avatar_default

(JTA) — El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que los lugares de culto en la mayor parte del estado pueden reabrir en una escala limitada.

Cuomo anunció el sábado que a medida que la recuperación de Nueva York de la crisis del coronavirus continúa avanzando, el estado puede relajar algunas restricciones establecidas para detener la pandemia.

Como parte del relajamiento, se permitirán servicios religiosos dentro de los sitios de culto en las áreas designadas como la fase dos del plan de reapertura del estado, que incluye todo el estado, excepto la ciudad de Nueva York, que comenzará la fase uno el lunes. Se requerirá que los edificios operen al 25 por ciento de su capacidad habitual y con un distanciamiento y desinfección social adecuados.

“Vamos a abrir la válvula más de lo que anticipamos originalmente porque las métricas son muy buenas”, dijo Cuomo durante su sesión informativa diaria.

El viernes, 35 personas en Nueva York murieron con el virus COVID-19, por debajo de un máximo de 800 hace unas ocho semanas.

La reapertura de los lugares de culto originalmente se había programado para la cuarta etapa o reapertura. Algunos han pedido una reapertura más rápida, señalando que las protestas que ahora se desarrollan contra el racismo y la brutalidad policial han reunido a miles de manifestantes que no están distanciados socialmente.

Hace aproximadamente dos semanas, el gobernador permitió que los servicios se reanudaran con 10 devotos o menos, y recomendó encarecidamente que los servicios se realizaran al aire libre.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí