avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Como parte del homenaje que rindieron en la Embajada de Israel en México por Yom Hazikaron se contaron las historias de 4 mexicanos que sirvieron en el Ejercito israelí.

Mediante un vídeo se contaron las historias de 4 mexicanos que dieron su vida por Israel, más allá de las historias de su servicio ejemplar en el ejercito, nos dejan estos testimonios de su calidad humana, su amor por su familia y por Israel.

Yojke, era el único hijo hombre entre 4 mujeres. Un muchacho guapo, alto, risueño, chistoso, de buen corazón, así lo describe su hermana Havatzelet Weber.

“Mis padres estaban muy temerosos cuando se alistó al ejército, porque lo destinaron al Cuerpo de Blindados, es decir, como soldado de combate. Los años pasaron y pudieron respirar tranquilos, porque Yojke ya pronto iba terminar su servicio militar. Pero entonces estalló la guerra de Yom Kipur”, compartió Weber.

Amnon Shavit hijo del soldado Bar Shavit relató los recuerdos que tiene de la convivencia con su padre y sus profundos sentimientos para su familia e Israel.

“Mi papá era un patriota. Serio, grande, amante de la Tierra de Israel, amante de la vida, paracaidista. Primera generación de la Brigada de Infantería Nahal. Mi papá luchó en la Guerra de Sinaí, en la batalla de Mitle. Pero yo creo que más que nada, si tengo que recordarlo a él, o qué fue lo que me dio en esos años, además de una infancia maravillosa, un acordeón, una armónica, canciones con los niños del barrio, fue su temple, su serenidad. Aquel temple, aquella serenidad suya en los momentos más difíciles que yo he pasado, estuvieron allí. Y hablar de mi papá en tiempo pasado, a veces me resulta incomprensible”, destacó Shavit.

Cocky Dabbah, hermana de Isaac “Zaqui” Dabbah narró como ha sido el tiempo que ha vivido desde la partida de su hermano, “pasaron cincuenta y dos años desde su caída. Él cayó un jueves, y mi madre, que en paz descanse, tenía que llegar el domingo. Ella viajó, pero ya no alcanzó a verlo. Viajó al funeral. Siento simplemente que es difícil, cada año más y más”, lamentó Dabbah.

Por su parte Moti Dorón, hijo de Amiram Dorón agradeció la oportunidad de compartir la historia de su padre. “Mi papá, que en paz descanse, se alistó al ejército en 1964 y sirvió como paramédico de combate. Luchó en la Guerra de los Seis Días y en la guerra de Yom Kipur. En 1979, cuando estaba en Sinaí como soldado de reserva, sufrió un severo ataque cardíaco. Tenía tan solo 33 años. Aunque se recuperó del ataque, su corazón quedó dañado permanentemente. Los médicos lo designaron como “milagro médico”, porque no se suponía que su corazón en ese estado le permitiría vivir, pero no sólo siguió viviendo, sino que nos regaló a todos 26 maravillosos años más, junto a él. La cualidad más sobresaliente de mi papá era su corazón de oro. Le gustaba ayudarle a todos, a todo a quien pudiera, era como una forma de vida”, concluyó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí