avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- A pesar de las reiteradas promesas del primer ministro de comenzar a extender la soberanía israelí a partes de Judea y Samaria a partir del 1 de julio, no hay señales del anuncio de una política importante respecto a la anexión

Los israelíes esperaban noticias del primer ministro Benjamin Netanyahu el miércoles por la mañana sobre su declarado plan para anexar partes de Judea y Samaria.

El acuerdo de coalición de Netanyahu estableció el 1 de julio como la fecha a partir de la cual puede comenzar a implementar la propuesta de paz en el Medio Oriente del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que allana el camino para la anexión de todos los asentamientos y el Valle del Jordán, que representan aproximadamente el 30 por ciento de Judea y Samaria, de acuerdo con The Times of Israel.

Pero con la salida del sol en la fecha de inicio autoimpuesta de Netanyahu, las señales apuntaban en contra de un importante anuncio de política, con el primer ministro y sus aliados insinuando que la drástica acción no era inminente.

El ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenzai, dijo el miércoles por la mañana a la Radio del Ejército que veía poco probable que ocurriera algo importante durante el día.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi, habla en una conferencia de prensa conjunta con el Ministro de Relaciones Exteriores aleman, Heiko Maas, el 10 de junio de 2020. (Ministerio de Relaciones Exteriores / cortesia)

“No sé si habrá una declaración de soberanía hoy, eso debería preguntarse a Netanyahu. Parece poco probable que ocurra hoy”, dijo Ashkenazi. “No creo que vaya a suceder hoy”.

Los palestinos han rechazado el plan de Trump, que teóricamente describe el establecimiento de un estado palestino, pero dijeron que estaban dispuestos a discutir alternativas con los israelíes.

“No vamos a sentarnos en una mesa de negociaciones donde se proponga la anexión o el plan de Trump”, dijo el martes a la AFP Saeb Erekat, alto funcionario palestino.

“No es un plan, sino un proyecto para legitimar la ocupación” de los territorios palestinos, dijo.

Si bien la Autoridad Palestina se ha opuesto vociferantemente a la anexión, ha luchado en su esfuerzo por generar una indignación pública generalizada contra el movimiento planeado.

La aldea cisjordana de al-Zaayem y el asentamiento de Maale Adumim al fondo, 30 de junio de 2020. (Ahmad Gharabli / AFP)

Netanyahu se reunió el martes con el embajador de Estados Unidos, David Friedman, y el enviado de paz de la Casa Blanca, Avi Berkowitz, y pareció indicar después de la reunión que se perdería la fecha objetivo del 1 de julio.

“Hablé sobre la cuestión de la soberanía, en la que estamos trabajando en estos días y continuaremos trabajando en los próximos días”, dijo Netanyahu, lo que significa que las bases antes de la medida continuarán después del 1 de julio.

The Times de Israel informó el 3 de junio que la aprobación de Estados Unidos para la anexión el 1 de julio era “altamente improbable”.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo el lunes a Berkowitz que el 1 de julio “no era una fecha sagrada”.

El viaje de Berkowitz a Israel se produjo después de tres días de conversaciones que sostuvo la administración Trump durante la semana pasada sobre si respaldar una anexión israelí, con un funcionario de la Casa Blanca diciendo que no se tomó una decisión final.

Según se informa, el gobierno de Trump está presionando a Israel para que ofrezca a los palestinos algún tipo de compensación a cambio de la anexión, según un informe del canal 12 del martes.

Entre las ideas está transferir un área a los palestinos donde puedan construir sin límites, o redefinir algunas tierras del Área C, donde Israel mantiene el control total, como el Área B, donde los palestinos tienen el control civil, según el informe.

Los acontecimientos se produjeron cuando Netanyahu y Gantz continuaron discutiendo públicamente sobre el calendario de los planes de anexión, y el primer ministro rechazó la afirmación de Gantz de que es demasiado pronto para comenzar a implementarlos.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, en la reunion semanal del gabinete en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Jerusalen, el 28 de junio de 2020. (Olivier Fitoussi / Flash90)

Gantz dijo el martes que Israel necesita avanzar en el plan de Trump solo con “socios” de la región y respaldo internacional.

En una reunión separada con el Representante Especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, Netanyahu se refirió a los comentarios que Gantz hizo durante una reunión con el equipo de Estados Unidos el lunes, en la que dijo que la anexión debería esperar hasta después de que haya pasado la pandemia de coronavirus.

“Tenemos serios problemas para discutir”, dijo Netanyahu. “Tan graves que ni siquiera pueden esperar hasta que pase el coronavirus”.

Gantz dijo el lunes que “lidiar con el coronavirus y sus consecuencias socioeconómicas y de salud es el tema más urgente que debe ser atendido en este momento”.

Aunque se lo ve renuente a avanzar con la anexión unilateral, Gantz, quien también se desempeña como primer ministro suplente, acordó en el acuerdo de coalición permitir que Netanyahu avance ese plan después del 1 de julio si puede asegurar un gabinete o la mayoría de la Knéset.

Estados Unidos parece estar condicionando el avance de la anexión al respaldo de Gantz, además del apoyo del Ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi, su adjunto en el partido Kajol Lavan.

El enviado de paz de Estados Unidos, Avi Berkowitz (izq.) con el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, en Jerusalen el 29 de junio de 2020. (Avi Berkowitz / Twitter)

El lunes por la noche, sin embargo, Netanyahu dijo que el partido Kajol Laván de Gantz “no era un factor” en la decisión sobre la anexión.

La posibilidad de que Israel anexe cualquier parte de Judea y Samaria ha generado advertencias y condenas internacionales. El rey Abdullah II de Jordania dijo que crearía un “conflicto masivo” en el Medio Oriente y sostuvo una serie de teleconferencias con los líderes del Congreso de los Estados Unidos hace dos semanas instándolos a bloquear el movimiento.

Otros varios líderes árabes y europeos, así como ex negociadores de paz israelíes y palestinos y expertos, han advertido que la anexión podría perjudicar severamente la posibilidad de una solución de dos estados.

Muchos demócratas estadounidenses se han pronunciado en contra de la anexión, incluidos 191 miembros de la Cámara de Representantes que enviaron una carta a Netanyahu la semana pasada suplicándole que detuviera sus planes.

El senador de Vermont, Bernie Sanders, se unió el martes a cuatro demócratas de la Cámara de Representantes para pedir a Estados Unidos que reduzca o retenga la ayuda de Israel si Netanyahu lleva a cabo el plan.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí