avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Tisha B’Av es un día de luto que se hace por la destrucción del Templo sagrado en Jerusalén y el exilio judío. Es un día específico que designamos para conectarnos con nuestro dolor, identificarnos con la historia del pueblo judío y llorar las tragedias que ha vivido a lo largo del tiempo. Es un día que a la vez trasmite tristeza como esperanza. Requiere de que quien lo conmemora este dispuesto a involucrar sus sentimientos y se relacione activamente con las tragedias que el día pretende recordar. Para ello se realiza un luto específico en el que se ayuna y se prohíben ciertas actividades placenteras como usar artículos lujos o aplicarse ungüentos. Entre ellas se encuentra el estudio de Torá, ya que éste ocasiona placer o felicidad (Taanit 30a). Sin embargo, sí está permitido estudiar textos relacionados con la temática del día, ya que éstos ayudan a quien los lee a profundizar en el sentido y las emociones que el día busca producir en la persona. Por eso hay ciertos textos e historias que se han vuelto tradición leer y estudiar en Tishá B’Av, algunos de ellos incluso se leen en las ceremonias rituales. A continuación hablaremos de ellos.

Eijá. Libro de las Lamentaciones

El texto más conocido y leído en Tishá B’Av es Libro de las Lamentaciones (Eijá). Fue escrito por Jeremías tras la destrucción de Jerusalén y el Primer Templo a manos de Nabucodonosor. A través de cinco elegías describe la desolación de la ciudad, las tragedias que ocurrieron y la desesperanza del pueblo judío que Jeremías trasmite al sentirse abandonado por D-os. Las escenas e historias que cuenta son desgarradoras y a lo largo de la historia ha sido descrito como uno de los libros más conmovedores que existen.

Cuenta con cinco capítulos; el primero, el segundo y el cuarto son similares en forma, estructura y contenido, cuentan con 22 versos arreglados alfabéticamente y retratan la brutalidad del saqueo y la destrucción. Sin embargo, el tercero y el quinto se distinguen completamente de los demás capítulos. En ambos casos el orden alfabético se rompe, la temática y la estructura es distinta. En el tercer capítulo (que consta de 66 versos) Jeremías habla en primera persona y a través de su historia personal cuenta la historia y la situación en la que se encuentra Israel. En este capítulo se ven muestras de lo que desarrollaría más adelante, que es la idea de esperanza, el conocimiento que ningún sufrimiento es vano. En el quinto capítulo (22 versos) se pide a D-os que nos recuerde y se pide por la Redención.

Es un texto muy bello que sintetiza las reflexiones y los estados por los cuales uno transita en Tishá B’Av, por eso mismo se ha vuelto el texto icónico de este día, ya que es obligatorio leerlo públicamente en la sinagoga durante la noche de Tishá B’Av. Hay quienes acostumbran leerlo tanto en la noche como en el día.

Job

Otro de los textos que más se leen en este día es el libro de Job, esto se hace de forma individual, no pública y no es uno de los textos señalados por los Sabios para la lectura de este día. Sin embargo, no está prohibida su lectura y estudio en este día; por el tono y los temas que maneja, a lo largo del tiempo la gente ha sentido que es un excelente escrito para el momento. Es un libro largo cuenta con 42 capítulos y utiliza distintos estilos de formas literarias. A veces se desarrolla en forma de narración y a veces en forma de diálogo o monologo. Narra la historia de Job un hombre justo que pierde todo aquello que traía felicidad a su vida (su riqueza, su familia, su esposa).

A lo largo del texto vemos como una y otra vez Job se niega a dudar de la justicia divina ni a quejarse contra D-os, a lo largo de todo el libro Job una y otra vez recuerda a quien lo increpa que es D-os Quien da la vida y D-os Quien le dio todo lo que una vez tuvo. Al final del libro Job desespera y D-os mismo contesta mostrando Su fortaleza y Su sabiduría.

Es un libro que si bien relata una tragedia también da esperanza a la persona que lo lee. En él D-os no hace promesas a Job, no le ofrece una vida distinta, ni da explicaciones sobre las preguntas que le hace, sin embargo, la esperanza se encuentra en el retrato del mundo que ha creado y la confianza que inspira su grandeza. Produce en quien lo lee una sensación profundamente reconfortante. Es apropiado para Tishá B’Av porque toca muchos de los temas sobre los que se reflexionan en este día y produce las emociones que se buscan; ayudan a crear sintonía con la conmemoración.

Kinot

Kina es la palabra hebrea para decir lamento o referirse a un duelo. Los kinot son poemas que se leen en la noche y el día de Tish B’Av durante los rezos. Son poemas que hablan de la tragedia ocurrida en Jerusalén y la destrucción, a veces en forma de diálogo en los que Jerusalén misma es personificada y habla con palabras, a veces en forma de narración o descripción y a veces desde un monologo íntimo. Son más de 40, fueron escritos a lo largo de los siglos por distintos autores e incluidos a la liturgia por medios diversos. Cada congregación determina de forma distinta los kinot que serán leídos, generalmente se lee un mayor número en el día que durante la noche.

Entre los más conocidos se encuentran aquellos que fueron escritos por Elazar Ha – Kallir. Este autor suele tomar pasajes de misdrashim y el Tanaj para inspirar sus poemas. A veces reacomoda versos ya escritos en nuevas formas y a veces escribe los versos él mismo. En cualquier caso genera un efecto muy interesante, en el que permite al lector ver la relación que existe entre distintas épocas a través de un sólo tema.

Masejet Gitín

En Tishá B’Av se permite y se recomienda estudiar historias referentes a los sucesos ocurridos durante la destrucción de los Templos. El tratado de Gittin (55b – 58a) del Talmud contiene muchas de las historias que se cuentan con respecto a los sucesos ocurridos en Tisha B’Av. Las historias abarcan desde eventos de carácter político y narrativas gráficas de la destrucción hasta recuentos individuales de personas y familias que sufrieron la tragedia y la crueldad del evento. También se nos narra los castigos que los perpetradores sufrieron varios años después, la caída de las últimas revueltas judías y la destrucción de varias ciudades y poblados.

El motivo primordial de estas historias, más allá del recuento histórico, es enseñar las premisas morales que el evento histórico trajo. Por ejemplo, se rescata la importancia de la unión, la aversión al “odio gratuito,” la prohibición de humillar a las personas públicamente entre otras. Básicamente la premisa talmúdica explica que la destrucción de Israel fue posible por la carencia de calidad moral y la degradación previa de sus habitantes. Las historias personales además a veces funcionan como alegorías de Israel y su futuro.

Cabe resaltar que la historia más famosa de Tisha B’Av (la de Kamtza y Bar Kamtza) se encuentra narrada en estos fragmentos.

Otros textos

Los textos que hemos mencionado son los más leídos y estudiados de Tishá B’Av. Sin embargo, cabe destacar que durante el día en los servicios también se leen fragmentos del libro de Jeremías (8:9 – 9:23) y del libro del Deuteronomio, Devarim, (4:25 – 4:40) y su estudio no está prohibido. Según varias opiniones el estudio de los profetas en general no está prohibido siempre y cuando hablen de los temas correspondientes.

La finalidad de todos estos textos es poder aprender a través de ellos e impulsarnos a vivir un Tishá B’Av con sentido y profundidad. Esperamos se acerquen a ellos y los disfruten.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo