avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El famoso mercader y viajero italiano, tan célebre por los relatos que se le atribuyen sobre sus viajes a Asia Oriental, que nació un día como hoy, 15 de septiembre de 1254, describió haber conocido judíos chinos durante su estancia en aquella nación.

En su diario, Marco Polo describe el encuentro con judíos en China en 1286. Informó que Kublai Khan celebraba festivales judíos, cristianos y musulmanes.

Sin embargo, no fue hasta 1605, cuando Occidente realmente “descubrió” la presencia judía en China cuando un judío de Kaifeng llamado Ai Tian fue a Beijing para tomar un examen de servicio civil y, por casualidad, conoció al párroco Matteo Ricci, el primer sacerdote jesuita en visitar China.

Después de esta reunión, el Vaticano envió a otros jesuitas a Kaifeng. Los misioneros dejaron excelentes bocetos y notas sobre lo que observaron y confirmaron que los judíos de Kaifeng tenían exactamente la misma Torá y observaron las mismas observancias religiosas que los judíos de Europa.

El contacto con los jesuitas terminó cuando China se cerró a los misioneros en 1723. Para el siglo XVII, todas las comunidades costeras habían desaparecido, dejando sólo Kaifeng existente. No sabemos si los residentes se asimilaron, se mudaron a Kaifeng o se fueron de China. A medida que China declinó, también lo hizo la comunidad de Kaifeng.

El último rabino falleció en 1810, dejando poco conocimiento judaico en la comunidad. En 1854 su sinagoga volvió a caer en ruinas, pero la comunidad, ahora empobrecida, carecía de los medios para restaurarla. Poco después, fueron “redescubiertos” por misioneros protestantes y otros viajeros occidentales.

A principios del siglo XX, el obispo anglicano canadiense, William Charles White de Toronto, intentó revivir la comunidad, pero sin éxito. Kaifeng fue una ciudad cerrada desde después de la victoria comunista hasta principios de la década de 1980, cuando sus judíos fueron “redescubiertos” nuevamente por periodistas y turistas judíos.

En 2015, el gobierno inició una represión de la vida judía en Kaifeng y limitó el contacto de la comunidad con judíos extranjeros. Esto continúa a partir de este escrito en 2018.

Los visitantes individuales de Kaifeng informan que la vida y la práctica judías persisten, no obstante. Los mil años de existencia continua de la comunidad de Kaifeng son una muestra extraordinaria de compromiso con su herencia y tradición judía en un relativo aislamiento del mundo judío en general, y en un país anfitrión acogedor pero culturalmente poderoso.

Los judíos viajaron desde Asia occidental a través de la Ruta de la Seda y por mar a través de la India, probablemente en la dinastía Tang, 618-907 de la Era Común (EC). Algunos eruditos piensan que pudieron haber llegado incluso antes, durante la dinastía Han posterior, que coincidiría con la persecución romana en Judea.

Ciertamente, los judíos se establecieron en Kaifeng en el año 960 EC, que entonces se llamaba Bianliang, cuando servía como capital de la dinastía Song.

China era entonces un centro mundial de civilización y comercio. Los judíos también se establecieron en las principales ciudades navieras, como Guangzhou, Quanzhou, Ningpo, de donde los judíos de Kaifeng recibieron rollos de la Torá después de la inundación en 1461, Yangzhou y Hangzhou en donde también en el Gran Canal, que se sabe que tenía una sinagoga.

También hay evidencia de presencia judía tierra adentro a lo largo de la Ruta de la Seda en lugares como Dandan Uiliq, Dunhuang y Ningxia.

Con información de Sino-Judaic Institute.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo