avatar_default

Enlace Judío México e Israel – La primera vacuna potencial contra COVID-19 de Rusia obtendrá aprobación regulatoria local en la primera quincena de agosto y se administrará a trabajadores de salud de primera línea poco después, dijo a Reuters una fuente de desarrollo cercana al asunto.

Un centro de investigación estatal en Moscú, el Instituto Gamaleya, completó los primeros ensayos en humanos de la vacuna basada en adenovirus este mes y espera comenzar los ensayos a gran escala en agosto.

La vacuna obtendrá la aprobación regulatoria de las autoridades en Rusia mientras continúa ese ensayo a gran escala, dijo la fuente, destacando la determinación de Moscú de ser el primer país del mundo en aprobar una vacuna.

La velocidad a la que Rusia se está moviendo para implementar la vacuna ha llevado a algunos medios occidentales a cuestionarse si Moscú está poniendo el prestigio nacional antes que la ciencia y la seguridad sólidas.

“La aprobación (reglamentaria) será en las primeras dos semanas de agosto. El 10 de agosto es la fecha esperada, pero definitivamente será antes del 15 de agosto. Todos los resultados (de prueba) hasta ahora son muy positivos”, destacó la fuente.

Agregó que los trabajadores de salud rusos que tratan a pacientes con COVID-19 tendrán la oportunidad de ofrecerse como voluntarios para vacunarse poco después de que la vacuna reciba la aprobación regulatoria.

El servicio de prensa del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), que coordina y financia los esfuerzos de desarrollo de vacunas de Rusia, se negó a comentar, pero su jefe, Kirill Dmitriev, ha negado que el impulso de vacunas de Rusia comprometa la seguridad.

“El Ministerio de Salud en Rusia está siguiendo todos los procedimientos estrictos necesarios. No se cortan esquinas “, dijo Dmitriev el martes de acuerdo a la información de GlobalNews.

Dmitriev comparó lo que dijo que fue el éxito de Rusia en el desarrollo de una vacuna con el lanzamiento en 1957 de la Unión Soviética del Sputnik 1, el primer satélite del mundo. “Así como Sputnik fue el resultado de científicos rusos muy talentosos … nuestra investigación de vacunas se basa en el trabajo de grandes científicos rusos”, resaltó.

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Gran Bretaña dijo este mes que los piratas informáticos respaldados por el estado ruso intentaban robar la investigación de la vacuna COVID-19 y el tratamiento de las instituciones académicas y farmacéuticas de todo el mundo.

Las acusaciones han sido negadas por Moscú y se están desarrollando más de 100 posibles vacunas en todo el mundo para tratar de detener la pandemia de COVID-19.

Al menos cuatro se encuentran en ensayos finales de fase III en humanos, según datos de la OMS, incluidos tres desarrollados en China y otro en Gran Bretaña.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo