avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Se está produciendo una revolución en el mundo árabe que está moviendo silenciosamente las placas tectónicas del Medio Oriente de una manera que nadie pensó que fuera posible. Los viejos ataques laterales contra los israelíes por parte de casi todos los países árabes se han disipado silenciosamente y la evidencia es tan clara como los espectáculos nocturnos de televisión que la gente está mirando.

Ronald S. Lauder

Los musulmanes de todo el mundo ahora están observando el Ramadán. Después de ayunar todo el día, las familias se reúnen después del atardecer para la tradicional comida iftar y, a menudo, se sientan a mirar televisión juntas. Es un momento en que los canales árabes muestran sus programas más populares.

En marcado contraste con muchos otros canales, la red satelital saudita MBC ha desafiado viejos tabúes con una representación sorprendentemente positiva de los judíos. “Um Haroun” es un recuento ficticio de una mujer judía bareiní que desempeñó un papel importante en el desarrollo de la partería de Bareín. La serie se desarrolla en una ciudad anónima del Golfo Arábigo en la década de 1940, y muestra cómo judíos, cristianos y musulmanes vivían juntos como una comunidad en relativa armonía.

El programa aparece en la televisión saudita, y la producción involucra a emiratíes y bareiníes. Uno de los consultores es político y representante de la comunidad judía de Bareín en el Congreso Judío Mundial. Esta realidad representa grandes avances y cambios a escala internacional.

Los defensores han destacado el programa como una encarnación de la tolerancia, mientras que los críticos lo han atacado como un ejemplo de normalización de las relaciones con Israel a expensas de la causa palestina. Lo que es más evidente de inmediato, y que alguna vez fue desconocido, es la humanidad básica con la que ahora se muestra a los judíos. En Oriente Medio, esa sensibilidad ha sido escasa durante mucho tiempo. Los libros de texto han copiado durante mucho tiempo algunos de los peores antisemitas de antaño, afirmando que el objetivo del sionismo era un gobierno judío global que controlara el mundo. Es por eso que esta serie de televisión es tan innovadora como está tratando de pasar una nueva página en las relaciones entre musulmanes y judíos.

Como presidente del Congreso Judío Mundial, he viajado a muchos países musulmanes para reunirme con jefes de estado, miembros del gobierno, trabajadores, periodistas y estudiantes. No todas las conversaciones han sido fáciles y, a veces, hemos encontrado prejuicios, pero sobre todo pudimos tener un diálogo constructivo. Una de las referencias más populares que escuchamos fueron los tiempos descritos en “Um Haroun”, cuando musulmanes y judíos vivían juntos como vecinos y amigos. Es sorprendente que un programa de televisión haya llevado a un diálogo constructivo y a construir puentes.

El pasado 27 de enero, estuve en Auschwitz-Birkenau e imploré a los líderes mundiales que no guardaran silencio ni sean cómplices de odio, ya que conmemoramos el 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio. A principios de ese mes, Mohammed Al-Issa, secretario general de la Liga Mundial Musulmana con sede en Makkah, dirigió una delegación de líderes musulmanes de más de dos docenas de países al mismo terreno perturbador. El ministro marroquí de asuntos religiosos, Ahmed Toufik, ahora lidera un proyecto para construir un museo para el patrimonio de la vida en la región del Atlas, y una parte de ese proyecto está dedicada a la cultura judía.

Quizás lo más alentador es lo que está saliendo también de los niveles políticos más altos, con la monarquía saudita que tiene un tremendo dominio en todo el mundo musulmán como custodio de los dos sitios más sagrados del Islam.

En febrero, el rey Salman declaró que era un deber religioso para los seguidores del Islam y el pueblo judío conocerse y cooperar por el bien de la sociedad. En este Ramadán, a través de “Um Haroun”, vemos que la región está recordando una era de vecindad, una época en que los judíos eran amigos, no enemigos. Esta realidad encarna un progreso y un cambio sorprendentes.

El otoño pasado, hablé sobre la fraternidad humana en la Universidad Gregoriana, que está conectada con el Vaticano. Le dije a la audiencia, compuesta principalmente por cardenales y obispos, que la profecía de los antiguos profetas es la paz. La profecía de Abraham es la paz. La profecía de Jesús es la paz. La profecía de Mahoma es la paz. El anhelo más ferviente de la humanidad es el anhelo por la paz.

Esta nueva era interconectada en la que ahora nos encontramos ha convertido nuestro mundo en un pequeño pueblo donde la paz es posible. En el Medio Oriente, que ha vivido con demasiada violencia durante demasiado tiempo, la paz está al alcance y podría estar comenzando con, de todas las cosas, un programa de televisión. Ramadán Kareem.

* Ronald S. Lauder es presidente del Congreso Judío Mundial

Fuente: Arab News


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí