avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Altos funcionarios estadounidenses dijeron que mantendrán conversaciones sobre posibles pruebas nucleares antes de negociar con Beijing y Moscú sobre el tratado de armas

Altos funcionarios de la agencia de seguridad  han discutido la realización de la primera prueba nuclear del país desde 1992, informó el viernes el Washington Post, en medio de las crecientes tensiones con Rusia y China.

Un alto funcionario de la administración y dos ex funcionarios familiarizados con las discusiones dijeron que la sugerencia se planteó el 15 de mayo en una reunión de altos funcionarios de la agencia de seguridad después de que la administración Trump acusara a Rusia y China de realizar pruebas nucleares de bajo rendimiento. Beijing y Moscú han negado las acusaciones, según publica The Times of Israel.

Un funcionario no identificado le dijo al periódico que se sugirió que una prueba podría ser útil para la posición negociadora de Washington mientras Estados Unidos inicia nuevas conversaciones de control de armas nucleares con el Kremlin con el objetivo de reemplazar un tratado de armas que expira con un acuerdo moderno y potencialmente tripartito que traiga a China al redil.

Según el informe, no se tomó ninguna decisión sobre la realización de una prueba, pero es “en gran medida una conversación en curso”. Sin embargo, otra persona al tanto de las discusiones dijo que finalmente se decidió tomar otras medidas.

Esta foto de archivo del 29 de junio de 2011 muestra el Laboratorio de Los Alamos en Los Alamos, Nuevo México (Foto AP / Jae C. Hong, Archivo)

Estados Unidos no ha ratificado el Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares, conocido como CTBT, que cuenta con 196 estados miembros, 183 que firmaron el tratado y 164 que lo ratificaron.

El tratado no ha entrado en vigor porque aún necesita la ratificación de ocho países que tenían reactores de energía nuclear o reactores de investigación cuando la Asamblea General de la ONU lo adoptó en 1996: Estados Unidos, China, Irán, Israel, Egipto, India, Pakistán y Corea del Norte.

Las deliberaciones informadas se produjeron días antes de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijera que las violaciones rusas hacen que sea insostenible que los EE. UU. permanezcan en un tratado que permite a más de 30 naciones realizar vuelos de observación sobre el territorio de los demás, pero insinuó que es posible que los EE. UU. reconsideren la decisión de retirarse.

Altos funcionarios de la administración dicen que la voluntad de Trump de abandonar el Tratado de Cielos Abiertos es una prueba de cuán prominente será la verificación y el cumplimiento del control de armas en las nuevas conversaciones.

El Tratado de Cielos Abiertos que rige los sobrevuelos desarmados se estableció inicialmente para promover la confianza y evitar conflictos entre los Estados Unidos y Rusia. La administración Trump informó a otros miembros del tratado que Estados Unidos planea retirarse en seis meses, que es después de las elecciones presidenciales, porque Rusia está violando el pacto. La Casa Blanca también dice que las imágenes recolectadas durante los vuelos se pueden obtener rápidamente a menor costo de satélites comerciales o de EE. UU.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, dijo que el presidente ha dejado en claro que Estados Unidos no seguirá siendo parte de los acuerdos internacionales que están siendo violados por las otras partes y que ya no interesan a Estados Unidos. Señaló que las violaciones rusas también fueron lo que impulsó a Trump el año pasado a retirarse de un tratado de armas nucleares de 1987 con Rusia.

Ese tratado, firmado por el presidente Ronald Reagan y el líder soviético Mikhail Gorbachev, prohibió la producción, las pruebas y el despliegue de cruceros terrestres de alcance intermedio y misiles balísticos con un alcance de 500 a 5.500 kilómetros (310 a 3.410 millas).

El nuevo Tratado START, que vence en febrero poco después de la próxima toma de posesión presidencial, ahora es el único tratado que limita los arsenales nucleares de Estados Unidos y Rusia. Impone límites al número de ojivas y lanzadores nucleares de largo alcance estadounidenses y rusos. Rusia ha ofrecido extender el tratado, pero Trump se retiene con la esperanza de negociar un acuerdo tripartito con Rusia y China.

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí