Enlace Judío México e Israel.- Likud y Kajol Lavan no celebrarán hoy su reunión semanal de gabinete dado que las partes se niegan a acordar la agenda, marcando un nuevo mínimo para la coalición que se desmorona mientras siguen divididos sobre el presupuesto.

La coalición gobernante de Israel pareció acercarse más a la disolución el sábado por la noche, cuando las facciones tanto del Likud como de Kajol Lavan anunciaron que no habría reunión de gabinete el domingo, culpándose mutuamente por el estancamiento, publicó The Times of Israel.

El extraordinario anuncio puso de relieve una creciente crisis de la coalición, ya que ambos partidos se mantenían intransigentes en medio de una especulación desenfrenada de que podrían estar a la vuelta de la esquina nuevas elecciones debido a una reyerta presupuestaria cada vez más intensa.

Según su acuerdo de coalición, ambas partes deben aprobar la agenda de la reunión semanal del gabinete, que generalmente se lleva a cabo los domingos. Pero al no lograr acordar una agenda, la reunión fue cancelada.

En un comunicado, el Likud acusó a Kajol Lavan de negarse a aprobar un tema de la agenda sobre una propuesta para un programa de asistencia para el coronavirus de 8.500 millones de NIS (2.500 millones de dólares).

“La reunión del gabinete no se convocará mañana debido a la negativa de Kajol Lavan de incluir en la agenda un plan de asistencia económica del gobierno, por parte del primer ministro y el ministro de Finanzas”, dijo el partido.

“El plan creará alrededor de 10,000 nuevos empleos en la economía”, agregó. “El Likud exige a Kajol Lavan que no impida la transferencia de fondos a los ciudadanos de Israel en este momento, cuando se enfrentan a la crisis del coronavirus”.

Kajol Lavan respondió acusando que la reunión fue cancelada “debido a la insistencia del Likud en no adherirse al acuerdo de coalición”.

“No es la primera vez que el Likud no cumple con sus compromisos, y cualquier otra excusa es una completa mentira para el público israelí”, dijo.

Gantz describió la propuesta del plan de asistencia como una cortina de humo y dijo que aún no se había finalizado.

Vallas publicitarias de la campaña electoral para el Likud y su lider, el primer ministro Benjamin Netanyahu (primer plano), y el partido Kajol Lavan liderado por Benny Gantz (fondo), en Bnei Brak, el 23 de febrero de 2020 (AP Photo / Oded Balilty)

La principal manzana de la discordia entre las partes ha sido una disputa sobre el presupuesto, lo que provocó una febril especulación de que Israel podría dirigirse a su cuarta elección en menos de dos años.

El gobierno tiene hasta el 25 de agosto para aprobar un presupuesto o se disolverá automáticamente.

Netanyahu y Gantz acordaron aprobar un presupuesto hasta 2021 como parte del acuerdo de coalición entre sus partidos, pero el primer ministro pide un presupuesto que solo cubra el resto de 2020, citando la incertidumbre causada por la pandemia de coronavirus. Gantz, por otro lado, insiste en un presupuesto que se ejecute el próximo año.

En una entrevista transmitida el sábado, Gantz se mantuvo firme y dijo que no abandonaría su demanda de un presupuesto que se extienda hasta 2021.

“Para estabilizar el gobierno, se necesita un plan para 2020-2021. No un presupuesto para las vacaciones o [para un] fin de semana, un presupuesto para un año completo”, dijo a Noticias de Canal 12. “No voy a ceder”.

Gantz y Netanyahu cerraron un acuerdo de poder compartido en mayo tras tres rondas electorales consecutivas que resultaron indecisas. El trato dividió a Kajol Lavan, debido a la promesa de campaña del partido de no unirse a un gobierno liderado por el primer ministro por los cargos de corrupción en su contra.

Si bien Netanyahu tiene que ceder el cargo de primer ministro a Gantz si convoca nuevas elecciones antes de que el jefe de Kajol Lavan asuma el cargo de primer ministro en noviembre de 2021, el acuerdo de coalición hizo una excepción no aprobando un presupuesto, lo que llevó a la especulación de que el líder del Likud estaba forzando la crisis presupuestaria para evitar tener que dejar el cargo.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío