avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Bastante conocida es la historia detrás del “vocho” de la Volkswagen: un deseo de Adolf Hitler por proveer a las masas de un automóvil accesible al público, diseñado por su connacional Ferdinand Porsche y producido a finales de la década de los años 30.

Sin embargo, de acuerdo al holandés Paul Schilperoord, el verdadero genio detrás de la idea del automóvil más producido en la historia moderna podría haber sido en realidad un ingeniero judío, a quien los nazis prácticamente le habrían robado su idea y a quien habrían intentado borrar de la historia que dio origen a la producción del popular vehículo.

Este argumento lo sostiene Schilperoord en su libro La verdadera historia del escarabajo: cómo Hitler confiscó el diseño de un genio judío, publicado originalmente en Países Bajos en el año 2009, una biografía sobre Josef Ganz, un brillante ingeniero que, como otros en la época, quiso ofrecer un automóvil eficaz diseñado para las masas.

Ganz nació en 1898 en el seno de una familia judía en la ciudad de Budapest, entonces parte del Imperio austrohúngaro. Durante la Primera Guerra Mundial, la familia se trasladó hacia Alemania, de donde era originario su padre, y el joven Ganz incluso se involucró en el conflicto armado enlistándose en la Armada germana.

Finalizada la guerra, Ganz estudió ingeniería mecánica en una universidad de Viena, donde al tiempo una idea se fincó en él: diseñar un automóvil que fuera relativamente accesible en precio para el público.

Al culminar sus estudios en 1927, Ganz ingresó a trabajar como editor en una revista de automóviles, Klein-Motor-Sport, donde se volvió usual en él criticar los vehículos de la época que consideraba caducos y pasados de moda, y a su vez promovió diseños innovadores.

En 1930, la hoy extinta compañía automotriz Ardie le da la oportunidad de implementar su sueño de desarrollar un vehículo accesible.

El resultado, que si bien se vio truncado en su producción, fue un automóvil pequeño y liviano que presentaba un chasis de columna central, suspensión integral independiente con semiejes traseros oscilantes, un motor montado en el medio y una carrocería aerodinámica.

Un año después, otra compañía hoy extinta, la Adler, le ofrece también la oportunidad de desarrollar el vehículo que anhelaba, y este segundo resultado fue el llamado Maikäfer, en referencia al nombre de un escarabajo, que le hizo ganar popularidad a Ganz, si bien tampoco pudo ser producido.

Fue en esta época que Ganz también colaboró en el desarrollo de vehículos con dos firmas que hoy ostentan un nombre muy conocido: Daimler-Benz y la BMW. Aunque el año de 1933 representará un giro total en su vida.

Al laborar en ese año en otra compañía llamada Standard Fahrzeugfabrik, Ganz desarrolla el modelo Standard Superior, basado en sus esquemas bosquejados para su automóvil popular, que fue presentado en un Salón del Automóvil de Berlín. La idea de ser un auto para el pueblo, Volkswagen en alemán, incluso hoy nos podría parecer curiosa verla en los anuncios de este. “Hay espacio suficiente para nosotros cuatro en el más rápido y más barato automóvil del pueblo alemán”, se leía en uno de sus promocionales.

Según el también ingeniero Schilperoord, fue en esa misma exposición que Hitler, quien de manera coincidental asumió el poder en Alemania ese mismo año, conoció el vehículo y mostró gran interés en su diseño y en su bajo precio.

Pese a que Ganz respaldó el nuevo gobierno de Hitler por su intención de promover la producción de autos pequeños y construir carreteras, el ingeniero fue detenido en mayo de ese año por la Gestapo, la policía secreta del régimen nazi.

Acusado con cargos falsos sobre presuntos chantajes en al industria automotriz, Ganz fue liberado luego de más de un mes en prisión, y perdió sus cargos tanto en la industria automotriz como en la revista en la que trabajaba desde 1927.

En 1934, como algunos otros judíos que afortunadamente lograron librarse de la hecatombe futura, Ganz huye de Alemania y se establece en Suiza donde también busca desarrollar su diseño de vehículo, del que desarrolla prototipos en 1937, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial dos años después detiene su producción.

Será en esa turbulenta década para Ganz que, en 1937, la firma Volkswagen es establecida, y, un año después, el KdF-Wagen, el famoso “vocho” o “escarabajo”, es lanzado al público, nacido de una idea planteada entre Hitler y Porsche en 1933, conforme a lo históricamente aceptado.

En plena guerra, aunque en el único país neutral de Europa central, Ganz se veía amenazado no solo por la Gestapo alemana, sino también por funcionarios del gobierno de Suiza que le generaron problemas respecto a la propiedad de sus diseños, los cuales se extendieron a pleitos legales en tribunales tras la finalización del conflicto bélico.

Abandonó Suiza en 1950 y se estableció en Francia, donde trabajó brevemente para una compañía automotriz local y en una época en la que el famoso modelo de la Volkswagen heredado por la Alemania nazi se había entronizado en su propia popularidad mundial.

En 1951 decidió inmigrar hacia Australia, donde trabajó algunos años para la General Motors-Holden, país en el que pasó el resto de su vida hasta su muerte en 1967. Su vida y obra no serían conocidas ampliamente de manera pública sino hasta que Schilperoord publicó su biografía hace ya más de una década.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo