avatar_default

(JTA) – Casi 80 años después de que el último tren enviara a los judíos a una muerte casi segura desde la estación principal de trenes en Wurzburg, dedican un monumento a los que perecieron en la ciudad alemana.

TOBY AXELROD

El monumento, diseñado por el artista Matthias Braun, presenta una colección de maletas, mochilas y una variedad de artículos de viaje hechos de piedra, cerámica y otros materiales.

El equipaje, que sus dueños no ven, se encuentra frente a la estación principal. Cerca hay estelas de información con fotos históricas.

En un giro moderno, se puede escanear códigos QR en el equipaje para informarse sobre la población judía y la historia de cada pueblo que tuvo a alguien deportado en un tren al campo de concentración de Theresienstadt en las afueras de Praga, en la entonces Checoslovaquia.

Cada maleta esculpida tiene un gemelo en una de esas ciudades.

Josef Schuster, presidente del Consejo Central de Judíos en Alemania y residente de Wurzburg, dijo al principal semanario judío de Alemania, el Juedische Allgemeine, que el monumento probablemente era el primero en Alemania en presentar monumentos relacionados “en el lugar central del recuerdo y en las comunidades locales”.

Schuster, de hecho, inspiró la idea de tener un monumento conmemorativo con ramas separadas, según el periódico.

La última gran deportación de la estación de Wurzburg tuvo lugar en junio de 1943.

Antes del Holocausto, la región de la Baja Franconia tenía la mayor densidad de comunidades judías en Alemania. Entre 1941 y 1944, unos 2.069 judíos fueron deportados de la zona a Theresienstadt.

Para el proyecto, se pidió a los artistas locales que crearan un equipaje simbólico en las 109 ciudades de la Baja Franconia que tenían comunidades judías de antes de la guerra. Hasta el momento, han participado 69 ciudades.

Una maleta no se refiere a una ciudad en particular. Está abierta y contiene el poema “Little Ruth”, del poeta israelí Yehuda Amijai, cuya familia huyó de Alemania en la década de 1930. El verso está dedicado a su amiga de la infancia Ruth Hanover, quien fue asesinada en el campo de exterminio de Sobibor en la Polonia ocupada por los nazis.

Otro componente del monumento es un proyecto de educación juvenil en curso, iniciado en 2018, centrado en las lecciones que se pueden aprender de la historia.

Los financiadores incluyen la ciudad de Wurzburg y otras ciudades locales. Se espera que los costos totales alcancen los 250,000 euros (alrededor de $ 280,000).

Debido a las medidas de distanciamiento social diseñadas para obstaculizar la pandemia de coronavirus, solo unas 50 personas asistieron a la ceremonia, el límite legal por ahora. Se transmitió en vivo en el sitio web de los iniciadores del proyecto, DenkOrt Deportationen.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí