avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El pasado 14 de septiembre, desde la sinagoga Moshe Saba Masri en el Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén, el Gran Rabino de Jerusalén, Shlomo Amar, encabezó una Braja mundial para la sanación y con motivo de Rosh Hashaná.

Previo a la bendición del Rabino Shlomo Amar, el director general de la Organización Médica Hadassah, Ze’ev Rothstein expresó unas palabras, destacando la labor del Hospital Hadassah en la lucha contra el COVID-19 y manifestando su deseo porque la pandemia y sus terribles efectos lleguen pronto a su fin.

Las siguientes fueron las palabras del Gran Rabino de Jerusalén, Shlomo Amar.

En su angustia clamaron al Señor. En todo momento de problemas y angustias, en tiempos de dificultades y restricciones, el pueblo de Israel se une y lanzan su súplica ante el Santo, Bendito sea.

“Este año el coronavirus vino al mundo y cambió el orden mundial y nadie lo entiende, nadie sabe hacia dónde va. Pero sabemos una cosa: levantamos nuestros ojos a D-os bendito como los ojos de los esclavos a la mano de su Señor, como los ojos de una esclava a la mano de su ama, sí, nuestros ojos a la mano del Señor nuestro Dios hasta que nos perdone.

“Nos reunimos en la sinagoga que lleva el nombre de Moshé Saba Masri, en paz descanse, junto a su esposa, hijo y nuera, que fue fundada por sus padres. Y oramos desde aquí, desde lo profundo a ti clamo, Señor, no sólo por los pacientes en este hospital, sino por todos los pacientes del pueblo de Israel en todas partes y no solo por la Tierra de Israel, sino por los judíos del mundo donde sea que estén, y también por todo el mundo oramos.

“Oramos con un corazón roto y deprimido, por sumisión al bendito D-os porque sabemos que no tenemos más rey que tú. No tenemos a nadie en quien apoyarnos sino en nuestro Padre que está en los cielos. No tenemos a nadie a quién acudir ni nadie que sepa salvarnos, sólo el Bendito y hacia él levantamos nuestros ojos y a él lo esperamos y su salvación estamos esperando.

“Ahora en la víspera de Rosh Hashaná, el rey se sienta en la silla del juicio y juzga a todo el país. Todo el mundo pasa ante él. ¿Quién no está ausente como este día? Los libros de los vivos y los muertos se abren ante él.

“En este año, alrededor de Purim, llegó el coronavirus. No empezó en Purim. Estaba escrito desde el Rosh Hashaná anterior y se determinó en el juicio superior del último Yom Kipur. Y se determinó la hora y cuánto tiempo será y nosotros levantamos los ojos, oramos. Por favor, Señor, sálvanos, por favor, Señor, sálvanos de este problema y de todos los problemas, de esta enfermedad y de todas las enfermedades. Juntos, todos rezaremos a D-os Bendito y recibiremos sobre nosotros el yugo del reino de los cielos. Y subyugaremos nuestros corazones. La sumisión del corazón trae salvación y misericordia. La sumisión del corazón elimina los malos decretos. No hay nada más grande que la sumisión del corazón.

“Acerca de esto, el rey David dijo que el corazón se rompe y se oprime cuando el corazón se rompe ante D-os y sucumbe. D-os acepta las oraciones. Por eso todos recibimos el yugo del reino de los cielos”.

La sinagoga, ubicada en la torre Sarah Wetsman del Hospital Hadassah Ein Kerem, fue dedicada en 2013 a la memoria de Moisés Saba Masri Z”L, un notable empresario de la comunidad judía mexicana que falleció en 2010 en un accidente aéreo en la Ciudad de México.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo