avatar_default

La protesta masiva contra Benjamín Netanyahu en Tel Aviv del martes por la noche culminó con algunas violentas agresiones de presuntos grupos de ultraderecha contra manifestantes, que incluyeron el uso de objetos punzocortantes y gas pimienta. Al menos 4 fueron arrestados y 10 fueron hospitalizados, según reportes. Una nueva manifestación se presentó este miércoles a las afueras de la residencia del mandatario en Jerusalén, sin que se registrara violencia.

 

Netanyahu afirmó que una investigación sobre los hechos está abierta y espera que la Policía lleve a la justicia a los responsables que cometieron la agresión. A la vez, dirigiéndose a los manifestantes, el mandatario dijo que tal y como no hay espacio para la violencia, tampoco lo hay para las amenazas o denigraciones contra él o su familia por parte de sus opositores.

El presidente Rivlin condenó la violencia registrada en la manifestación en Tel Aviv y dejó en claro su temor de que, dadas las condiciones que se están generando, el posible asesinato del primer ministro o el de manifestantes “no son escenarios imaginarios” en este momento en Israel.

Un incremento de 1,943 nuevos casos de coronavirus se registró en las últimas 24 horas en Israel, así como 5 defunciones adicionales. Suman 67,734 casos acumulados y 491 muertes, mientras que los casos activos se han elevado a 34,521 y 328 están graves.

El Ministerio de Salud comunicó a la Knéset que la posible reapertura del tránsito aéreo en Israel podría implementarse a partir de mediados de agosto, permitiendo en un inicio la llegada de extranjeros desde países con bajas tasas de contagio, sin necesidad de examinaciones médicas o cuarentenas.

Netanyahu aseguró que la entrega de ayuda económica gubernamental para los ciudadanos del país comenzará desde la próxima semana, luego de que hoy la Knéset aprobó el plan para distribuir más de 6.5 millones de nuevos shequels a la población de cara a los efectos del COVID-19.

De acuerdo con un reporte del Canal 13 israelí, el escuadrón de Hezbolá que el lunes se infiltró desde Líbano hacia Israel, presuntamente tenía la intención de realizar un ataque de francotirador en contra de las tropas israelíes. El Ejército israelí actuó cuando los sospechosos llegaron a una distancia de más de 50 metros desde la frontera.

Selección de noticias: Germán Gómez

Locución y realización: David Crespo Neira

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo