Enlace Judío México e Israel- Hace cuatro semanas, Kamel Abdel Rahman, de 46 años, fue a visitar el departamento que está construyendo para su familia. Giró en sentido contrario y cayó del segundo piso sobre una barra de hierro, la cual le atravesó la cabeza, según un informe del Jerusalem Post.

“No podía moverme, así que pedí ayuda, estaba gritando”, recordó Rahman. “Estaba consciente y no sentía ningún dolor en absoluto. No sé cómo explicarlo.”

Los miembros de su familia que estaban con él corrieron instantáneamente y vieron lo que había sucedido.

“Vi la expresión en sus rostros, la conmoción, y los escuché gritar”, continuó Rahman. “Entendí que la situación era grave”.

La familia llamó a Magen David Adom, quien llegó a la escena, pero para entonces, Rahman se estaba deteriorando rápidamente.

El Dr. Samuel Moscovici, miembro principal del Centro Médico Hadassah en el Departamento de Neurocirugía de Ein Kerem, se reunió con el paciente a su llegada.

“Cuando llegué a la sala de trauma, vi a un hombre con una barra de hierro a través de la cabeza. Simplemente pasó, de un lado al otro”, dijo el médico. “Después de asegurarnos de que el paciente estaba respirando, realizamos varias pruebas de imágenes para averiguar dónde estaba posicionada la varilla, qué había afectado y si podía extraerse”.

Las pruebas de imagen mostraron que, por suerte, la varilla había entrado entre las dos arterias importantes que suministran sangre al cerebro y no parecía haberlas dañado. Sin embargo, a los médicos les preocupaba que hubiera una ruptura que no podían ver, porque la barra les estaba bloqueando la visión. Si se quitaba la varilla y la arteria comenzaba a sangrar, significaría una muerte súbita.

“Durante muchas horas, analizamos la herida y le sacamos la varilla de la cabeza con mucho cuidado”, dijo Moscovici.

Al mismo tiempo, los mejores médicos de nariz y garganta analizaron la penetración de la varilla cerca del oído.

Después de retirar la varilla, el profesor José Cohen, jefe de la Unidad de Neurocirugía Endovascular en Hadassah, realizó una cateterización cerebral para asegurarse de que las arterias del cerebro no estuvieran dañadas. Pero lo fueron.

“Cerramos el área y esperamos unos días a que bajara la inflamación de la cabeza, para poder volver a analizar la situación y reparar el daño severo de la lesión”, continuó Moscovici.

El equipo sabía que una segunda cirugía era inevitable, y finalmente optó por la cirugía endoscópica de nariz para reducir el trauma y el tiempo de recuperación postoperatorio.

La segunda cirugía tomó 10 horas, durante las cuales repararon la fuga del líquido cefalorraquídeo y utilizaron la grasa extraída del abdomen del paciente para cerrar herméticamente la base del cráneo.

“Después de la cirugía fuimos optimistas, pero no sabíamos el nivel de lesión o cómo se despertaría el paciente”, dijo Moscovici.

Pero casi por milagro, Rahman se despertó, mostró signos vitales positivos. Todo funcionaba correctamente.

“Ciertamente se podría decir que era el paciente con el que sueña todo cirujano”, continuó Moscovici.

La semana pasada, fue dado de alta del hospital.

“No tengo palabras”, dijo Rahman. “Me salvaron la capacidad de hablar y caminar. Me salvaron la vida “.

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈