avatar_default

(JTA) — Tres hombres que colocaron una corona de flores en un monumento del Holocausto en Bélgica fueron acusados ​​de violar las medidas de emergencia del país para detener la propagación del coronavirus.

Los hombres, incluido un miembro del consejo de la ciudad de la ciudad de Boortmeerbeek, fueron notificados de una investigación policial en su contra la semana pasada después de colocar una corona el 19 de abril en un monumento local que conmemora el secuestro en 1943 por los combatientes de la resistencia de un tren que transportaba judíos de Bélgica para ser asesinados en Auschwitz.

El viernes, Bélgica levantó algunas restricciones al movimiento, poniendo fin a su confinamiento.

Pero las reuniones y celebraciones aún están prohibidas, lo que lleva a la acción policial contra los tres hombres, que son todos miembros de la Organización Nacional de Combatientes de Bélgica, informó la agencia de noticias Belga.

El concejal, Michel Baert, protestó por la acción policial contra él y sus compañeros activistas. “Esto no fue, y no debe ser tratado como, una conmemoración ilegal”, dijo a Belga. “Esta fue una acción esencial por respeto a los combatientes de la resistencia, las víctimas del Holocausto y los familiares”.

Baert también dijo que los tres usaron cubrebocas, mantuvieron distancia y limitaron la acción a solo tres personas para evitar violar las medidas de emergencia.

Michael Freilich, un legislador judío para el partido de la Nueva Alianza Flamenca, también protestó por la acción contra los activistas y se ofreció a pagar cualquier multa o tarifa legal que se les impusiera en relación con el incidente.

Más de 100 judíos fueron salvados en el secuestro del tren Boortmeerbeek, conocido también como la veinteava acción alemana de transporte.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí