avatar_default


Enlace Judío México e Israel- ¿Acaso el judaísmo acepta las supersticiones? ¿ qué hay del mal de ojo? ¿Las jamsas? ¿ Las mariposas negras? ¿Los escupitajos y el pu pu pu ashkenazí?

“El libro es la autobiografía de mis propias supersticiones” dice el rabino Barylka, autor de “Supersticiones y Creencias Populares en el Judaísmo” (ediciones Del Lirio, 2020) y próximamente (con suerte) en librerías de la Ciudad de México.

Al fallecer una madre de familia en México, personas – algunas bien intencionadas- se acercaron a los deudos explicándoles “de qué manera estaban quemando a su madre en el infierno” por no cumplir algunos ritos ancestrales. Fue el disparador para el inicio del libro.

En el libro aparecen personajes auténticos (muchos anónimos) con su parafernalia de creencias mágicas.

La misión del rabino Barylka, en sus propias palabras, es “ayudar a las personas a combatir todo lo que les hace daño, aún cuando este daño aparece disfrazado de judaísmo y de piedad“. Quiere fomentar un judaísmo intelectualmente significativo, combatir las tendencias hacia acciones y creencias supersticiosas, para alentar en paralelo la responsabilidad individual y la relación con D-os”.

Citando a Maimónides (quien a su vez refiere a Jeremías) el rabino dice que un “judaísmo de la Torá” tiene como raíces la razón y lleva a una vida de misericordia, justicia y juicio.

El judaísmo no acepta la superstición

“Lo que busca el judaísmo es acercarnos a D-os, a través del pensamiento, de las acciones y de los hechos apropiados, que son las mitzvot claramente expresadas como tales” dice Barylka.

A su vez, las supersticiones buscan eludir el poder de D-os, mediante el uso de fórmulas y rituales mágicos.

“Mientras el judaísmo exige excelencia intelectual y moral y una relación directa con D-os, la superstición proporciona medios supuestos para evitar o manipular a D-os , de manera tal que se aleje el mal o se alcancen objetivos como volverse millonarios”.

De hecho, la Torá, en Deuteronomio, enfatiza no recurrir a chamanes o a hacedores de maravillas, “aún si son judíos religiosos”, acota el ensayista.

A su vez, Maimónides advirtió el uso de rituales judíos como cura física, pues son exclusivamente “una cura para el alma”.

En la pandemia

En medio de la crisis sanitaria actual, todos los remedios mágicos que nos aconsejan políticos, filósofos, así como guías espirituales “no sirven para nada, y quien les hace caso se convierten en “rodef”, asesino en potencia. Hay que acatar las recomendaciones de las autoridades, nacionales y comunitarias.

“Hay fuertes tendencias en nuestros días que fomentan (mediante las supersticiones) el autoritarismo, el oscurantismo y el fundamentalismo. Estas tendencias promueven el pensamiento acrítico”, advierte el rabino.

Algunas supersticiones 

En entrevista, el rabino, teólogo y autor aborda el origen histórico de algunas supersticiones comunes en la Comunidad judía de México, como es la jamsa, el mal de ojo, las mariposas negras y el “pu pu pu” ashkenazí”.

Una cosa es segura, dice Barylka citando a Masejet Pesajimquién no cree en el mal de ojo, el mal de ojo no lo va a alcanzar“. Esto se aplica a todas las supersticiones y creencias mágicas.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo