avatar_default

Enlace Judío México e Israel – A los yihadistas, tanto sunitas como chiítas, no les atrae la paz. Obviamente prefieren la Yihad contra el infiel, y para estos creyentes fervientes del islam son infieles los judíos, cristianos, los musulmanes que no se comportan como Alá manda, ateos, agnósticos, hindúes, budistas, bahais, sintoístas, sijs, confucionistas, taoístas, animistas y cualquier credo que no sea estrictamente el suyo.

El odio contra Israel es porque consideran que el Estado de Israel es una amenaza teológica contra el islam:

  1. Porque el Corán y la Sunna (los hadices, relatos de dichos y hechos de Mahoma) afirman que el islam imperará en la tierra en los últimos días, y
  2. porque el islam –según la creencia musulmana- ha venido para superar, anular, eliminar, abrogar el judaísmo y el cristianismo.

Y como los profetas de Israel en la Biblia profetizan el retorno del pueblo judío a su tierra ancestral, Eretz Israel, y el Corán dice lo contrario: el mundo será un califato universal sujeto a la Sharia, la ley islámica.

Para los fieles del islam hay un grave problema. Desde hace décadas el pueblo judío está retornando a su tierra ancestral (Eretz Israel/Tierra de Israel), profetizado en el Tanaj (Antiguo Testamento), lo que es aceptado por el judaísmo así como también por los cristianos que tienen el Antiguo Testamento como texto sagrado además de los textos neotestamentarios. En estos, los profetas de Israel afirman categóricamente que Am Israel (el pueblo de Israel) retornará después de un largo exilio a Eretz Israel

La Biblia es considerada en el islam como una recopilación de textos que contiene parte del mensaje divino para la humanidad pero que ha sido adulterado por los “pérfidos” judíos y cristianos.

A ojos de la visión islámica del mundo y de la historia, el retorno de los judíos a la Tierra de Israel, -aunque haya parte que todavía no está bajo la soberanía del pueblo judío- es una afrenta al Corán y al islam, pues el libro sagrado de esa religión y la Sunna, la recopilación de hadices, que son los dichos y hechos de Mahoma- afirman lo contrario de lo que acontece, por lo que –desde el punto de vista islamista y yihadista- es necesario destruir Israel para mostrar a los fieles musulmanes que el Corán es cierto y la Biblia contiene mentira.

El odio contra Israel no es por cómo Israel es o hace, da igual si es una república federal, confederal, centralista, una monarquía absolutista, autoritaria o democrática, o es teocracia, o es capitalista, comunista, socialista o cualquier forma de Estado, eso es completamente irrelevante ni por lo que haga, sino simplemente porque Israel es, porque Israel existe. Es indiferente. El “problema” es la existencia de Israel.

Muchos en occidente piensan que al no ser ellos judíos podrán “sacrificar” Israel y a los judíos al monstruo yihadista, pero ignoran que el odio que los islamistas y yihadistas profesan contra el cristianismo y los cristianos es más intenso y grave que el que sienten contra los judíos e Israel, no sólo por los enfrentamientos históricos que han tenido contra la cristiandad, sino por cómo explica el mismo Corán 19:88-92: Dicen: ‘El Compasivo ha adoptado un hijo [Jesús]’. Habéis cometido algo horrible, que hace casi que los cielos se hiendan, que la tierra se abra, que las montañas caigan demolidas, por haber atribuido un hijo al Compasivo, siendo así que no le está bien al Compasivo adoptar un hijo.

Corán 10:68-69: Dicen: ‘Alá ha adoptado un hijo’. ¡Gloria a Él! Él es Quien Se basta a Sí mismo. Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra. ¡No tenéis ninguna autoridad para hablar así! ¿Decís contra Alá lo que no sabéis? Di: ‘Quienes inventen la mentira contra Alá no prosperarán’.

Otros europeos ilusos creerán que por ser ateos, agnósticos, comunistas, anarquistas, etc., no tendrán este problema y no son conscientes que eso es lo peor para el islam, pues judíos y cristianos pueden vivir como dhimmis en el mundo musulmán, ciudadanos de segunda clase, pero ateos, agnósticos y otras religiones no tienen derecho a la vida, se convierten al islam o son pasados por la espada del islam, y los yihadistas llevan 14 siglos cortando cabezas por este concepto.

Así como el totalitarismo nazi se auto-otorgó la potestad de decidir quién tenía derecho a vivir, y quién no, el islamismo y yihadismo se auto-otorgan a decidir qué Estado tiene derecho existir y cuál no. El totalitarismo comunista se auto-otorga el derecho a decidir qué Estado debe existir y cuál no. Los tres totalitarismos están hermanados en el odio contra el judío, el judaísmo e Israel.

Este odio muchas veces se enmascara en una pretendida solidaridad con los palestinos que son la punta de lanza del islamismo y del nacionalismo panarabista de substrato nazi. Ello es común a los islamistas, neonazis y comunistas, el BDS y similares.

Hace unos días, el 13 de agosto de 2020, fue acordado un pacto de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (o los Acuerdos Abraham) y al cabo de unas pocas semanas, el 11 de septiembre, Israel y Bahréin alcanzaron un acuerdo para normalizar completamente sus relaciones.

La reacción del supremacismo religioso del totalitarismo islámico de Irán, Turquía, Pakistán, la Autoridad Palestina, Hamás, Fatah, la OLP, la Yihad Islámica de Palestina, Hezbolá, Siria, el Comité Revolucionario Supremo del movimiento Hutí del Yemen, el gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, todo el elenco de países y gobiernos islamistas está contra cualquier acuerdo de paz, ya que la paz solo puede ser entre países musulmanes, jamás con países no musulmanes.

Los comentarios a favor del acuerdo de paz fueron por una gran parte de países, la mayoría de ellos democráticos y el secretario general de la ONU, António Guterres, el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz de Medio Oriente, Nickolay Mladenov, y Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, elogiaron el acuerdo por beneficiar a ambas naciones y ser importante para la estabilidad en Oriente Medio.

Entre los comentarios contra este acuerdo destacan por su relevancia en el conflicto

Turquía

El Ministerio de Exteriores turco se mostró crítico por la falta de empatía de los emiratíes con la “causa palestina” a pesar de que el encuentro incluya la suspensión temporal de los planes de Beniamín Netanyahu de anexión de Judea y Samaria (Cisjordania). “No es creíble. Los EAU intentan presentarlo como un sacrificio por Palestina mientras traicionan su causa”, sostiene el gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Turquía se sumó a las críticas hechas por el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y advirtió que los Emiratos Árabes Unidos “no tienen autoridad” para negociar con los israelíes en su nombre ni para hacer “concesiones en asuntos vitales para Palestina”.

No pasaron dos semanas del acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, cuando el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan declaraba en un discurso en el Parque Nacional Manzikert en Turquía en un evento que celebraba el 949 aniversario de la Batalla de Manzikert, que, para Turquía, la conquista (islámica de Turquía) no es ocupación ni saqueo, más bien, elimina la opresión y trae la justicia de Alá a la región conquistada y que Turquía reclamará su derecho en los mares Mediterráneo, Egeo y Negro, que hará todo lo que sea necesario política o militarmente, que nunca cederá su territorio y que su paciencia, capacidad o coraje no son para ser probado. […] las conquistas de Turquía son para establecer el dominio de la justicia que Alá ordenó en la región conquistada […]  “Si hay alguien que quiera enfrentarse a nosotros y pagar el precio, que venga. En primer lugar, nuestra nación eliminó la opresión de las áreas que conquistó. […]  ¿Y qué dijo [el poeta turco] Yahya Kemal? En el espíritu de los ejércitos aquí: ¡Esta tormenta estallando es el ejército turco, oh Alá! ¡El ejército que muere por tu bien es este, oh Señor! ¡y el nombre fortalecido sea levantado con los llamados a la oración! ¡Haznos el vencedor, porque este es el último ejército del Islam!”

Turquía califica a Israel de opresor de los musulmanes palestinos y ser tierra que perteneció al califato otomano, por lo que es legitimo atacar a Israel, pero por ahora no procede ya que Israel tiene unas potentes Fuerzas de Defensa.

República Islámica de Irán

Irán es enemigo público de las tres partes que conforman el acuerdo (Israel, Emiratos Árabes Unidos y los EE. UU.), lo ha calificado como “una estupidez estratégica” que fortalecerá la oposición regional de Tel Aviv y que este supone “una puñalada por la espalda a los palestinos y a los musulmanes”, y que el pueblo palestino “nunca perdonará este pecado”.

Las reacciones de Irán al anuncio hecho el 13 de agosto de 2020 referente a la normalización de relaciones fueron de duras condenas y amenazas hacia los Emiratos Árabes Unidos. Los funcionarios iraníes, encabezados por el líder supremo Ali Jamenei, calificaron a los gobernantes de los Emiratos de “traidores a la Ummah islámica (nación musulmana) y a Palestina” y “socios en los crímenes del régimen sionista” y los acusaron de abrirles el golfo Pérsico a los israelíes.

El ayatolá Mohammad Hassan Ajtari, presidente del Comité Revolucionario Islámico para el Apoyo de Palestina, dijo que Teherán veía la medida como una amenaza para Irán. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) anunció que “la grave traición por parte del Emirato al objetivo colectivo de la Ummah islámica… lo llevará a compartir el destino de otros que traicionaron la sangre pura de los mártires”.

Hossein Amir-Abdollahian, asistente del presidente del Majlis, aconsejó a los gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos que recordaran lo sucedido con el fallecido presidente egipcio Anwar Sadat, quien fue asesinado luego de firmar el acuerdo de paz entre Israel y Egipto y agregó que la respuesta a cualquier incidente iniciado por el Mossad en Irán o en la región también incluiría no solo a Israel sino a los Emiratos Árabes Unidos. Al igual que otros, Amir-Abdollahian le advirtió a otros países, la mayoría chiíta de Baréin y Arabia Saudita, que posee una gran minoría chiíta, a no seguir los pasos de los Emiratos Árabes Unidos, porque eso crearía crisis internas que pondrían en peligro sus regímenes. Además, los funcionarios iraníes hicieron un llamado a las instituciones y organizaciones internacionales para que frustren la iniciativa de normalización de relaciones EAU-Israel.

Yihadistas

En la declaración del líder de Hizb ut-Tahrir (Partido de Liberación), Ismail Al-Wahwah, se manifiesta meridianamente claro el pensamiento yihadista. Al-Wahwah ha dicho el 19 de agosto de 2020 en su podcast semanal que se publicó en la página de Facebook de Hizb ut-Tahrir Australia que mientras los gobernantes árabes están pensando en hacer las paces con Israel, la nación musulmana está pensando en liberar la tierra de Palestina y llevar a cabo la Yihad y que esto sería muy fácil y que no tomaría más de una semana o dos.

Al-Wahwah añadió que “la entidad judía es un cáncer, y el cáncer es algo de lo que hay que deshacerse. Mientras haya cáncer en el cuerpo, hay un gran problema. La nación islámica nunca aceptará este cáncer. Si todos los gobernantes árabes y musulmanes, se juntan mañana y firman y dicen: ‘Aceptamos este malvado estado de Israel, esta entidad judía … Por Alá, eso no cambiaría la mente de la nación de los musulmanes.

“Si los gobernantes árabes están pensando cómo hacer las paces con esta entidad, cómo sentarse juntos, la nación islámica está pensando cómo podemos traer de vuelta a Saladino, cómo podemos liberar la tierra, cómo podemos llevar a cabo la Yihad”.

El 11 de septiembre de 2020 la Fundación de Medios de Comunicación Al-Sahab, filial de al Qaeda, publicó un mensaje en video del líder principal del grupo Ayman al Zawahiri. El video de 45 minutos de duración es la primera entrega de una serie titulada “El acuerdo del siglo o la cruzada del siglo”.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001, conocidos por el numeronónimo “9/11” “11/9” “11S” y “11-S”, perpetrados por Al Qaeda, como símbolo para los yihadistas que tomaron concretamente esta fecha para perpetrar el mayor atentado yihadista en los EE. UU. como continuación de la Yihad que fue frenada en la Batalla de Kahlenberg, conocida también como Batalla de Viena, que tuvo lugar en Viena los días 11 y 12 de septiembre de 1683. El emperador Leopoldo I pidió al papa que reuniera un ejército. Y así fue que este proclamó una cruzada, esta vez para defender una ciudad cristiana, Viena. Tras dos meses de asedio por tropas del Imperio otomano en la que estas fueron derrotadas por las fuerzas combinadas del Sacro Imperio Romano Germánico y las fuerzas del Reino de Polonia.

Para conmemorar los atentados del 11-S, el líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri ha descrito al acuerdo de paz como la cruzada del siglo y ha condenado la normalización de relaciones con Israel. Al Zawahiri comenzó dirigiéndose a los musulmanes de todo el mundo, afirmando que “las llamas de la guerra entre los cruzados y los musulmanes no se han extinguido».

Luego, al Zawahiri se dirigió a los musulmanes de todo el mundo, destacando algunos “hechos históricos sobre la lucha entre los musulmanes y los cruzados” y ha dicho que la naturaleza de este conflicto es básicamente religiosa, cimentada en la alianza sionista-occidental contra el islam.

Al Zawhiri proporcionó lo que llamó «principios fundamentales» para “contrarrestar la agresión de los cruzados”, lo cual incluye enfatizar el principio de la Yihad y crear conciencia sobre su importancia. Al Zawahiri enfatizó que algunos gobernantes de países musulmanes, que poseen vínculos con Israel y son participantes activos en el proyecto estadounidense-sionista, “se encuentran entre el tipo de enemigos muy peligrosos” pues estos gobiernos están subordinados a occidente, sin embargo, “afirman defender al Ummah (nación musulmana) mientras que en realidad son estos herramientas efectivas en el complot enemigo contra el islam y los musulmanes”.

Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, con sede en Líbano, ha reiterado el rechazo de su movimiento a la “entidad sionista (Israel)”, incluso si es reconocida por todo el mundo.

En las últimas dos semanas, los dirigentes de la Autoridad Palestina y de Hamás han centrado su atención en el acuerdo Israel-EAU y en cómo persuadir a otros Estados árabes para que no sigan los pasos emiratíes. La Autoridad Palestina tildó también de “agresión” y “traición a Jerusalén” el acuerdo entre Israel y EAU.

En Europa los izquierdistas y los seguidores del BDS se presentan “sensibilizados” por los derechos de los palestinos cuando en realidad les es completamente indiferente lo que les pase a los árabes auto-calificados –desde hace unas décadas- de palestinos

En Europa en general, y en España en particular, estos izquierdistas y seguidores del BDS están tan volcados en la condena de Israel y no les queda ni tiempo ni interés para reparar en el terrible sufrimiento de los palestinos en algunos países árabes, especialmente en Siria y en Irak y no les perturba lo más mínimo el hecho de que en algunos países árabes los palestinos están, misteriosamente, desapareciendo.

Desde el comienzo de la guerra civil (2011), en Siria han sido asesinados 4.048 palestinos por correligionarios musulmanes, y los heridos se cuentan por miles.

El escritor palestino Nabil al Sahli afirma que los cuatro mil palestinos que siguen en Irak están viviendo una “tragedia” y que, según algunos estudios, al menos 20,000 palestinos han sido desplazados de Irak a otros 40 países de todo el mundo como consecuencia de las “masacres” perpetradas contra ellos por las milicias árabes musulmanas sectarias.

“Dada la popularidad de la causa palestina, es de alguna manera sorprendente que el drama de los refugiados palestinos en Irak reciba tan poca atención mediática”, se lee en un estudio publicado en el sitio web catarí The New Arab.

Los palestinos de Siria e Irak seguirán temiendo por sus vidas mientras sus líderes prefieran arremeter contra los acuerdos de paz entre Israel y los países árabes antes que contra la persecución y muerte de los palestinos en los Estados árabes. Todo esto es indiferente a los europeos que pretenden ser defensores de la causa palestina, estos sólo acusarán a Israel cuando puedan involucrarlo retorciendo la verdad y tergiversando los hechos.

Los izquierdistas imaginan que el islamoterrorismo, la Yihad y los islamikazes son armas del “pobre y revolucionario” que no es consciente de su situación, pero que gracias a la clarividencia comunista e izquierdista europea/occidental serán dirigidos a una futura lucha de clases que ya nadie se cree en occidente, por lo que consideran que los islamistas y los palestinos son el mal menor para conseguir el bien mayor. El comunismo, la igualdad de clases, y todos los eslóganes y mantras de manual de los izquierdistas, ya que –creen infantil e ingenuamente que el islamismo contiene una carga en su seno totalmente revolucionaria que impulsa y empuja a centenares de millones de seres humanos para la búsqueda de un mundo (islámico) mejor, un mundo sin capitalismo y sin Israel (emancipado de Israel). Estos ilusos izquierdistas aunque creen que Dios ha muerto, aceptan que Alá arrastrará a las masas contra la civilización explotadora de occidente.

Estos izquierdistas europeos sienten fascinación por la extrema derecha del islam y consideran a los palestinos como la punta de lanza contra los valores judeocristianos de occidente, a los que profesan tanto odio como ansias de vivir en este mundo judeocristiano.

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío

avatar_default

Judío ortodoxo de origen judío francés y austriaco. Doctor en Filosofía y en Medicina. Trabaja en el campo de Hasbará –esclarecimiento. Analista colaborador del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY) de SECIDNEF. Como especialista en terrorismo islámico es colaborador en prensa especializada española, norteamericana e israelí sobre salafismo, yihadismo y terrorismo islámico. Analista colaborador en Terrorismo y Contraterrorismo del Observatorio de Prevención de la Radicalización Yihadista de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting Counterterrorism) Ha dado conferencias sobre terrorismo islámico en el Ejército Español, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Mossos d'Esquadra y Ertzaintza. Coautor del libro Objetivo: Califato Universal. Claves para comprender el yihadismo. Presidente de diversas organizaciones de Hasbará.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo