avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- La recuperación del apellido familiar Gassmann tras haber disimulado su judaísmo por prudencia de la abuela, según relata el autor en Moked

EMANUELE CALÒ

“He restaurado el antiguo apellido de la familia. Agregué una “ene” al final: ahora soy Alessandro Gassmann en el pasaporte. No para romper el vínculo con mi padre, que siempre ha sido muy fuerte. Sino para recuperar la historia familiar. Nosotros somos judios. Yo a medias, mi padre por completo. En el 34, la abuela, que había quedado viuda con dos niños y sintió la tormenta que se avecinaba, quitó la “ene” del apellido de los niños y lo cambió de Ambroon a Ambrosi. Mi padre Vittorio tenía todas las características que se atribuyen a los judíos, incluido la del ahorro: un hombre muy generoso (nunca lo he visto dejar pagar un almuerzo o una cena a su comensal), en la casa apagaba continuamente las luces, apagaba el interruptor central, desenroscaba las bombillas. Estaba obsesionado con el consumo de electricidad. Tenía un sentido de la naturaleza temporal de las cosas, de la fugacidad de la vida. Incluso lo último que me dijo fue: “Apaga la luz”. Así [lo relata] Alessando Gassmann a Aldo Cazzullo (La entrevista. Los 70 italianos que quedamos, Mondadori, 2017).

Excepto que, en La lectura del Corriere della Sera del 14 de junio de 2020, en la página 3, encuentro una carta de fecha 8 de febrero de 1998, titulada: “Vittorio Gassmann, Via Angelo Brunetti, 33 00186 Roma”. Por lo tanto, la “n” gemela ya había sido utilizada por el augusto padre dos años antes de morir.

La hija judía del gran Vittorio, nacida de Shelley Winters (cuyo verdadero nombre era Shirley Schrift), se llama Vittoria Gassman, de quien aprendemos en la web que “la Dra. Vittoria Gassman es geriatra” y es la directora del “Hogar judío”. Del padre se entera por un artículo en inglés que “es quizás el actor judío italiano más notable (y, para algunos, el único) verdaderamente notable del siglo XX” (P. Balma, “Escondidos a plena vista: los judíos en la industria del cine italiano desde Mussolini hasta el presente”. [Charla invitada en el Centro de Estudios Judaicos y del Medio Oriente en la Universidad de Connecticut, 10-23 de 2014).

Cuando una Winters hizo una gira de tres meses  después de la guerra para recaudar dinero para United Jewish Appeal; más tarde se negó a filmar escenas en Alemania (tuvieron que recurrir a un sustituto) debido al inmenso sufrimiento de su sobreviviente de la Shoá, su tío Yaekel. No solo; en su autobiografía, Winters dice que “cuando llegué a Israel, yo, la estrella de cine, me arrodillé y besé la tierra de Israel” (Shelley (también conocida como Shirley) Shelley Winters, N.Y., 1981, p. 337). En el libro de Winters, Gassmann le cuenta una historia sorprendente: “Había sobrevivido a los horrores del nazismo y les contó a mis padres las dificultades sufridas por él y su madre (que había estado escondida en el Vaticano) por su sangre judía (Winters, cit. , p. 368).

La autobiografía de Vittorio Gassmann (Un gran futuro a sus espaldas, Longanesi, 1981) no tiene rastro de todo esto; solo podemos notar que las dos enes aparecen en la página 52 en el apellido. Aún así, tenía dieciséis años en el momento de las leyes raciales y veintiuno en el momento de la ocupación alemana. Yendo al sitio de Yad Vashem, ambas víctimas de la Shoah incluyen tanto a Gassman como a Gasmann: los nazis no se formalizaban. Incluso hay un homónimo del padre de Vittorio (Heinrich) en el sitio de Yad Vashem.

Me crucé con Gassmann en Liceo Visconti, donde nos convertimos en pares virtuales, ya que ambos fuimos a la entrevista ritual con los maestros de nuestra descendencia, una especie de rito pagano donde en el exorcista “él es bueno pero no se compromete”, las oraciones de todas las religiones se unen. Tenía la clara sensación de que la nuestra era una obra de teatro, y la idea de compartir el lugar con él me parecía tan irreal como halagador.

¿Qué importancia tiene si Vittorio Gassmann era judío o no? La tiene, aunque más no sea porque la imagen del actor italiano más bello, talentoso, culto y carismático, también un jugador nacional de baloncesto, un galardonado escritor, poeta, que pasaba por alto al gran Alberto Sordi por una cabeza, choca violentamente con la caricatura del un judío pequeño, torpe, gordo, feo, sombrío, con la nariz aguileña y encorvada, a quien el buen Giorgio Almirante habrá visto en las imágenes recurrentes de “La defensa de la raza”. De los cinco genios del cine italiano (Alberto Sordi, Nino Manfredi, Ugo Tognazzi, Marcello Mastroianni y Vittorio Gassmann), el más hermoso fue él. Al igual que en la película “Los vikingos” (arios puros) estaban Bernard Schwarz y Issur Danielovich, conocidos como Tony Curtis y Kirk Douglas.

No creo que los matones que encuentran a todos los judíos turbios les gustaría alzar carteles antisemitas con, por ejemplo, los rostros de Paul Newman y Vittorio Gassmann. Si es por eso, ni siquiera con el de Alessandro Gassmann.

No voy a pasar por inferior y, forzado a elegir, mejor ser más bello y más inteligente, frente a los que te detestan. Agradezco a Alessandro Gassmann, quien cuando dice “somos judíos”, después de toda una vida en la que me contaron las peores cosas sobre los judíos en general y sobre Israel en particular, me hace sentir bello e inteligente.

 

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí