(JTA) – Cuando Mark Zuckerberg dijo que permitiría la negación del Holocausto en su plataforma, la Liga Anti-Difamación (ADL) se dio cuenta de que su asociación con Facebook no estaba funcionando.

BEN SALES

El gigante de las redes sociales y el grupo judío de derechos civiles habían estado trabajando juntos durante años para frenar el discurso de odio en línea. En octubre de 2017, Facebook encabezó una nueva iniciativa de la Liga Anti-Difamación (ADL) para iniciar un Laboratorio de resolución de problemas de ciberodio en colaboración con las compañías más grandes de Silicon Valley.

Luego, nueve meses después, Zuckerberg le dijo al sitio de tecnología Recode que, mientras él personalmente consideraba que la negación del Holocausto era “profundamente ofensiva”, dijo: “No creo que nuestra plataforma deba eliminar eso porque creo que hay cosas que diferentes personas lo malinterpretan”

Las personas que monitorean el antisemitismo criticaron a Zuckerberg por lo que vieron como no merecidamente dar a los antisemitas el beneficio de la duda, como si estuvieran cometiendo un error inocente en lugar de propagar una mentira deliberada. Fue entonces cuando la la Liga Anti-Difamación (ADL) se dio cuenta de que Facebook no iba a cambiar por sí solo y sería necesario presionarlo.

“La negación del Holocausto es algo de lo que hemos estado hablando con Facebook durante creo que son 11 años hasta este punto”, dijo Daniel Kelley, director asociado del Centro de Tecnología y Sociedad de ADL, a la Agencia Judía Telegráfica. “Les hemos dicho que la negación del Holocausto es odio. No es desinformación. Y no solo no han cambiado, sino que en varios casos se duplicaron al tratar la negación del Holocausto como una forma de información errónea”.

Entonces, la Liga Anti-Difamación  ha cambiado de rumbo, ya que Facebook, según el Director ejecutivo de ADL, Jonathan Greenblatt, “ha permitido que algunos de los peores elementos de la sociedad ingresen a nuestros hogares y nuestras vidas”.

Después de años de ver a la red social más grande del mundo como un socio, ahora trata a Facebook como un adversario. Ese cambio ha culminado en una campaña liderada por la Liga Anti-Difamación que insta a las empresas a dejar de anunciarse en Facebook durante el mes de julio en colaboración con la NAACP y otros grupos de derechos civiles.

La campaña ha atraído una creciente lista de marcas líderes. Más de 230 empresas han firmado el compromiso, y la semana pasada las acciones de Facebook cayeron más del ocho por ciento, aunque desde entonces se ha recuperado.

Aparentemente sacudido por el boicot, Zuckerberg ha anunciado una serie de cambios en las políticas de discurso de odio de Facebook, que dijo “provienen directamente de los comentarios de la comunidad de derechos civiles”. También se comprometió a reunirse con los organizadores del boicot.

Los cambios de Facebook incluyen etiquetar publicaciones relacionadas con el acceso a las votaciones, marcar publicaciones dirigidas a inmigrantes, prohibir a los miembros del movimiento Boogaloo antigubernamental de extrema derecha y colocar advertencias sobre publicaciones odiosas o falsas de figuras públicas que la red aún considera de interés periodístico.

“Estoy comprometido a asegurarme de que Facebook siga siendo un lugar donde las personas puedan usar su voz para discutir temas importantes, porque creo que podemos avanzar más cuando nos escuchemos”, escribió Zuckerberg el viernes en una publicación de Facebook. “Pero también me opongo al odio, o cualquier cosa que incite a la violencia o suprima la votación, y estamos comprometidos a eliminar eso sin importar de dónde provenga”.

Esos movimientos no han disminuido el compromiso de la Liga Anti-Difamación de presionar a la compañía, que genera casi todos sus $ 70 mil millones en ingresos anuales a través de anuncios.

“Facebook dice que tomará medidas significativas para abordar el odio en su plataforma”, tuiteó Greenblatt después del anuncio. “Hemos transitado este camino. No les dejes repostar para otro viaje lleno de odio”.

La lucha contra las empresas tecnológicas es un cambio para Greenblatt, quien llegó a trabajar en la Liga Anti-Difamación en 2015 después de una carrera como emprendedor social en Silicon Valley. Greenblatt fundó una compañía de agua embotellada que donó una parte de sus ganancias al acceso a agua limpia, así como All for Good, una plataforma de código abierto que agrega oportunidades de voluntariado en línea.

Jonathan Greenblatt, CEO y Director Nacional de la Liga Anti-Difamacion, habla en Capitol Hill en Washington, 2 de mayo de 2017. (Carolyn Kaster / AP)

La Liga Anti-Difamación había estado presionando a las compañías tecnológicas para que se tomaran más en serio la lucha contra el antisemitismo durante décadas. El predecesor de Greenblatt, Abraham Foxman, se quejó en una entrevista de 2013 con JTA sobre “los genios en Palo Alto”.

Bajo Greenblatt, la Liga Anti-Difamación aumentó su enfoque en la tecnología, y al principio intentó frenar el odio en línea a través de la asociación. El grupo expandió su presencia en Silicon Valley en 2016 y fundó el Centro de Tecnología y Sociedad en 2017 para combatir el ciberodio. Greenblatt dijo que esperaba “colaborar aún más en la amenaza con la industria tecnológica”.

Más tarde ese año, la Liga Anti-Difamación anunció su asociación con cuatro gigantes tecnológicos: Facebook, Google, Microsoft y Twitter, para crear el Laboratorio de resolución de problemas de Cyberodio. La idea era trabajar con las compañías en soluciones técnicas para mejorar la detección y eliminación de publicaciones de odio, con la Liga Anti-Difamación brindando orientación sobre cómo detectar la intolerancia y abordarla.

Pero según Kelley, el esfuerzo no fue a ninguna parte. Facebook, dijo, nunca actuó en ninguno de los consejos proporcionados por la Liga Anti-Difamación.

“Estaban felices de firmar un comunicado de prensa y decir, bueno, estamos trabajando con Liga Anti-Difamación. Tuvimos varias reuniones”, dijo Kelley. “Es la misma historia de cuando llegando a la reunión con ideas reales sobre cómo abordar los problemas en su plataforma y alejarnos sin prometer nada. Intentamos trabajar con ellos”.

Facebook no respondió a una solicitud de comentarios por correo electrónico. Pero la compañía ha disputado que tiene un historial pobre en abordar publicaciones odiosas. Apunta a un estudio reciente de la Unión Europea que muestra que Facebook es el más rápido entre las principales plataformas de redes sociales para abordar las notificaciones de discurso de odio provenientes de usuarios europeos. Encontró que Facebook evaluó el 96% de las notificaciones de discurso de odio en 24 horas, en comparación con el 76.6% de Twitter. Facebook eliminó el 87.6% del contenido marcado, en comparación con el 35.9% de Twitter.

El pulgar hacia arriba con el logotipo “Me gusta” en un letrero en la sede de Facebook en Menlo Park, California, 14 de abril de 2020. (AP / Jeff Chiu)

Pero Kelley dijo que si bien Facebook publica informes de transparencia, no brinda a los investigadores externos acceso a los datos, a diferencia de Twitter. Entonces dijo que no hay una forma real de confirmar las afirmaciones de transparencia de Facebook.

“Todas estas estadísticas no son examinadas ni verificadas por ningún tercero”, dijo, y agregó más tarde que “la capacidad de hacer una investigación real sobre la naturaleza del odio en Facebook es extremadamente limitada”.

A medida que pasaban meses y años, los activistas en Myanmar y en otros lugares se quejaban de que Facebook permitía a los funcionarios públicos alentar las violaciones de los derechos humanos. En 2018, el terrorista de las mezquitas de Nueva Zelanda transmitió en vivo la masacre en Facebook.

Pero aunque Facebook hizo algunas modificaciones a sus políticas de discurso de odio, no pareció cambiar de rumbo filosóficamente. En octubre, Zuckerberg dijo en un discurso en la Universidad de Georgetown que estaba orgulloso de que “nuestros valores en Facebook están inspirados en la tradición estadounidense, que apoya más la libertad de expresión que cualquier otro lugar”.

Usando el discurso, el comediante judío Sacha Baron Cohen comparó a Zuckerberg con un restaurador que sirve gustosamente a los neonazis.

“Si fuera dueño de un elegante restaurante y cuatro neonazis entraran con la piel de gallina en el comedor y hablaran en voz alta de querer matar ‘escoria judía’, ¿les serviría una elegante comida de ocho platos? ¿O les diría que saquen la mierda de su restaurante? Cohen escribió. “Tiene todo el derecho legal, de hecho un deber moral, de decirles que saquen la mierda de su restaurante”.

Un mes después, la Liga Anti-Difamación le dio a Cohen su Premio Internacional de Liderazgo. El actor cómico aprovechó la oportunidad para dar un discurso de apertura para excitar a las empresas de redes sociales.

Sacha Baron Cohen habla en la conferencia Never Is Now de la Anti-Defamation League en Nueva York, el 21 de noviembre de 2019. (Jennifer Liseo / ADL)

“Digo, responsabilicemos también a estas empresas de aquellos que usan sus sitios para abogar por el asesinato masivo de niños por su raza o religión”, dijo. “Tal vez sea hora de decirle a Mark Zuckerberg y a los CEO de estas compañías: ya permitiste que una potencia extranjera interfiriera en nuestras elecciones, ya facilitaste un genocidio en Myanmar, hazlo de nuevo y vas a la cárcel”.

Una vuelta de tuerca en esta historia llegó unas semanas antes del discurso de Cohen. Luego del ataque de octubre contra una sinagoga en Halle, Alemania, la Liga Anti-Difamación aceptó una donación de $ 2.5 millones de la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg. Greenblatt dijo, al aceptar la donación, que estaba “agradecida por su compromiso de luchar contra el odio en todas sus formas”.

Sandberg publicó en Facebook que “Significa mucho para mí poder apoyar este trabajo vital en este momento crítico”.

El enfoque de las publicaciones en su mayoría de manos libres de Facebook tiene defensores notables.

David Hudson, un defensor de los derechos expansivos de la Primera Enmienda, dijo que las protecciones de libertad de expresión deberían extenderse a Facebook porque su tamaño y amplitud le dan a Facebook el poder de un gobierno.

“Ciertas entidades privadas poderosas, particularmente los sitios de redes sociales como Facebook, Twitter y otros, pueden limitar, controlar y censurar el discurso tanto o más que las entidades gubernamentales”, escribió para la revista de Derechos Humanos de la American Bar Association. “Una sociedad que se preocupa por la protección de la libertad de expresión debe reconocer que ha llegado el momento de extender el alcance de la Primera Enmienda para cubrir a estas poderosas entidades privadas que han dado paso a una revolución en términos de capacidades de comunicación”.

Pero la académica del Holocausto, Deborah Lipstadt, que habló en contra de los comentarios de Zuckerberg sobre la negación del Holocausto, dijo que el boicot era el camino correcto.

“Facebook es una entidad privada y ninguna entidad privada está obligada a publicar un discurso de odio”, dijo. “En general, no me gustan los boicots, pero si esto es lo único a lo que Facebook va a responder, entonces no tienes otra opción. Puedes elegir dónde poner tu dinero”.

Este año, en testimonio al Congreso, Greenblatt citó su trabajo en Silicon Valley al pedir a las compañías tecnológicas que trabajen más. Llamó a la tecnología “un amplificador, un organizador y un catalizador para algunos de los peores tipos de odio en nuestra sociedad”, y dijo que Facebook y Twitter “necesitan aplicar la misma energía para proteger a los usuarios vulnerables que aplican para proteger sus ganancias”.

A pesar de las medidas que ha tomado Facebook, la Liga Anti-Difamación dice que no ha sucedido. Y es por eso que, después de años de intentar colaborar con Facebook, la ADL ahora está tratando de interrumpir su flujo de ingresos con la esperanza de forzar el cambio.

“Existe un entendimiento común de que Facebook es una empresa que pone los ingresos por encima de todo lo demás, pero creo que este es un ejemplo muy claro”, dijo Kelley de la ADL. “Todos estos cambios, los ajustes menores que Mark Zuckerberg anunció el viernes, fueron cosas que la comunidad de derechos civiles ha estado pidiendo durante años, además de cambios estructurales más grandes en la plataforma.

“Fue necesaria una pausa masiva en la publicidad de las principales empresas para que se movieran una pulgada”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción