avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El gobierno israelí aprobó este domingo un nuevo confinamiento nacional de 3 semanas que se aplicará en Israel, como respuesta al acelerado paso que la pandemia de COVID-19 ha retomado en el país, informó el sitio Walla! News.

El confinamiento nacional comenzará a implementarse a partir de las 2 p. m. del próximo viernes 18 de septiembre, la víspera de Rosh Hashaná, y se extenderá al menos hasta la festividad judía de Simjat Torá, que este año coincide con el 10 de octubre, con posibilidad de extenderse dependiendo de la situación de la epidemia para ese momento.

En caso de que el gobierno decida no prolongar más el confinamiento nacional, el país volverá al esquema del semáforo epidemiológico implementado este mes.

El sector público verá reducido su personal a lo largo del confinamiento nacional, en tanto que el sector privado, con excepción del sector turístico, comercio y de recepción, continuará operando pero sin recibir clientela bajo los lineamientos del “estándar púrpura” aprobados por el gobierno. Los negocios de servicios esenciales, como alimentos y medicamentos, operarán sin interrupciones.

En espacios cerrados, se permitirá como máximo una congregación de 10 personas, número que ascenderá a 20 en espacios abiertos, divididos en cápsulas.

Los ciudadanos israelíes no podrán salir más allá de 500 metros de sus domicilios particulares, en tanto que las escuelas cerrarán durante el período de confinamiento nacional, salvo las instituciones de educación especial.

Los restaurantes solo podrán tener servicio de entrega y la realización de deporte individual será posible bajo ciertos lineamientos a aprobarse.

En una rueda de prensa, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu anunció la medida y algunos de los pormenores de este nuevo confinamiento nacional.

Netanyahu, que negó que su gobierno haya “fallado” contra la epidemia, aseguró que pese a la actual situación de la pandemia en Israel, la economía no se ha visto afectada tanto como en otros países, en vista de la rápida reapertura económica que aplicó el país luego de su primer confinamiento nacional.

El mandatario afirmó que cuando las tasas de contagio en Israel comenzaron a elevarse, preguntó al comisionado especial contra COVID-19, Ronni Gamzu, cuándo pasar a acciones más drásticas.

La respuesta dada por Gamzu, según Netanyahu, fue que estas deberían tomarse cuando el sistema hospitalario diera el primer llamado de alerta, y que este llegó finalmente el pasado jueves.

Netanyahu dijo que esta alarma levantada por el sistema hospitalario no se debe a la carencia de ventiladores mecánicos ni a un sobrecupo de camas de hospitales, sino más bien al desgaste del personal médico frente a los pacientes críticos.

El mandatario señaló que el sistema hospitalario ha advertido de un posible incremento de los enfermos graves de COVID-19 y eventualmente de muertes por la enfermedad que hasta ahora no había registrado el país en lo que va de la pandemia.

Tras controlar la primera ola de COVID-19 en abril, Israel presentó niveles de contagio sumamente bajos entre mayo y junio, lo que le permitió reabrir su economía luego de un primer confinamiento nacional. Pero a partir de julio los casos comenzaron a dispararse, estabilizándose relativamente en agosto, aunque alcanzando niveles récord que han prendido las alarmas en los hospitales a partir de este mes.

Actualmente, el número de pacientes graves ha superado los 500 y el número de muertes llegó a 1,119. Los casos acumulados suman 155,604, mientras que los casos activos son 39,479.

En vista de la llegada de las Fiestas Mayores, Netanyahu instó al público a no celebrar en familia como tradicionalmente se hace, como medida preventiva para evitar contagios.

El ministro de Salud de Israel, Yuli Edelstein, que se presentó a la rueda de prensa vía remota debido a que se encuentra en cuarentena, afirmó que los rezos en Rosh Hashaná y Yom Kipur serán limitados, cuyos lineamientos serán dados a conocer pronto.

Edelstein lamentó que por tres meses intentó evitar a toda costa un nuevo confinamiento nacional, pero que las circunstancias dadas finalmente han llevado al país a la necesidad de implementar esta drástica medida.

Gamzu, que también estuvo presente vía remota por estar en las mismas condiciones de cuarentena, urgió a los ciudadanos israelíes a respetar las medidas sanitarias y cooperar con el gobierno para acabar con las restricciones frente al COVID-19.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo