel y los palestinos también se conectarán entre sí. Esto es, ayuda si tienes a estas personas de bienes raíces, ¿sabe? (risas) Ellos, ellos pueden pensar en cosas en las que los seres humanos normales no piensan (risas). Y lo han hecho.

Señor presidente, Israel quiere que los palestinos tengan una vida mejor. Queremos que tengan un futuro de dignidad nacional, prosperidad y esperanza. Su plan de paz ofrece a los palestinos un futuro así. Su plan de paz ofrece a los palestinos un camino hacia un futuro Estado.

Sé que les puede llevar mucho tiempo llegar al final de ese camino. Incluso puede llevarles mucho tiempo llegar al comienzo de ese camino. Pero si los palestinos están genuinamente preparados para tomar ese camino, si están genuinamente preparados para hacer las paces con el Estado judío, y si aceptan cumplir con todas las condiciones que usted ha presentado en su plan, Israel estará allí. Israel estará preparado para negociar la paz de inmediato (aplausos).

Independientemente de la decisión palestina, Israel preservará el camino de la paz en los próximos años. Durante al menos cuatro años, Israel mantendrá el statu quo en áreas que su plan no designa como parte de Israel en el futuro. Al mismo tiempo, Israel aplicará sus leyes en el valle del Jordán, en todas las comunidades judías en Judea y Samaria, y en otras áreas que su plan designe como parte de Israel y que EE.UU. haya acordado reconocer como parte de Israel (aplausos). Y me gusta eso.

Esta decisión protegerá la seguridad de Israel, garantizará el interés nacional de Israel y dejará abierta la posibilidad de un acuerdo político con los palestinos en los próximos años.

Señor presidente, espero que los palestinos adopten su visión de la paz, adopten el plan que tanto usted como su equipo y nosotros hemos trabajado tan duro para lograr. Espero que aprovechen la oportunidad que ofrece su amplio plan económico. Lo he leído. Se necesita un enorme talento para rechazar una inversión de 50 mil millones de dólares. Sé lo que eso le hace a una economía. Sé lo que le hará a la vida palestina. Sé lo que le hará a los jóvenes de la región. Espero que los palestinos acepten esto y construyan, con Israel, un futuro de prosperidad y paz.

También espero que nuestros otros vecinos árabes adopten su visión y forjen un camino de reconciliación con Israel que pueda crearnos un futuro brillante para todos nosotros.

Señor presidente, quiero felicitar a su fantástico equipo, no hay otra palabra, su fantástico equipo de paz por todo su trabajo.

Jason Greenblatt (aplausos). Gracias, Jason, por el excelente trabajo que hiciste como enviado de paz de EE.UU. durante casi tres años.

Avi Berkowitz, gracias por salir (aplausos), gracias, Avi, por salir de tu importante papel tras bambalinas y hábilmente trabajando en los últimos meses para lograr terminar este plan.

Embajador David Friedman. Gracias David (aplausos). Gracias por su contribución esencial a este esfuerzo y por el excelente trabajo que hacen todos los días para fortalecer la gran alianza entre Israel y EE.UU. (aplausos).

Y, Jared Kushner, sin tu sabiduría, tu persistencia, tu resolución, este día nunca habría llegado (aplausos). Sé cuánto significa el futuro judío para ti y tu familia. Bueno, Jared, hoy has ayudado a asegurar ese futuro. El Estado judío te debe y le debe al presidente Trump una eterna deuda de gratitud (aplausos).

Señor presidente, en ese día histórico del 14 de mayo de 1948, tanto David Ben-Gurion como el presidente Truman tuvieron que tomar una decisión fatídica. Muchos argumentaron que Ben-Gurion no debería declarar la independencia de Israel. Muchos argumentaron que el presidente Truman no debía reconocer al Estado judío. Pero ambos líderes entendieron la magnitud de la hora. Aprovecharon el momento y cambiaron la historia.

Como usted, señor presidente, entiendo la magnitud de este momento. Con usted, señor presidente, estoy preparado para aprovechar el momento y cambiar la historia. Sé que habrá oposición. Siempre hay oposición. Sé que habrá muchos obstáculos en el camino, muchas críticas. Pero tenemos un viejo dicho judío: si no es ahora ¿cuándo? Y si no somos nosotros, ¿quién? Im lo ajshav, ¿matai? Im lo anajnu, ¿az mi?

Señor presidente, su acuerdo del siglo es la oportunidad del siglo. Y tenga la seguridad de que Israel no perderá esta oportunidad.

Señor presidente: Israel tiene la bendición de tener su amistad y su poderoso liderazgo. E Israel tiene la bendición de tener la amistad de la mayor potencia en la Tierra, los Estados Unidos de América.

Que Dios bendiga a América (aplausos), que Dios bendiga a Israel (aplausos), y que Dios nos bendiga a todos con seguridad, prosperidad y paz. Gracias (aplausos).

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *