avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El vicedirector general del Ministerio de Salud de Israel, Itamar Grotto, delineó una serie de recomendaciones para que los israelíes puedan visitar a sus familiares adultos mayores sin temor a provocar un contagio.

A partir de esta semana, frente a la estabilización de la epidemia en el país, el gobierno israelí levantó la restricción que instruyó desde hace dos meses a sus ciudadanos a no visitar a los abuelos de la familia, en vista de que los adultos mayores son susceptibles de padecer un cuadro grave de COVID-19 si se contagian, y, generalmente, terminar en muerte.

Por ello, en una publicación en su página de Facebook este viernes, el profesor Grotto, que manifestó su idea de que es importante acabar con el aislamiento, marcó una serie de pautas recomendadas para hacer una sana visita a los abuelos. Las recomendaciones también fueron publicadas por el gobierno israelí en su página web.

El funcionario sugiere que las visitas a los abuelos deberían de limitarse a solo los miembros de una única familia nuclear a la vez, y no varios miembros de la familia extendida en una sola ocasión, por lo que insta a que cada familia nuclear ligada a los abuelos haga su visita en diferentes ocasiones.

Para el momento de la visita, sugiere que el propio número de los familiares sea el adecuado para que se se garantice un distanciamiento de dos metros entre cada uno de ellos en el hogar de los abuelos, y no se congreguen tantas personas en un único espacio.

En cuanto los familiares hayan llegado al hogar de los abuelos, ninguno de ellos deberían de tocar nada en absoluto, pero sí lavarse inmediatamente las manos.

Nada de besos, ni abrazos ni contacto físico alguno entre todos los miembros, pero los familiares sí deberían portar cubrebocas en todo momento, enfatizó el funcionario.

Las familias, sugiere, pueden comer con los abuelos, pero recomienda el uso de platos y cubiertos desechables, y en caso de que se usen platos y cubiertos no desechables, que estos se laven con agua caliente en al menos 60 grados Celsius.

Las ventanas del hogar o departamento también deberían ser abiertas durante la visita, o incluso, la reunión de los familiares debería de llevarse a cabo en un espacio al aire libre del hogar.

Si alguno de los familiares tiene síntomas de alguna enfermedad respiratoria, es mejor que no visite a los abuelos.

“Estas instrucciones son rigurosas, pero podrían ser la diferencia entre una infección y su prevención. La salud es la responsabilidad de cada uno de nosotros”, dijo Grotto.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí