Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Diálogo, educación y recuperar a los jóvenes, propone la primera mujer candidata a dirigir la AMIA

Diálogo, educación y recuperar a los jóvenes, propone la primera mujer candidata a dirigir la AMIA

Enlace Judío México e Israel – Batia Nemirovsky conversó con este medio para exponer su plataforma como candidata a presidir la Asociación Mutual Israelita Argentina. 

 

Batia Nemirovsky, a sus 70 años de edad, no solo es la primera mujer candidata a presidir la AMIA, sino que posee una estrategia innovadora, moderna y hasta juvenil.

“Cuando tratamos de resolver los problemas reiterando y reiterando el mismo tipo de solución que no ha dado resultados, tenemos la primera falla. Yo diría que muchas instituciones de la comunidad no han avanzado al ritmo de los tiempos que estamos transitando”, dice la candidata.

Casada, con dos hijos y dos nietos, la candidata de Somos AMIA es profesora de Hebreo y Judaísmo, graduada del Instituto Superior de Estudios Religiosos Judaicos y de la Escuela Superior de Ciencias Judaicas y de Educación. Es también una de tres candidatos para las selecciones internas del próximo 5 de abril, en las que enfrentará al Bloque Unido Religioso (BUR) y Una AMIA.

Cabe recordar que AMIA es un centro de la comunidad judía localizado en la Ciudad de Buenos Aires cuyos objetivos principales son promover el bienestar y el desarrollo de la comunidad judía argentina, y mantener vivas las tradiciones y los valores de dicha comunidad.

Entrevistada desde México, Nemirovsky opina que “tenemos que dirigir las acciones a integrantes de la comunidad que habitan el siglo XXI.

“Tenemos que dirigirnos especialmente a los jóvenes que en el siglo XXI tienen otras demandas, tienen otra celeridad, para encontrar respuestas. Creo que estamos mirando poco esa necesidad de dar respuestas rápidas a esa comunidad, a las generaciones más jóvenes”.

En opinión de esta candidata, las cúpulas comunitarias satisfacen de forma sesgada a los miembros de estas organizaciones, “pero no están mirando más allá del entorno cercano de los que están cerquita y hay que ampliar el panorama porque hay muchos jóvenes adultos que su único contacto con los judíos es a través de la escuela a la que mandan a sus hijos.”

“Estos jóvenes —añade— están bastante más alejados del quehacer comunitario siendo que son muy muy exitosos y talentosos en cada una de las cosas que hacen en la vida profesionalmente y la comunidad no los está pudiendo convocar, no los está pudiendo aprovechar”.

Nemirovsky se propone, ante este realidad, trabajar con el concepto de “educación permanente”. “Convocaría a jóvenes adultos a trabajar junto con ellos en temas ligados con la familia, la educación familiar para observar cómo miramos la vida, la vida familiar especialmente del judaísmo sin necesidad de adherirse a una corriente ideológica en particular dentro del judaísmo, porque aún desde el laicismo podemos mirar la vida cotidiana dese la lente del judaísmo.”

Explica también que “Somos AMIA está conformada por dirigentes del campo sionista. Es un atractivo mix que se integra en diálogos productivos en la búsqueda de consensos a un abanico interesante de dirigentes y adherentes del Movimiento Conservador Masortí, a miembros del Likud, de Unidad Comunitaria y de Sionistas Apartidarios junto a socios de la AMIA que, en muchos casos, no pertenecen a partidos políticos dentro de la Comunidad, pero se sienten representados por la agrupación que propone una AMIA amplia, inclusiva en el sentido cabal de la palabra, en constante evolución y con la aspiración, los proyectos y las propuestas necesarias para modificar el paradigma Comunitario.”

Batia Nemirovsky habló extensamente sobre la exclusión de algunos grupos de la AMIA. “Yo diría que en la AMIA no todos tienen voz, porque encuentran muy pocos espacios. En la AMIA son pocos espacios de participación; hay gente, judíos que no son considerados como tales porque han ingresado al judaísmo por propia elección, con conversiones realizadas por el movimiento Conservador, que acá en la Argentina fue fundado por el rabino Marshall Meyer, que en realidad es el que trajo el movimiento conservador a América Latina toda, y esas son familias que encuentran pocos espacios de participación en la comunidad amplia, siguen y cuentan a la comunidad judía a la que pertenecen, pero no a la comunidad amplia.”

Dijo que eso es algo que hay que corregir pues, “a mi criterio, que es compartido con los miembros de Somos AMIA, todo aquel que le preguntan ¿quién sos? ¿De dónde venís? ¿Con qué te identificás? puede contestar como el profeta Jonás: ‘Soy hebreo, soy judío’ y, por lo tanto, la autodefinición, si no ha nacido judío lo que correspondería es acompañarlo (…) para que logre llegar al guiur, que es la conversión y no necesariamente de hacer una conversión ortodoxa, lo más importante es que sea una conversión que toma en cuenta la Halajá, por que la Halajá es una sola y no hay una Halajá ortodoxa y una Halajá conservadora, es la mirada que ponemos en las conversiones lo que se modifica.”

Respecto a cómo debería de actuar el liderazgo comunitario judío ante el regreso del kirchnerismo al gobierno de Argentina, la candidata opina que “la dirigencia comunitaria tiene que mantener, por su naturaleza, vínculos con el gobierno actual, con el gobierno anterior; con algunos será más sencillo, con otros no. En este caso hay temas que son muy delicados, es una situación sobre la mesa de forma constante, que es un atentado a la AMIA, la impunidad, la falta de justicia, la falta de verdad, la firma de un memorandum con Irán que es nada menos que absolutamente negacionista y anti judío.”

Nemirovsky opina que la AMIA debería mantener relaciones amables con el nuevo gobierno pero “sin dejar de exigir aquello que nosotros consideramos debe ser corregido, Que es llegar a fondo con los temas del atentado, con castigo a los culpables y también asegurarnos de que no hay más ninguna intensión de echar por tierra todo lo que tiene que ver con la responsabilidad de Irán en el atentado.”

La candidata elogió la visita que realizó el mes pasado el presidente Alberto Fernández a Israel, para conmemorar el aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau “porque de alguna manera el haber estado ahí implica que el compromiso de continuar con lo que se ha iniciado en Argentina, que es el único país latinoamericano integrante de la International Holocaust Remembrance Alliance y, en este sentido, me parece que si el viaje fue suficientemente inspirador y relevante para nuestro presidente, espero que pueda continuar desplegando una política de estado que condene sistemáticamente todo tipo de acción antisemita (…).”

Haz clic en el video adjunto para escuchar la entrevista completa.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *