avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El 1° de febrero se llevó a cabo la reunión mensual de APEIM (Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de México), que esta vez contó con la presencia de Samuel Nissan, quien fuera presidente de la Comunidad Sefaradí.

A lo largo de la charla que ofreció, Nissan habló de su paso por el Colegio Sefaradí y, luego, por la UNAM, donde estudió Ingeniería Civil. “Fue la primera vez que me encontré con compañeros no judíos”, narró.

Por consejo de su hermano mayor, Samuel, Nissan se acercó a aquellos de sus compañeros que mejores calificaciones tenían. Con uno de ellos vivió una historia que lo marcaría. “La primera vez que fui a su casa me encontré en una casa llena de esvásticas, fotos de Hitler y del ejército nazi. Yo no supe que decir, quedé
impactado,” contó.

Su amigo le contó que había estudiado en el Colegio Alemán y que su padre era de dicho origen. Así fue que Nissan le dijo “yo soy judío”. “Al ver mi malestar ante la situación quitó todas las fotos y seguimos siendo amigos.”

Nissan habló de los problemas que se le presentaron durante su gestión al frente de la Comunidad Sefaradí: falta de dinero, falta de continuidad e innovación, entre otros. Contó la historia de un hombre que se presentaba muy seguido ante el Comité de Bikur Jolim (ayuda a los enfermos) solicitando ayuda.

Después de un tiempo dejó asistir, por lo que le avisaron al comité que se encontraba enfermo. Lo visitaron, al encontrarlo enfermo lo trasladaron a la OSE (Hospital de asistencia de la comunidad judía). Le ayudaron a arreglar su casa, donde encontraron un pagaré canadiense de suma importante que fue repatriada a México.

Este señor, contó Nissan, se había casado. La esposa le comunicó que estaba embarazada, a lo que respondió que eso no era posible, pues él era estéril. La esposa se fue a Israel. Al llegar a la edad adulta el hijo vino a buscar a su padre que no le interesó verlo. El hecho es que el hijo quiso recuperar el dinero que sabía existía.

Después de platicar con él se le entregó el dinero dejando una parte para la comunidad que desde hace muchos años se ha utilizado para ayudar a aquellos jóvenes que quieren estudiar una carrera universitaria y no tienen los medios. Otra para el comité de Bikur Jolim, para que siguieran cuidando a su padre, Afirmó Nissan.

La Comunidad Sefaradí hace muchos años hacía conversiones para que los jóvenes se casaran con
personas no judías. Esa no era la forma de pensar y actuar de las comunidades Ashkenazí, Monte Sinaí y Maguén David. Para hermanarnos y estar al mismo nivel decidimos ya no hacer conversiones. Las que se presentan tienen que hacerse por medio de los canales reglamentarios, que son en Nueva York, Estados Unidos e Israel. Concluyó Nissan para luego proceder a la sesión de preguntas y respuestas.

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí