Inicio » Noticias » Ciencia y Tecnología » Choque entre ciencia y Torá: cómo terminaron en el CERN estudiantes de yeshivá

Choque entre ciencia y Torá: cómo terminaron en el CERN estudiantes de yeshivá

Enlace Judío México e Israel.- Este fue el primer año en que Migdal HaTorah viajó a Suiza, pero la yeshivá ha operado en base a los principios de lógica, ciencia y Torá trabajando como uno solo desde su apertura en 2013.

JOFFRE TZVI

Una yeshivá ortodoxa moderna que equilibra la enseñanza de Guemará junto con la lógica socrática es inusual, por decir lo menos. Una yeshivá que incorpora física y visita al CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear, es inaudita. Pero Migdal HaTorah, un yeshivá de año sabático ubicada en Modi’in-Maccabim-Re’ut, hace ambas cosas.

Este año fue el primero en que Migdal HaTorah hizo el viaje a Suiza, pero la yeshivá ha operado en base a los principios de lógica, ciencia y Torá trabajando como uno solo desde su apertura en 2013.

Los estudiantes de la yeshivá adoptan un enfoque analítico para aprender el Talmud, filosofía y la ley judía. La yeshivá ofrece clases sobre temas como Ciencia y Torá, filosofía judía y puntos de vista contemporáneos de la ley judía.

El rabino Dr. Dvir Ginsberg, rosh yeshivá (director) de Migdal HaTorah, enfatizó que a muchos estudiantes de secundaria se les enseña que el judaísmo y la ciencia entran en conflicto, ya que algunos ven la ciencia como un “desafío” a los relatos literales de la Torá o sienten que es una pérdida de tiempo o dominio de ateos y no creyentes.

“Desde el alcance masivo del mundo de la cosmología hasta las partículas y fuerzas fundamentales que comprenden el Modelo Estándar de Física, cada área de estudio es un mayor reflejo de la sabiduría infinita de Dios. El estudio del universo, y todo lo que contiene, lleva a una mayor apreciación tanto de la sabiduría del Creador como del lugar único de la humanidad como observador del universo”, dijo Ginsberg. “La ciencia nunca podría ser una amenaza para el judaísmo. La oportunidad de investigar y comprender el mundo físico solo puede ser un complemento al aprendizaje de la Torá, en lugar de algo destinado a socavarla”.

El viaje a Suiza comenzó en Berna con una visita a la casa de Albert Einstein y un museo sobre él en la ciudad donde experimentó su annus mirabilis (año milagroso) y publicó cinco artículos, incluso sobre Relatividad Especial. La yeshivá visitó la sinagoga de Berna, fundada en 1915 y que sigue siendo el corazón de la comunidad judía en la capital de facto de Suiza. Mark y Galina Moerdler patrocinaron el viaje a Suiza, ya que creen en el valor educativo de la experiencia y quieren asegurarse de que se convierta en realidad. David Walles, de Kosher Travelers, organizó la logística del viaje y organizó la comida y el viaje para los más de 40 participantes.

El CERN está ubicado en Ginebra. Israel es uno de los más de 20 estados miembros del proyecto de investigación nuclear. El Dr. Klaus Bätzner, que ha trabajado en el CERN durante 30 años, dio a los estudiantes una descripción general del proyecto, antes de mostrarles varios equipos que componen el acelerador de partículas y el Gran Colisionador de Hadrones (LHC). El profesor y otras guías explicaron el propósito de cada pieza en detalle y detallaron el proceso que conforma cada experimento de 14 horas realizado en las instalaciones. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos. Un grupo visitó el centro de control para el LHC donde se monitorean y analizan las pruebas y los resultados. El segundo grupo visitó el centro de control para un dispositivo desarrollado por el CERN para estudiar las partículas cósmicas ubicadas en la EEI.

Ginsberg señaló las preguntas, el interés y el deseo de aprender expresados ​​por los estudiantes durante la visita al CERN, y agregó que muchos de los estudiantes desearían haber podido continuar y aprender más.

El Dr. Bätzner discutió una nueva hipótesis con los estudiantes que postula que la búsqueda del CERN de materia oscura y energía oscura, que constituyen el 95% de nuestro universo, aparecerá vacía y que la materia y energía que actualmente llamamos materia oscura y energía oscura es en realidad solo materia y antimateria que se fabrica y destruye tan rápido que no podemos observarlo. Esta hipótesis resolvería el problema de identificar la materia oscura y la energía oscura y explicaría por qué una sonda de la NASA que abandonó el sistema solar en los últimos años se desvió de su trayectoria esperada de vuelo. Las próximas pruebas en el CERN que medirán la gravedad pueden brindar suficiente apoyo a esta hipótesis para que se considere una teoría.

“Visitar el CERN fue una experiencia increíble ya que observamos cómo los científicos recrean las condiciones justo después de la creación de nuestro universo mediante el uso de un acelerador de partículas”, dijo el estudiante de primer año Shaun Slamowitz. “Ver cómo convierten la energía en partículas nunca antes vistas para descubrir los fundamentos de nuestro universo fue impresionante y me dejó con un mayor aprecio por la increíble creación de Dios”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *