Enlace Judío México e Israel – El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, amenazó en el pasado a Israel con provocar una masiva explosión similar a la sufrida el martes por la ciudad libanesa de Beirut.

El 16 de febrero de 2016, Nasrallah aseguró en un discurso que, en la localidad de Haifa, una importante ciudad portuaria en el norte de Israel, un ataque terrorista de Hezbolá contra contenedores de amoniaco podría provocar la muerte de decenas de miles de personas al generar una explosión como la de “una bomba nuclear”.

Citando a un presunto experto en la materia, Nasrallah aseguró entonces: “La gente de Haifa teme que un ataque letal en los contenedores… hay unos grandes contendedores ahí… que contienen amoniaco”, dice el líder terrorista, según una traducción hecha por el monitor de medios árabes MEMRI.

“Estos contenedores de amoniaco están en Haifa. En la guerra de 2006, nos abstuvimos de atacar esos contendedores. Ahí se almacenan 15 mil toneladas, toneladas, de este gas”, continúa, soltando brevemente una risa, “que podría causar la muerte de decenas de miles de personas”.

De acuerdo con las autoridades libanesas, 2,700 toneladas de un compuesto químico similar, nitrato de amonio, se encontraba almacenado en el punto de la explosión en Beirut desde hace seis años como resultado de una confiscación. La causa que llevó a la detonación de este material altamente volátil, utilizado para fertilizantes y la producción de explosivos, está siendo investigada.

“El experto agregó: esto es exactamente como una bomba nuclear. En otras palabras: Líbano tiene una bomba nuclear. Esto no es una exageración. Para nada. La verdad es que no tenemos una bomba nuclear…”, prosigue Nasrallah entre risas, “es una bomba nuclear en el sentido de que una gran cantidad de misiles disparados ahí, a la par de los contendedores en Haifa llevará al mismo impacto que una bomba nuclear”.

La palabra “bomba nuclear” resonó ayer a lo largo del día ante la particular imagen que la masiva explosión generó en Beirut y que se asemejó a la de este tipo de explosiones, generando primero una especie de hongo con la onda expansiva de la detonación, para después extender una larga nube hacia los cielos de colores rojizos.

Esto llevó incluso al gobernador de Beirut, Marwan Abboud, a afirmar en una transmisión en vivo en televisión, que la explosión en la ciudad le había recordado lo ocurrido en las explosiones nucleares en Hiroshima y Nagasaki en 1945, palabras que le dieron la vuelta al mundo.

Nasrallah en seguida reitera que el presunto experto consultado incluso aseguró que aun unos pocos misiles en contra de los contenedores provocaría que “decenas de miles de personas murieran”.

En otro discurso emitido exactamente un año después, el 16 de febrero de 2017, y también traducido por MEMRI, Nasrallah vuelve a retomar el tema del amoniaco en Haifa y asegura que la potencia de destrucción de los contendedores en Haifa es aún mayor.

“Con respecto a las instalaciones de amoniaco en Haifa, una decisión fue hecha hace algunos días que los tanques de almacenamiento de amoniaco en Haifa deben de ser vaciados dentro de 10 días. ¿Por qué? Después de todo, estos tanques de amoniaco han estado ahí por décadas”, dice Nasrallah en esa nueva intervención.

“Es debido a que la resistencia [Hezbolá] ha hablado de estos tanques de almacenamiento y de cómo constituyen el equivalente a una bomba nuclear. Aún más, hay un buque que lleva el amoniaco y lo distribuye a las instalaciones de Haifa y otros lugares”, agrega.

“He dicho que la instalación de amoniaco de Haifa es el equivalente de una bomba nuclear, pero ellos dicen que el buque que lleva el amoniaco a la Palestina ocupada constituye lo de cinco bombas nucleares”, advirtió.

El video con las declaraciones de Nasrallah comenzó a viralizarse en las redes sociales poco después de la explosión ocurrida en Beirut, generando múltiples comentarios por parte de los usuarios que notaron el particular hecho de que una explosión de tal magnitud terminó no por ocurrir en Israel, sino en el propio Líbano.

A un día de la tragedia en Beirut, en Israel comenzaron a mostrar signos de alarma justo ante el foco de las amenazas de Hezbolá, no por un posible ataque terrorista, sino por la propia situación del puerto de Haifa al ser un área industrial con instalaciones de materiales de riesgo inmediatamente aledaña a una zona civil.

El puerto de Haifa, una ciudad con cerca de 280 mil habitantes, alberga la mayor área industrial de Israel, en la que se encuentran más de 60 plantas industriales, que incluyen refinerías de petróleo y fábricas de procesamiento, plantas de energía e instalaciones de almacenamiento.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío