avatar_default

Enlace Judío México e Israel – La demanda de servicios de seguridad privada ha aumentado de la mano de la emergencia sanitaria. Para saber cómo funcionan, conversamos en exclusiva con Daniel Leikin, director operativo de Latrun, empresa de origen israelí que opera en México. 

En medio de una crisis económica global, con las calles vacías y la atención pública puesta en la epidemia, la delincuencia común y organizada ha encontrado un campo fértil para realizar sus actividades. Algunas de ellas, crímenes de alto impacto como el secuestro y el robo, han repuntado durante la cuarentena.

Al menos así lo percibe Daniel Leikin, argentino nacionalizado israelí, que sirvió en la Unidad Especial de Paracaidistas de las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel), y quien hoy en día funge como director operativo de Latrun, una empresa privada con presencia en México que ofrece servicios de seguridad a empresas y particulares.

“La situación es preocupante (pero) eso no significa que no se pueda controlar y darle una mitigación, una solución”, dice Leikin en entrevista con Enlace Judío. Según el experto, la crisis económica mundial está provocando un aumento en la incidencia delictiva de todos tipos, desde los robos simples hasta los secuestros, pero hace énfasis en la extorsión telefónica.

“Las que más se están usando y nosotros identificamos son llamadas que se hacen pasar, por ejemplo, por el dueño o un pariente del dueño (ya sea empresas o ya sea casas), y le piden a un elemento de seguridad que no está bien capacitado, o a algún empleado de servicio de la casa, que se dirijan a una caja fuerte, a un cajón, que lo abran, que lo saquen (el dinero) y que por favor que lo hagan rápido porque la familia está pasando ahora una emergencia y necesita su ayuda.”

Según el experto, los delincuentes obtienen la información que necesitan porque esta se filtra a través de empleados o del personal de seguridad que no han pasado por un adecuado proceso de reclutamiento que utilice filtros correctos.

El secuestro virtual es otra modalidad delictiva que ha cobrado fuerza en México Consiste en realizar llamadas en las que se simula que un familiar ha sido secuestrado y se pide rescate por él cuando, en realidad, nada de eso es verdad. Los secuestros de información extraída mediante el hackeo de las redes informáticas de una empresa es un mecanismo delictivo también frecuente.

Las extorsiones directas, cuando el delincuente proporciona información detallada sobre la vida de su víctima y la amenaza con hacerle daño si no le da dinero, es otra modalidad criminal que Leikin ve ocurrir con acelerada frecuencia.

Un método menos violento pero igual de efectivo son las notificaciones de premios. Una persona envía miles de correos electrónicos en los que asegura que el destinatario será acreedor a una importante suma de dinero. Para obtenerla, antes debe realizar un depósito de una suma pequeña, para trámites. “Aunque parezca mentira, mucha gente cae en esto.”

También está el caso de los supuestos familiares lejanos que llaman para decir que están detenidos y que necesitan dinero para que los dejen salir. Y cuando tienen suerte, “después de mil llamadas uno cae y con eso ya van ganando dinero” los delincuentes.

“La mayoría de las llamadas que salen son de las cárceles”, dice Leikin en concordancia con los múltiples reportes oficiales y de prensa que se han hecho a lo largo de los últimos años en México. Su recomendación para evitar ser víctimas de cualquiera de estas modalidades de extorsión es no cooperar con los delincuentes. Cortar las llamadas e informar a los directivos de las empresas o a los dueños de las casas particulares que estén siendo sujetos del intento criminal.

Otro modus operandi delictivo que se ha estado reportando consiste en aprovechar el envío de comida u otros productos a través de servicios de mensajería para usurpar la identidad de los repartidores de plataformas como Rappi, Uber Eats o Diddi Food para ingresar a robar a una casa o departamento cuando la persona que realizó el pedido abre la puerta. Para prevenir esto, Leikin recomienda reforzar los filtros de seguridad en los edificios, exigir que el repartidor compruebe su identidad antes de dejarlo pasar y, de preferencia, no tener contacto directo con él.

Seguridad en las empresas

Para reforzar la seguridad de las empresas, el experto, quien formó parte del círculo cercano de seguridad del exprimer ministro israelí Ariel Sharon, recomienda el uso de los sistemas de circuito cerrado de televisión para monitorear en tiempo real las instalaciones a proteger. “Si la persona invirtió y puso cámaras (que a veces no es poco dinero), y no tiene el monitoreo en tiempo real, perdió el 50% de la inversión.”

Recomienda que personal entrenado sea quien observe las imágenes de televigilancia para detectar a tiempo comportamientos sospechosos. Antes de explicar en qué consisten dichos comportamientos, Leikin describe el proceso que lleva a un criminal a cometer el delito.

Describe el modus operandi general de “la población deshonesta”, compuesta por gente “interna” (empleados de la empresa), “indirecta” (proveedores, clientes) y “externa” (personas ajenas a la operación), o la cualquier mezcla entre ellas.

El primer paso es la elección del posible objetivo. Luego viene la recolección de información. “Puede ser de segundos, cuando es un robo en la calle; puede ser de minutos, de días, de semanas o meses.”

Amplía: “ven personas, empresas, entradas, salidas, horarios, procedimientos, etcétera.” Esta recolección de información tiene como fin “encontrar una oportunidad de ataque al objetivo. Si no encuentran la oportunidad de ataque en la recolección de información, no es que van a dejar de delinquir pero por lo menos no te van a atacar a ti o a tu empresa.”

Si los delincuentes encuentran la oportunidad de ataque, asegura el experto, entonces procederán a crear el plan de acción para efectuar el crimen.

“Cuando ya tienen esto definido, ya no hay vuelta atrás: viene la consumación del delito, que le puede salir bien o mal pero ya no hay vuelta atrás. Entonces nosotros en capacitaciones siempre ponemos énfasis en que los guardias, el operador de CCTV, quien tenga contacto visual de alguna manera con el perímetro externo e interno, identifiquen el problema en el punto 2, la recolección de información, hagan contacto y de esta manera disminuimos la oportunidad de ataque del enemigo, para que no nos elijan a nosotros, al cliente como objetivo.”

Cómo identificar a un sospechoso

El comportamiento consciente de un individuo que busca recolectar información puede levantar sospechas. Hay que estar atentos a “qué está haciendo la persona, qué preguntas está formulando, a dónde mira de manera consciente.” Si alguien indaga sobre los nombres de los dueños de una empresa, por ejemplo, o si se le ve circulando en un auto por el lugar con demasiada frecuencia, el personal de seguridad debe tomar nota de estos comportamientos y considerarlos sospechosos.

Pero también existen comportamientos inconscientes que delatan a un sospechoso: “nervios (está transpirando cuando hace frío o no lo viste en actividad física fuerte), miradas que no puede controlar, movimientos corporales que no puede controlar y que de manera natural te llaman la atención.”

La apariencia también es un factor a tomar en cuenta. “Dejando el prejuicio de lado. No me refiero a cómo se ve la persona en sí, sino qué ves en la apariencia de la persona que te puede levantar sospechas. Por ejemplo, un bulto que aparenta ser un arma; un bolso grande que puede utilizarlo para robar o para guardar armas; o por ejemplo, tatuajes (eso sí ya es conocimiento más profundo) que se identifican como tatuajes de cárcel (…). todas esas apariencias” pueden levantar sospechas.

El último factor es la intuición. “Que eso lo tenemos todos más o menos desarrollado. Quiere decir, ahora no hay ni un comportamiento consciente ni un comportamiento inconsciente ni una apariencia específica, sin embargo, siento que algo malo hay con esa persona. A ese sentimiento de estómago hay que hacerle caso”, recomienda.

Dice que, tras miles de años de evolución, el cerebro humano ha aprendido a desarrollar esa intuición ante situaciones que no admiten un proceso racional porque son de urgencia, y asegura que es mejor hacerle caso a la intuición y pasar una vergüenza que no hacerle caso y vivir una tragedia.

El experto en seguridad también dijo que todos estos conocimientos se pueden adquirir, desarrollar y perfeccionar con el debido entrenamiento.

Cómo trabaja Latrun

La empresa para la que trabaja Leikin hace énfasis en “primero escuchar al cliente de manera profunda, consciente, entender cuáles son sus necesidades, las problemáticas, las áreas de oportunidad. Y luego, depende de las necesidades que tenga el cliente (pero), por lo general, vamos a hacer una análisis de riesgo (…), un levantamiento de seguridad donde buscas brechas, vulnerabilidades, siempre teniendo en cuenta el costo beneficio para el cliente.”

De dicho análisis se origina un plan de acción que busca minimizar el riesgo, mismo que no se puede eliminar por completo, advierte Leikin. “A raíz de eso y con las soluciones ya se genera el trabajo. Puede ser seguridad electrónica, seguridad física, guardias, escoltas, reforzamiento de la casa o de la empresa (…), cámaras, control de acceso, alarmas contra la intrusión, sensores de movimiento, botones de pánico…”, todo, engarzado a procedimientos y protocolos que forman parte de los manuales operativos que la empresa genera.

Latrun es una empresa que cuenta con la experiencia de Israel en materia de seguridad. “El conocimiento y experiencia es de Israel, y esto es lo que nosotros ofrecemos a los clientes.” Por su breve y convulsa historia, Israel es famoso, entre otras cosas, por contar con los cuerpos de seguridad más sofisticados y eficaces del mundo.

Los exmilitares israelíes cuentan con una formación muy sólida, un gran sentido de la disciplina que luego, transfieren a su vida privada. “Y por supuesto la experiencia, como es un país que está constantemente en conflicto, entonces tiene una experiencia rica de eventos reales, porque hay muchas empresas de seguridad que trabajan por teorías o por políticas de otros países u otras empresas, y no se basan en la experiencia real, de campo. Israel se basa en la experiencia de campo de día a día, que se va retroalimentando para mejora continua a diario, de forma rutinaria.”

La empresa ha importado a México tecnología israelí en materia de ciberseguridad, que incluye la protección de los equipos de comunicación, como teléfonos y redes, hasta uso de hackeo ético para encontrar y reparar problemas de vulnerabilidad en los sistemas tecnológicos de las empresas.

Todos los servicios que ofrece la empresa parten de un análisis de riesgo “para darle respuesta al cliente de acuerdo a sus necesidades y problemáticas.”

“Y por su puesto también la unión de lo que es la seguridad física con la tecnología, y todos sabemos que Israel es puntero en tecnología.”

Pero para sentirse más seguros en las calles desiertas no es necesario contar con un sofisticado equipo de vigilancia. Lekin insiste en que no se puede vivir encerrados o atemorizados, simplemente hay que tener cuidado, estar atentos, conservar una distancia mínima de 20 metros de cualquier persona que nos parezca sospechosa (aunque haya que correr para conservar dicha distancia) y contar, de ser posible, con dispositivos de autodefensa no letales, como gases pimienta y otros.

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí