avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Los líderes de Irán cada vez más están destacando a sus aliados yemenitas hutíes cuyo lema es “maldice a los judíos” 

SETH J. FRANTZMAN

Aunque el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, y el líder supremo, el ayatolá Jamenei, rechazan las afirmaciones de que sus puntos de vista son antisemitas, cada vez más destacan a sus aliados yemenitas hutíes del movimiento Ansar Allah, cuyo lema es “maldice a los judíos”.

Los hutíes saltaron a la fama en 2015 cuando rápidamente conquistaron parte del país y amenazaron con tomar Aden. Irán respalda a los hutíes contra Arabia Saudita, que había intervenido para evitar que Aden cayera. El papel de Irán en Yemen le da la capacidad de proyectar poder en el Mar Rojo y el estrecho de Bab al-Mandab. Ha enviado drones y misiles a los hutíes. Los rebeldes hutíes se llaman a sí mismos Ansar Allah (Ayudantes de Dios) y no ocultan sus puntos de vista sobre los judíos. Su eslogan oficial es “Dios es grande, muerte a América, muerte a Israel, maldición a los judíos, victoria al Islam”.

Irán comenzó a ver a los hutíes como una fuerza de poder contra Arabia Saudita en 2016 y 2017, y los alentó a usar drones y misiles balísticos para atacar en Riad. Los hutíes cumplieron, y en 2019 sus aviones no tripulados atacaban semanalmente a las ciudades sauditas. Sus misiles balísticos volaban cientos de kilómetros. La relación amorosa de Irán con Ansar Allah creció hasta tal punto que cuando planeó el ataque del enjambre de drones contra Abqaiq de Arabia Saudita en septiembre de 2019, dio crédito a los hutíes por el ataque. Se hizo con el acuerdo de los comandantes hutíes, según publica The Jerusalem Post.

Hassan Nasrallah, el líder de Hezbolá y aliado clave de Irán, también comenzó a alabar a los hutíes. Cada vez más demostró que el eje de alianzas de Irán, que llama “resistencia”, es como una versión iraní del antiguo Pacto de Varsovia: un sistema de alianza serio que combina el fundamentalismo religioso chiíta con una cosmovisión casi mesiánica donde Israel y los Estados Unidos son los enemigos centrales, o “malvados” y “satánicos”.

EL OBJETIVO DE IRÁN es unir a todos sus aliados. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés) iraní da su bendición a la iconografía del papel de Irán, con el símbolo IRGC de un puño agarrando un rifle que se extiende por todo el Medio Oriente como hongos surgiendo de la tierra. El IRGC de Irán tiene vínculos directos con las milicias chiítas en Iraq y tiene vínculos clave con Hezbolá.

Sin embargo, en los últimos años, Irán buscó mover a los hutíes, como una pieza de ajedrez, al centro del escenario. En octubre y noviembre pasado, el primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió que la amenaza hutí estaba aumentando. Qasem Soleimani, el general de la Fuerza Quds del IRGC que Estados Unidos mató en enero, fue parte del esfuerzo por apoyar a los hutíes. Los agentes iraníes fueron a Yemen bajo su vigilancia.

Ahora en el Día Quds de Irán este año, el régimen en Teherán buscó dar a los hutíes aún más crédito y exposición. En Iraq, los grupos pro iraníes colocaron carteles en la gobernación de Diyala con imágenes del líder hutí. Los hutíes también aparecieron en un póster oficial de Jamenei que muestra a grupos pro iraníes rezando en Jerusalén cerca de la Cúpula de la Roca. Según los informes, los líderes hutíes han dicho que reconocen la autoridad del líder supremo iraní como una especie de “comandante de los fieles”. Parecían dar lealtad a Teherán en agosto pasado.

Irán lanzó carteles, durante su intento de secuestrar la causa palestina, que exigen una “solución final”. Zarif de Irán afirma que esto no es antijudío. Jamenei dice que la “resistencia” no es antisemita. “Los enemigos malinterpretan la idea de la República Islámica de ‘eliminar a Israel'”, escribió el 24 de mayo. “Eliminar a Israel no significa eliminar al pueblo judío”. Afirma que los judíos viven en paz en Irán.

Sin embargo, los hutíes, que ahora están bajo la bandera iraní y cuyo líder adorna la propaganda oficial de Irán, abiertamente dicen “maldice a los judíos”. Esto no es “maldición del sionismo”, sino que se refiere a todos los judíos. Esto muestra que detrás de la farsa de la afirmación de Irán de simplemente oponerse al “sionismo”, está impulsando una agenda antisemita como política oficial.

Ningún país del mundo tiene como lema oficial “maldecir a los musulmanes” o “maldecir a los cristianos”: solo los hutíes y su aliado en Irán están promoviendo el término “maldecir a los judíos”. Los aliados de Irán pusieron el cartel oficial de los hutíes con su lema “maldice a los judíos” en Irak el 21 de mayo. Esta es una clara señal de que Teherán no ve nada malo, controvertido u ofensivo al maldecir a “los judíos”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí