avatar_default

Enlace Judío México e Israel – LA CEREMONIA DEL TASHLIJ

El primer día de Rosh haShaná por la tarde se acostumbra a realizar una ceremonia llamada “Tashlij”. Los congregantes se acercan a una fuente de agua, el mar, un río, un arroyo o incluso una pileta de agua, y recitan allí una serie de oraciones y leen especialmente el texto del profeta Mijá, capítulo 7: “¿Quién es como Tú Dios, que perdonas el pecado e ignoras las transgresiones de los sobrevivientes de Su pueblo [Israel]? [Quién es como Tú HaShem] que Tu ira no queda para siempre, porque Tú quieres perdonarnos y [Cada año] vuelves a tener compasión de nosotros. Ignoras nuestros pecados [cuando nos arrepentimos] y arrojas todas nuestras transgresiones al fondo del mar».

ABRAHAM ABINU

El Tashlij es una costumbre relativamente nueva. No está mencionado ni en el Talmud ni en el Mishné Torá de Maimónides ni en el Shulján Aruj de Ribbí Yosef Caro. El primero que lo menciona es el Maharil ( 1365 – 1427), Ya’akob ben Moshe Levi Moelin , un rabino Ashkenazí muy famoso por sus obras que registran las costumbres de los judíos de Alemania en la edad media. Y en realidad, para el Maharil el Tashlij se hace para recordar el sacrificio de Yitsjaq: el Midrash dice que cuando Abraham Abinu se dirigía hacia el Monte Moriá encontró un río que no debía estar allí, y cuando trató de avanzar el agua le llegó a sus narices… y a pesar de tener la mejor razón para suspender el sacrificio y regresar a su casa, Abraham pidió la ayuda Divina y al final pudo cruzar las aguas para cumplir el mandamiento Divino. En Rosh HaShaná recordamos varias veces Aquedat Yitsjaq y pedimos que haShem lo tome en cuenta para que en mérito a este acto de obediencia incondicional de nuestro patriarca, HaShem nos juzgue con benevolencia y perdone nuestras transgresiones …

EL ASPECTO MÍSTICO DEL TASHLIJ

Con el tiempo, y luego que el Rab HaAri HaQadosh alabara esta costumbre, el Tashlij se fue transformando en una ceremonia que se concentra más en lo relacionado con el proceso de Teshuvá, arrepentimiento, que comienza en Rosh haShaná. Los Sabios de la Qabbalá interpretan el pasuq del profeta Mijá, que mencionamos más arriba, donde dice que HaShem “tirará al fondo del mar todas nuestras transgresiones”. Esto por supuesto es metafórico y desde un ángulo místico significa que a pesar de que nuestras transgresiones afectan negativamente las invisibles dimensiones celestiales, “una vez que nos arrepentimos de lo que hicimos mal”, HaShem nos perdona, nos absuelve definitivamente y hace que todo lo que «dañamos» regrese a su estado original. Algunos famosos rabinos como el Gaon de Vilna o el rab Yejiel Epstein, autor del Aruj haShuljan, no practicaban la ceremonia del Tashlij, básicamente porque no fue sancionado por el Talmud. Y lo mismo ocurrió con mucho judíos Yemenitas—que siguen estrictamente a Maimónides— y los judíos Sefaradim de la comunidad Hispano – Portuguesa de Londres, por miedo a que la gente común malinterprete las profundas ideas de la mística judía, como sucedió en los tiempos del falso Mesías Shabetai Tzeví.

¿COMO NO HACER TESHUVÁ?

Y creo que este miedo no era infundado. Hoy en día, por ejemplo, muchas personas malinterpretan el Tashlij. Piensan que al hacer el Tashlij “están echando al agua» todos sus pecados y que de esta manera quedan absueltos de sus transgresiones. Si alguien se toma esta idea literalmente, estará cometiendo un grave error. ¿Por qué? Porque el proceso de Teshuvá es algo muy serio. Es una experiencia absolutamente transformativa a través de la cual no solamente cambiamos lo que hacemos sino lo que somos. Y es por eso que le dedicamos 10 días! Desde el comienzo de Rosh haShaná hasta el final de Yom Kippur.

LA VERDADERA TESHUVÁ

Veamos algunos ejemplos. 1. Cuando escucho el Shofar debo despertar de mi rutina y visualizar que estoy siendo juzgado por el Rey / Juez 2. Debo tomar conciencia de mi responsabilidad. // Luego debo: 3. Comenzar a admitir mis errores . 4. Reconocer las malas decisiones que tomé el año pasado. 5. Identificar los malos hábitos que ya son parte de mi personalidad. // Durante la semana entre Rosh Hashaná y Kippur debo: 6. Pedir disculpas por lo que hice mal a otras personas. 7. Resarcir. Reparar. Indemnizar. // Y en Yom Kippur tengo que 8. Articular con palabras la confesión de mis malas acciones, hábitos y adicciones. 9. Y rogar a HaShem que me perdone y que me dé otra oportunidad. 10. Decidir seriamente cambiar y mejorar. 11. Y planear una estrategia efectiva para que el cambio sea real y permanente.
¿Se imaginan lo grave que sería reemplazar todo este proceso de despertar espiritual, introspección, arrepentimiento y crecimiento imaginando que «echo mis pecados al mar»?

CONCLUSIÓN

Si bien no es formalmente mandatorio, el Tashlij es una costumbre muy arraigada, especialmente en las comunidades Sefaradies. Mientras hacemos el Tashlij, NO debemos pensar que nuestras transgresiones son eliminadas como por arte de magia. ¡El Tashlij no reemplaza a la Teshuvá! Lo que debemos hacer mientras recitamos el Tashlij es decidir tomar muy en serio el proceso de arrepentimiento. Y que nuestra Teshuvá sea tan seria, real y efectiva que al final de Yom Kippur podamos sentirnos “limpios” , “purificados”, y «livianos» como si todos nuestros pecados hubiesen sido arrojados al mar.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo