Enlace Judío México e Israel – El ministro de Salud de Israel, Yuli Edelstein advirtió hoy, que a menos que ocurra un milagro, Israel se dirige a un nuevo confinamiento nacional.

Durante una conferencia de prensa celebrada en el Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén, Edelstein aseguró que el gobierno está haciendo todo lo posible para evitar un confinamiento generalizado, pero advirtió que esta es una posibilidad si otras medidas para frenar el rebrote del coronavirus no son suficientes.

“Si no hay otra alternativa, llegaremos a un confinamiento”, dijo, de acuerdo a The Times of Israel.

Edelstein no detalló las medidas que podría tomar el gobierno pero dijo que sabrá si el país se dirige a un cierre en tres o cuatro días.

“Si se produce un milagro médico y las tasas de infección se reducen significativamente, “tal vez no lleguemos a un confinamiento”, comentó en respuesta a una pregunta.

El ministro rechazó las crecientes críticas contra el manejo de la pandemia por el Ministerio de Salud, así como los llamados para transferir parte de la responsabilidad al Ministerio de Defensa o a cualquier otro organismo.

“Soy el responsable del evento, tengo la autoridad y asumo toda la responsabilidad”, apuntó.

A pregunta expresa sobre los llamados del ministro de Defensa Benny Gantz para que su ministerio asuma un mayor papel en la lucha contra el virus respondió: “A pesar de mi antigüedad en la Knéset y en el gobierno, en este momento no tengo tiempo para la política”, dijo arremetiendo contra Gantz, quien ingresó a la Knéset el año pasado.

Gantz, ex jefe del Estado Mayor de las FDI, ha sugerido que el Ministerio de Defensa se haga cargo de los aspectos “operativos” de la respuesta del gobierno a la pandemia.

“Creo que hay que darle al Ministerio de Defensa la capacidad operativa para dirigir la campaña sobre el terreno porque tenemos la habilidad de ayudar a los ciudadanos”, dijo el miércoles al noticiero del Canal 12. “Esto es lo que sabemos hacer mejor, superior a cualquier otro organismo.”

En otra entrevista con la emisora pública Kan, Gantz advirtió a los israelíes que el país podría estar en vías a otro confinamiento.

“Quiero que el público sepa que podría haber una situación en la que necesitemos volver a un cierre parcial o completo, o intensificar las restricciones”, explicó.

“El virus no irá a ninguna parte. Estará con nosotros durante medio año, un año o, según mis cálculos, un año y medio o más. Debemos aprender a lidiar con esta crisis en curso”, dijo.

Antes de recurrir a un cierre, el gobierno podría limitar aún más las reuniones a 10 personas; cerrar playas, sinagogas y yeshivas; reducir el transporte público; y permitir la apertura de restaurantes para servicio a domicilio únicamente, entre otras medidas, informó el Canal 12.

Según el reporte, Netanyahu le pidió al exdirector general del Ministerio de Salud Moshé Bar Siman-Tov que supervisara la respuesta del gobierno al coronavirus, pero él rechazó la oferta.

Bar Siman-Tov, que dejó su puesto a mediados de junio, desempeñó un papel fundamental en la elaboración de las medidas gubernamentales para contener el virus durante la fase inicial del brote.

Las advertencias de un inminente cierre se producen ante un incremento de 1,308 nuevos casos de coronavirus desde la noche del martes, con 1,055 confirmados en las últimas 24 horas y 205 pacientes en estado crítico.

A pesar de estos datos, Netanyahu se jactó del “éxito” de Israel para contener el virus.

Netanyahu se reunió el martes con ministros, especialistas y otros funcionarios para discutir nuevas medidas que ayuden a detener el contagio, pero no se tomaron decisiones.

Tras la reunión, el partido Likud de Netanyahu acusó Kajol Laván liderado por Gantz de “socavar las medidas necesarias para frenar el contagio y salvar vidas” después de que el ministro de Defensa bloqueara nuevas restricciones.

“Esta irresponsabilidad de Kajol Laván nos llevará definitivamente a un confinamiento total y a un precio económico innecesariamente alto”, afirmó un alto funcionario del Likud. “Gantz se opuso hoy a todas las medidas para detener la propagación del coronavirus que podrían haber evitado un confinamiento generalizado”.

En respuesta, Kajol Laván acusó a Netanyahu de hacer política.

“En lugar de renunciar al manejo de la crisis de coronavirus, Netanyahu debería dejar que las FDI se hagan cargo y que el Ministerio de Defensa supervise los esfuerzos en el terreno”, señaló un alto funcionario de Kajol Laván. “Este no es el momento para juegos políticos o cualquier batalla que no implique la rehabilitación de la economía, el sistema de salud y la sociedad”.

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈