avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Si sales hoy por la noche a ver el cielo podrás percibir la luna completamente llena en todo su esplendor. En el calendario judío, eso indica que estamos a mediados del mes, en este caso el mes de av. En tiempos antiguos representaría para los judíos un día largo de festejo y convivencia en los viñedos. Hoy en la diáspora aún lo recordamos en nuestros rezos, con nuestras parejas y de forma personal en nuestras casas. Mientras que en el estado de Israel se reparten flores chocolates y tarjetas por igual.

Culturalmente se conoce como “el día judío del amor” y hasta la fecha es uno de los días donde más compromisos y bodas se celebran tanto en Israel como en la diáspora. En parte es así porque ocurre pocos días tras un periodo de luto (las tres semanas y Tishá B’Av) en el cual no se pueden hacer ni planear celebraciones y en parte también por la carga tradicional que el día tiene desde las épocas del Segundo Templo. En esta breve nota trataremos de abordar todas las características que rodean a este día. Esperamos les guste.

Tu B’Av como festividad

En el tratado de Taanit (ayunos) se menciona la festividad de Tu B’Av. De ella se dice que “no hubo en Israel días de mayor alegría que Tu B’Av y Yom Kipur.” Después describe como en este día (Tu B’Av) las mujeres solteras en Israel salían con ropas blancas a bailar en los viñedos; se compartían joyas y ropa para que ninguna se sintiera avergonzada y aquel que buscaba pareja podía cortejarlas. Se habla de un día de extrema alegría y básico para el desarrollo espiritual del pueblo de Israel. Los rabinos hacen varias preguntas sobre ese pasaje talmúdico, entre otras: ¿Por qué una festividad menor, que es casi una costumbre tendría sería comparada en alegría con Yom Kipur, el día más sagrado para el judaísmo? ¿Cuál es el origen de la festividad y por qué la festejamos? A lo largo de los siglos muchas respuestas se han dado.

Como toda festividad judía, la fecha adquiere diversos significados con el pasar del tiempo especialmente conforme van ocurriendo sucesos en ella. Los rabinos del Talmud hacen referencia a seis eventos distintos y cada uno le da mayor importancia a uno específico. De esta forma los rabinos le dan un carácter histórico a la festividad y le dann continuidad a través de la memoria. Sin embargo, la festividad se menciona en la Mishná y otros textos judíos previos al Talmud mismo y en todas partes se le relaciona con la cosecha de la uva y la producción del vino. Finalmente, Tu B’Av antes de ser una festividad histórica era una celebración agrícola.

División entre las tribus y la sacralidad del matrimonio

“R. Yosef dijo en nombre de R. Najmán: Es el día en que se permitió a la tribu de Benjamín entrar nuevamente a la congregación [de Israel], como está escrito: ‘Los hombres de Israel habían jurado en Mitzpá, diciendo: Ninguno de nosotros dará su hija a Benjamín como esposa’ (Jueces 21:1)” (Taánit 30b)

En el libro de Jueces se narra la historia de la concubina de Guibea, en este poblado integrantes de la tribu de Benjamín incurren en una gran atrocidad contra una mujer levita. Para vengar su recuerdo el resto de las tribus de Israel entraron en guerra con la tribu de Benjamín y durante décadas a ésta se le prohibió ser parte de la congregación de Israel. Se tenía prohibido a las mujeres judías casarse con benjamitas, al punto tal que la tribu misma estuvo a punto de desaparecer.

Cuando se le otorga el perdón a la tribu y se le permite volverse a casar con muchachas de los otros clanes, se describe la fiesta que “año con año se hace en Shilo” y se le dice a los benjamitas “que vayan y esperen en los viñedos a las muchachas que hacen sus bailes… y que cada uno de ustedes contraiga esposa” (Jueces 21). El pasaje describe casi a la perfección lo que se hacía en Tu B’Av. Por eso, se piensa que dicha festividad existía desde varios años antes y se realizaba para festejar la cosecha del vino. En otras partes del libro de Jueces y el libro de Jeremías también se refieren a esta época del año de esa forma.

Sin embargo, con el tiempo, los rabinos quisieron retomar el carácter histórico de la festividad y por eso realtaron el evento de las tribus. Dotando además a la fiesta de un nuevo significado aquel de la unión de Israel y la sacralidad del matrimonio. Bajo la misma luz, en la Guemará se mencionan otros dos eventos que ocurrieron en Tu B’Av:

“R. Yehuda dijo en nombre de Shmuel: Es el día en que se concedió permiso a las tribus para casarse entre sí [después de entrar en la tierra de Israel]…
Ulla dijo: Es el día en que Oseas ben Ela retiró los guardias que Jerobam ben Nevat había puesto en los caminos para evitar que Israel fuera [a Jerusalén] en peregrinación…” (Taánit 30b)

Según lo vemos en el libro de Números (cap 36) con las hijas de Tzelofjad, una mujer que había heredado las tierras de su padre tenía prohibido casarse con hombres de otra tribu; de esta forma las tierras siempre pertenecerían a la misma tribu y no cambiarían de una a otra. El juramento fue levantado precisamente por la dificultad que las herederas tenían para contraer matrimonio. El día en que se decidió anularlo fue Tu B’Av y las mujeres lo celebraron participando de la tradición.

En cuanto al rey Jerobam, cuando separó el reino de Israel de Judá colocó guardias que bloqueaban los caminos a Jerusalén. Temía que las peregrinaciones pusieran en riesgo su autoridad y quiso evitar que los israelitas realizaran las festividades que así lo requieren, intentó sustituir al templo sagrado con lugares de idolatría concolidando de esa forma la división. Sin embargo, años más tarde hubo un rey (Oseas ben Ela) que quiso limar las asperezas, retiró los guardias y fomentó que los dos reinos volvieran a estar unidos. Tu B’Av es la festividad en la que se celebró dicha unión.

La unión marital que festeja en Tu B’Av en cierta medida también refleja la santidad de la tribus en conjunto. Así como hombre y mujer trabajan con D-os en la creación del mundo, en hacerlo un lugar sagrado; las tribus de Israel en cierta medida tienen una relación similar. Es a través de ellas que el pueblo de Israel se construye y lleva el mundo hacia la Redención.

Tu B’Av, Yom Kipur y el perdón de los pecados

Muchas veces se ha intentado explicar por qué la Guemará compará a Tu B’Av con Yom Kipur y se han dado distintas razones. La más común es aquella en la cual se señala la sacralidad del matrimonio. Tu B’Av nos recuerda la importancia del matrimonio, del hombre y la mujer como creadores de este mundo. Mientras que Yom Kipur es uno de los días en que más se resalta la relación íntima que existe entre el pueblo de Israel y D-os, una unión que es comparada con la unión marital; Yom Kipur es el día que mayor intimidad hay entre Israel y D-os.

Sin embargo, también hay comparaciones que se hacen con respecto a las tradiciones y la alegría compartida de ambas fiestas. El traje blanco que solía usarse en Kipur se asemeja a los trajes blancos que las mujeres usaban en los viñedos. En Kipur cuando los pecados de la nación eran perdonados, el paño rojo que colgaba a la entrada del Santuario cambiaba de color a blanco y la gente sabía que sus pecados habían sido expiados. Solían hacerse bailes y celebraciones con vino al igual que en Tu B’Av.

Además la anulación de los juramentos que hacemos al empezar Kipur se asemeja a la anulación de los juramentos que hicieron las tribus para incluir nuevamente a los benjamitas en la congregación, y a la anulación de los votos que hicieron las mujeres huérfanas para poder casarse con hombres de otras tribus. El tema de las tribus y Benjamín además también se relaciona estrechamente con el perdón. En Tu B’Av el pueblo de Israel decidió otorgarle a la tribu de Benjamín el perdón. Igualmente, las razones que otros rabinos de la Guemará dan para celebrar Tu B’Av se asemejan al perdón de los pecados:

“Rabba bar Jana dijo en nombre de R. Yojanan: Es el día en que la generación del desierto dejó de morir…
R. Matena dijo: Es el día en que se concedió el permiso para enterrar a los muertos en Beitar…” (Ta’anit 30b)

A raíz del evento de los espías, la generación que salió de Egipto fue castigada a vagar por el desierto durante 40 años, al punto tal que nadie (a excepción de dos grandes principes) de los que participó en el evento de los espías pudo entrar a la tierra prometida. Según algunos midrashim cada año los mayores de 60 años morían en Tishá B’Av. El año en que pudieron entrar a la tierra nadie murió, sin embargo, no fue hasta Tu B’Av que pudieron afirmar con seguridad que nadie había muerto y se dieron cuenta que habían sido perdonados. Lo cual constituyó un gran motivo de festejo.

En cuanto a la invasión de los romanos en la que cayó la fortaleza de Beitar, la visión rabínica es que sucedió gracias a los pecados de los judíos. Sin embargo, en medio de la desgracia D-os hizo un milagro para el pueblo oprimido, los cuerpos de los muertos, pese a que no recibieron sepultura en varios días no empezaron su proceso natural de descomposición. Fue una señal de esperanza, cuando por fin pudieron enterrarlos, estaban íntegros y como Yom Kipur representó un nuevo comienzo para el pueblo judío.

Finalmente la mística judía nos enseña que la Redención llegará en el mes de av, por lo que Tu B’Av será la primer luna llena que veamos, en un mundo ya redimido.

El rompimiento de las hachas

La última razón que la Guemará da al explicar las celebraciones de Tu B’Av es que durante dicho día se terminaba de juntar la madera suficiente para el altar en el templo:

“Rabba y R. Yosef dijeron: Es el día en que dejaban de cortar árboles para el altar.” (Taánit 30b)

La madera que se recolectaba para el altar debía estar seca y sin gusanos, lo cual era muy difícil de encontrar durante las épocas húmedas o frías en Israel. Tu B’Av era el último día del verano en que se recolectaba y recibía la madera que sería utilizada durante los meses de otoño e invierno. Solían hacerse grandes celebraciones por dicho evento en el que se rompían las hachas.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo