avatar_default

Enlace Judío México e Israel – En el marco de los distintos encuentros virtuales por Zoom que Comunidades Plus viene haciendo, se ha destacado y ha tenido mucha repercusión, el que participó el sociólogo argentino, Guillermo Atlas, que desde hace 40 años vive en la controvertida Alemania, un país que por su pasado reciente todavía genera cierto escozor en parte de los judíos del mundo, en especial en sobrevivientes de la Shoá y sus  familiares.

La judeidad alemana tiene su origen hace casi dos milenios con la llegada a la región, por entonces bárbara, de judíos llevados allí por los romanos.

Durante el medioevo los judíos alemanes sufrieron duramente en las cruzadas y la peste negra, pero también crearon allí el ídish, siendo Alemania la cuna de los ahkenazíes.

Durante el siglo XVIII, los judíos de la región, aún no unificada como país, fueron de los primeros en emanciparse e incorporarse a la vida civil, por un lado exitosamente en lo profesional pero negativamente en lo que tiene que ver con la pérdida de su identidad milenaria.Esa misma Alemania vería nacer el antisemitismo de base racial que luego asaltó el poder con Hitler.

Antes de la  Segunda Guerra Mundial vivían en Alemania 500,000 judíos.  Finalizada la misma, sólo quedaron con vida unos 35,000 judíos en una Alemania dividida en dos por la Guerra Fría. Con la caída del Muro de Berlín y de la URSS, esa pequeña comunidad alimentada por la migración de judíos rusos y luego israelíes, sobrevivió, creció y hoy llega a casi 120,000  judíos en un país en donde las relaciones con Israel se han estrechado a límites inimaginables.

Sin embargo, si bien todos los gobiernos alemanes de posguerra hasta ahora han tenido una actitud positiva hacia Israel y los judíos, el antisemitismo no deja de crecer en el país.  Se calcula que entre un 20% a un 25% de los alemanes son judeofobos en distintos matices. En el mismo parlamento alemán, de 600 diputados, 90 son neonazis del partido Alternativa para Alemania y otras fuerzas menores.

La población alemana que en los años 50 quiso desentenderse de la Shoá, hoy asume la responsabilidad. Los nietos y bisnietos saben lo que han hecho sus antepasados. De hecho, la negación del Holocausto esta penalizada por la ley.  Existen hoy en  Alemania tres vertientes antisemitas: la ultaderecha clásica banalizadora de la Shoá, la ultraizquierda propalestina y los musulmanes radicalizados.

No será fácil el futuro de los judíos alemanes, tanto como hoy no lo es para los franceses o los belgas. Alemania se mira nuevamente en el espejo y cada tanto ve reflejado en él el rostro  de Dorian Gray. Es para tenerlo en cuenta.

 

*El autor es director de Comunidades Plus y corresponsal en Argentina de Enlace Judío


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo