Inicio » Opinión » Análisis » ¿Quién protegerá a los niños de Tierra Santa de los adultos palestinos que les lavan el cerebro para odiar?

¿Quién protegerá a los niños de Tierra Santa de los adultos palestinos que les lavan el cerebro para odiar?

Enlace Judío México e Israel.- Según un nuevo informe de una coalición de ONGs, cada año se entrenan unos 10.000 niños en los campos terroristas de Hamás, y al menos 160 han muerto cavando túneles terroristas hacia Israel. Esas estadísticas por sí solas deberían activar las alarmas sobre el abuso infantil generacional de niños palestinos.

ABRAHAM COOPER y HAROLD BRACKMAN

Pero no es así como la congresista Betty McCollum (D-MN) lo ve. Su Cámara de los Estados Unidos “Promoviendo los derechos humanos de los niños palestinos que viven bajo la Ley de ocupación militar israelí”, busca proteger a los niños palestinos de los israelíes, no de los adultos palestinos, entre ellos terroristas.

Salvo un milagro imprevisto, otra generación de niños tendrá lavado el cerebro en la escuela por el currículum de guerra y serán entrenados para pasar sus veranos aprendiendo a disparar con munición real o llenar globos atrapados con explosivos dirigidos a jardines de infantes judíos, campos y reservas naturales:

UN Watch identificó a 40 maestros palestinos que usan Facebook para alentar a sus estudiantes a modelarse en la próxima generación de terroristas palestinos. Aquí hay solo tres ejemplos:

    • Ghanem Naim, cuyos estudiantes lo veneran como “Estimado profesor”, publicó fotos de Hitler identificado como “nuestro amado” y “Hitler el grande”.
    • El maestro Khader Awad adoctrina a sus alumnos con una imagen de un judío con tres pistolas y un cuchillo clavado en su cabeza sobre el título hebreo: “Sangre = Sangre. #Mátalos”.
    • Una publicación del maestro de “UNRWA”, Mohammad Alsayyed, elogió el “secuestro asombroso” de tres adolescentes israelíes asesinados en una operación terrorista de Hamás que precipitó la guerra de Gaza de 2014.

Durante años, dichos maestros fueron financiados en gran medida por cientos de millones de dólares estadounidenses y generosidad internacional entregados a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) para cuidar a los “refugiados palestinos”, entre ellos cientos de miles de niños palestinos matriculados en escuelas donde supuestamente reciben “una educación secular moderna”.

En lugar de llevar a los refugiados a una vida normal, UNRWA otorga el estatus de refugio a una generación tras otra de palestinos que predican el “derecho al retorno” sin salida al Israel democrático, hoy hogar de más de 9 millones de ciudadanos, el 20% de los cuales son árabes.

El presidente Trump trató de romper el ciclo de abusos cortando los fondos del UNRWA. No hay problema. Alemania, Japón y algunas otras democracias aumentaron sus contribuciones financieras sin ninguna demanda de transparencia o responsabilidad.

¿Qué hay de las ONG palestinas?

Aquí están los hechos:

Brad Parker, profesor adjunto de la Facultad de Derecho de CUNY, sirve como “hombre clave” para la Defensa de los Niños Internacional-Palestina (DCI-Palestina). Parker distorsiona incansablemente el derecho internacional y usa candas antisemitas para difamar a Israel por maltratar a niños palestinos que, de hecho, están siendo lavados del cerebro y entrenados como “niños soldados” a menudo con la complicidad o aquiescencia de sus propios padres.

Durante los últimos dos años, los niños palestinos fueron enviados a menudo para tratar de invadir la frontera sur internacional de Israel, mientras Hamás esperaba que los soldados israelíes los derribaran y fueran condenados en la Corte Penal Internacional y el tribunal de opinión pública por “crímenes contra la humanidad”.

Mientras tanto, la congresista McCollum ha estado extrañamente silenciosa sobre tales crímenes, como los de Morad Abdullah Adais, de 16 años, que irrumpió en la casa de Dafna Meir, madre de seis niños de 4 a 17 años, en la ciudad de Otniel, armada con un cuchillo de 8 pulgadas. Más tarde se jactó: Le clavé el cuchillo tan profundamente que la mayor parte estaba dentro de su cuerpo. Ella comenzó a gritar, los niños me vieron y también comenzaron a gritar, luego la apuñalé en la parte superior del cuerpo otras tres o cuatro veces.

La congresista también hace la vista gorda ante el maltrato de los niños sudaneses explotados en la guerra civil de ese país, o los niños afganos convertidos en esclavos sexuales por los señores de la guerra talibanes, o la descendencia abusada de las mujeres yazidíes violadas por el califato de ISIS en Irak y Siria. Todos estos ultrajes involucran abuso infantil musulmán contra musulmán.

Hamás ni siquiera intenta ocultar su estrategia criminal de explotar a los niños con fines militares. Hay un video televisado disponible para que cualquiera pueda ver a niños palestinos de 3 a 5 años vestidos como terroristas suicidas, y entre las edades de 10 y 13 años que prometen un deseo de muerte, mientras que los de 14 años se preparan para ataques suicidas, a veces deseando adiós a sus radiantes padres. En lugar de prepararse para la confirmación religiosa, las niñas palestinas ahora se están llenando de globos letales de gasolina para que reine la muerte desde Gaza en los jardines de infancia del sur de Israel.

Son los palestinos que odian a Israel, no los israelíes, quienes educan mal a los niños palestinos convirtiéndolos en armas humanas. Oremos por los niños y oremos para que Dios detenga a quienes se aprovechan de la inocencia de la infancia para torpedear cualquier esperanza de verdadera paz y reconciliación para otra generación.

¿Y quién paga el precio? Los niños de Sderot, de Gaza, de Judea y Samaria.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *