avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Técnicos israelíes utilizaron el rasgo más molesto de Bluetooth para crear esta nueva aplicación, descargada ya por más de un millón de personas, que rastrea mientras mantiene al gobierno bloqueado en nuestros teléfonos

NATHAN JEFFAY

Aprovechando la mayor desventaja de Bluetooth para su beneficio, los programadores israelíes han creado una aplicación estatal de seguimiento de coronavirus que mantiene al gobierno firmemente bloqueado de nuestros teléfonos.

Los ciudadanos israelíes se enfrentan a un gran impulso del estado para descargar una versión revisada de la aplicación HaMagen que rastrea el movimiento, y advierte a las personas cuando han estado expuestas al nuevo coronavirus.

En las dos semanas transcurridas desde su lanzamiento, en hebreo, árabe, inglés, ruso y amárico (lengua etíope), más de un millón de personas la han descargado.

Los informáticos detrás de la aplicación dicen que eligieron el diseño inspirados y asustados por el rastreo de teléfonos en lugares como China.

“El diseño de nuestro código no permite al gobierno ninguna información sobre el usuario, a menos que éste dé un permiso expreso”, dijo Eyal Ronen, profesor asistente de informática en la Universidad de Tel Aviv.

Añadió: “Las naciones asiáticas, especialmente China, pudieron combatir bien el coronavirus, pero lo hicieron con medios de rastreo inaceptables en los países occidentales. Nuestro objetivo era lograr esta eficacia en una aplicación que respeta la privacidad”.

Una aplicacion de telefono inteligente ya existente que rastrea la propagacion de la infeccion y determina quien ha estado en contacto con personas infectadas con el coronavirus. Los arquitectos de la nueva aplicacion de Israel rechazaron la tecnologia que comparte los datos de las personas para crear una aplicacion que, según ellos, respeta la privacidad. (iStock)

Ronen y su socio, el profesor Benny Pinkas, director del centro de investigación cibernética de la Universidad de Bar Ilan, hicieron el plano de la aplicación, que establece su protocolo de privacidad, y en aras de la transparencia lo subieron en línea para que todos lo vean.

Los funcionarios del gobierno han insinuado que si un gran número de israelíes descarga esta aplicación, suspenderá el controvertido seguimiento telefónico obligatorio de la agencia de inteligencia Shin Bet. Para Ronen, esta es una de sus grandes esperanzas.

Captura de pantalla de la version en ingles de la nueva aplicacion HaMagen

Ronen y Pinkas le dijeron a The Times of Israel que desarrollaron un sistema para que los mensajes Bluetooth se envíen entre los teléfonos de los usuarios, pudiendo usarse para generar alertas de cuarentena si es relevante, pero sin que el gobierno obtenga los datos personales de nadie.

En el meollo del diseño está la mayor queja de las personas que usan auriculares Bluetooth, es decir, que la señal se desvanece cuando estás a más de unos pasos de tu dispositivo.

Pinkas dijo que estando lo suficientemente cerca de un operador para que sus teléfonos intercambien señales Bluetooth de la más alta calidad, están dentro de la proximidad que los epidemiólogos quieren que sepan, mientras que si la distancia es mayor, a los epidemiólogos no les importa.

Confiar en Bluetooth, en lugar de los métodos de seguimiento que usa el Shin Bet, puede evitar a muchos una cuarentena innecesaria, dice Pinkas.

“El problema con el rastreo que actualmente realiza Shin Bet es que usa datos de señal de teléfono celular que no son precisos en términos de ubicación y no saben en qué piso estás en un edificio, así que si hay un operador en un centro comercial, puede llevar a que muchas personas que no estaban cerca de él o ella sean puestas en cuarentena”, dijo.

Prof. Benny Pinkas, director del centro de investigacion cibernetica de la Universidad Bar Ilan (cortesia de Benny Pinkas)

Con su aplicación, cada usuario envía una señal Bluetooth especial cada cinco minutos que es registrada por cualquier otro usuario de HaMagen que se encuentre dentro de los dos metros. El teléfono mantiene un registro de estos mensajes, sin ninguna información que identifique al usuario que los transmitió.

Si un ciudadano israelí da positivo por coronavirus, no tiene ningún requisito legal para revelar que usa la aplicación. Pero si así lo desean, pueden solicitar al Ministerio de Salud un código que cargará todos los mensajes Bluetooth que transmitieron, sin información que los identifique, al servidor del ministerio.

Otros usuarios de HaMagen no cargan ningún dato en el ministerio, pero se les actualiza constantemente sobre qué mensajes de Bluetooth fueron transmitidos por los pacientes con coronavirus. Si los mensajes almacenados en su aplicación coinciden con los transmitidos por alguien que dio positivo, su teléfono genera una alerta.

Un solo mensaje coincidente no activará una alerta porque el encuentro habría sido demasiado corto para presentar un riesgo importante de infección, pero si se registraron tres mensajes consecutivos de la misma persona, esto indica un encuentro de 15 minutos y se genera una alerta.

Imagen ilustrativa de la aplicacion de seguimiento de coronavirus (iStock)

Pinkas dijo: “Si estabas al lado de alguien con COVID, te lo dice a ti pero no al gobierno. Se trata de brindar información a los usuarios para que puedan optar solos por aislarse y decirle al gobierno que lo están haciendo, pero sin obligarlos. Esperamos que hagan lo correcto”.

Ronen y Pinkas estaban convencidos de que más personas actuarán en función de las alertas y optarán por aislarse si tienen información sobre el momento y el lugar de exposición al coronavirus. Pero estaban decididos a no dar acceso al gobierno a los datos GPS de los teléfonos de los usuarios.

Eyal Ronen, profesor asistente de informatica en la Universidad de Tel Aviv (cortesia de Eyal Ronen)

“Las alertas vienen con la hora y la ubicación, ya que los teléfonos de los usuarios recuerdan la ubicación del GPS cuando se recibió cada mensaje de Bluetooth, pero no comparta estos datos con nadie más”, dijo Ronen. “Significa que cuando se genera una alerta, su teléfono sabe dónde estaba y puede decírselo sin comprometer la privacidad”.

Pinkas dijo que la nueva aplicación despierta mucho interés porque “las alternativas son mucho peores”.

Una de las alternativas es continuar con el seguimiento de Shin Bet que, si aumenta el número de casos, podría terminar con un gran número de israelíes puestos en cuarentena debido a su imprecisión, según Pinkas. La otra posibilidad, dijo, es una aplicación Bluetooth, pero que es obligatoria, con el acceso a las alertas automáticamente concedido al gobierno.

“Esto iniciaría un juego de gato y ratón, con personas apagando los teléfonos o colocándolos en contenedores de aluminio”, dijo Pinkas. “Sería imposible y al final tendrían que poner a todos brazaletes en las manos que no se pueden quitar”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo